dimarts, 11 de febrer de 2020

COMUNICAT ÚLTIMES VESPRADES A MESTALLA


COMUNICAT DEL COL·LECTIU ÚLTIMES VESPRADES A MESTALLA: 

COL·LOCACIÓ D’UNA PLACA A L’ANTIC CAMP D’ALGIRÓS

El passat 18 de març de 2019, els membres col·lectiu de memòria valencianista Últimes Vesprades a Mestalla commemorarem el centenari de la fundació del València Club de Futbol amb la col·locació d’una placa al carrer José Edmundo Casañ, on s’alçà el camp d’Algirós, al qual el València disputà els seus partits entre 1919 i 1923. Amb esta iniciativa, el col·lectiu pretenia no només senyalar físicament l’espai on s’ubicava l’antic camp d’Algirós, primera llar del València, sinó també retre homenatge als fundadors i primers aficionats del club en una data tan significativa com la del 18 de març. Esta placa tenia caràcter provisional i va ser retirada a l’espera de poder col·locar una de definitiva. 


L’acte de la instal·lació de la nova placa tindrà lloc el proper divendres 14 de febrer a les 18:30 hores. Des d’Últimes Vesprades a Mestalla volem fer una crida a tots els i les valencianistes per tal que ens acompanyen en un acte que renova l’homenatge a tots aquells que treballaren per aconseguir la creació del València i el seu creixement i consolidació durant els seus primers anys de vida. 

Últimes Vesprades a Mestalla, col·lectiu de memòria valencianista.

Últimes Vesprades a Mestalla treballa des de fa més d’una dècada en favor de la recuperació de la memòria del valencianisme. A través del seu bloc, els membres del col·lectiu han impulsat iniciatives com ara la recuperació de protagonistes oblidats de la història del club, entre ells els presidents Josep Rodríguez Tortajada i Rafael Bau; el retorn a la denominació original de l’entitat (Valencia Football Club) i la senyalització de l’espai on s’ubicava el Bar Torino, entre altres. Totes les seues accions, que han derivat en la publicació de dos llibres i un disc, tenen caràcter benèfic i estan adreçades a millorar les condicions de vida d’Elvira Roda, neta de José Llorca (fundador del València), afectada per la síndrome de la Sensibilitat Química Múltiple.

dimarts, 28 de gener de 2020

D'ON VE TOT



El mantra, tantes vegades sentit de que el valencianisme passa de pares a fills, en el meu cas no és del tot cert. Mon pare és del València, com ha de ser en la gent ben parida, però el valencianisme el vaig heretar de la meua iaia, la mare de mon pare.

Voldria contar-vos la seua història, un seguit d’anècdotes d’una xiqueta primer, una dona després i al final, una velleta que passava dels 100 anys i no podia deixar l’amor per un equip que la va encisar pràcticament des de el principi de la seua vida.

Vicenta Ana Villalba Navarro va nàixer el dia de Sant Jaume de 1915, a una humil llar al final del passeig de l’albereda de València, prop dels quarters de l’exercit. Son pare, treballador de la Companya de Trens i Ferrocarrils de València (el trenet) havia aconseguit la casa per l’empresa. Vicenta venia al món com la segona filla del matrimoni.

Segons em contava sempre, ella de xicoteta baixava a jugar amb les filles dels militars a l’Albereda i ja veia les desigualtats de la vida, ella tenia pa i formatge per berenar mentres elles tenien xocolata i plàtan. Els diumenges acostumava vore des de sa casa a molta gent que acudia a un camp de futbol darrere dels quarters i ella volia saber que era això, volia vore a l’equip del que tots parlaven en aquells dies, vore a Cubells i a Montes, vore al Fe-Cé del que les masses que acudien cap Algirós, comentaven que era tot força i qualitat, davant dels senyorets del Gimnástico.

A la fi, ho va aconseguir, segurament en un dels últims partits a Algirós, a l’any 23, encara sense haver fet els 8 anys, va poder per fi vore el València FC. Un poquet d’ella ja es va quedar al camp, va perdre una arracada i sobre tot el seu cor, que ja es va quedar blanc-i-negre per tota la vida.

Al poc de temps va canviar l’Albereda per Burjassot, el treball del pare manava, i se n’anaren a un caseta d’un transformador elèctric proper a l’Empalme i en eixa casa passà la seua vida fins al final de la guerra. El futbol ja formava part de la seua vida, de forma setmanal acudia al camp del Burjassot a vore a La Penya Alegre, un equip amateur, per prendre el sol segons a ella li agradava contar.

Arribà la república i a l’any 31, va començar a treballar a la fàbrica de Salvador Tusset, una fàbrica de fideus i pasta. L'economia domèstica manava i allà va treballar fins el final de la guerra, el soterrar del pare el va pagar amb fideus, literalment. Coses de la guerra.

Però per a ella, «la rubia» segons les seues companyes de treball, les distraccions eren la ràdio, per escoltar les notícies de l’equip, i llegir els diaris, on va poder llegir l’ascens a primera, la primera final de copa i els primers partits femenins de futbol. Estos partits li van fer pensar moltes voltes, en que si un altra haguera sigut la seua vida, a ella li haguera agradat molt pegar-li puntades al baló i ficar gols (sic).

Després de la guerra va conèixer al seu futur home, mon iaio, i encara que es va enamorar d’ell, resulta que a l’home no li agradava el futbol. Però el València era campió, ella es casaria prompte, va començar a treballar al trenet com a taquillera…i a pesar de la “Victòria”, de la mort del pare, d’estar a soles amb la mare i les 2 germanes, i de totes les penalitats de l’època, ella era feliç.

Al novembre del 44 es va casar i el treball de l’home li permetia certs luxes, com el anar-se’n de viatge de noces a Barcelona una setmana. I clar, a més d’anarse’n al Tibidabo, a la revista al Paral·lel, a la Sagrada Familia... el València, ja CF, jugava en Les Corts, i allà que va convèncer a Tonin per anar a vore-ho. El València va perdre 1-0, però ella va ser la més feliç de tots fent força i animant al seu equip; els culés es sorprenien de vore a una jove valencianeta, cridant «va, amunt!!!» en aquelles velles grades, tan poc acostumades a l’època de vore dones aficionades al futbol. Món iaio en canvi llegia un llibre al seu costat.

Els anys passaven, els 50, els 60, el anar a viure a Velluters,al carrer Siurana, després a Tendetes…i ella irreductible, en casa amb la ràdio (transistor perdó) i després, ja en la tele, mirant el partit dels xics, ara ja de blanc.

Els seus dos fills eixiren xotos, però no per ella, ella treballava, feia de mare, però la seua passió era d’ella…no l’ensenyava als fills. Això ho va guardar per a mi, l'únic net. I a mi me la va passar sencera; portant-me per primera vegada a Mestalla, de la seua mà, a vore el partit de l´ascens a primera, donant-me diners per comprar entrades a la vella general de peu quan ja podia anar sense supervisió, aconseguint-me el meu primer passe, que era d’un cunyat seu i pagant-lo ella, als meus 16 anys,i el més important,contant-me les seues batalletes.

Els anys passaren, els 90s, els 2000, i ella sempre amb el seu equip, a quina hora juguen? amb qui? guanyarem?...i ja molt velleta, prop dels 100 anys, ja quasi cega, amb el seu transitor pegat a l’orella, juga Pellejo (Parejo), ha marcat Albuixech (Alcácer)? Imagine que podia passar pel seu cal al vore a Mari Paz o a Ivanna a la tele, sabent que eren dones?...que tard arriba tot. Anar a l’hospital era un «show», ella allí, preguntant-li al metge si sabia com havia quedat el València, perquè no m’han deixat entrar el transitor. Ja al final, amb quasi 101 anys, el 10 d’abril de 2016 va faltar, era diumenge, i jugava el València, mon pare em va dir ves a Mestalla, que ací no faràs res, guanyàrem 2-1 al Sevilla; un partit on Negredo va marcar en els últims segons, prop de les 6 de la vesprada. Quan anava eixint de Mestalla mon pare em cridà, acabava de faltar…calculant després, me’n vaig adonar que se’n va anar més o menys quan va marcar Negredo. Pense que va pujar als cels amb el gol al cor.

Per això, a punt d’arribar el VCF als 101 anys, al igual que ella quan se’n va anar, pense que d’ella em ve tot; que ma iaia i el València per a mi són un tot. I ara quan vaig a Mestalla, amb mon pare i la meua dona, ella està amb nosaltres amb més força que en altres moments. Per això, tenia davant la seua foto quan guanyàrem la Copa, per això mentres jo puga dir AMUNT VALÈNCIA, ella mai morirà.

Sergi Aljilés

Soci 12.305

President de La Penya Valencianista Colla Blanc-i-Negra

dilluns, 30 de desembre de 2019

IÈ BISBAL, VES TANCANT LA PARADETA!




De segur que la data del 25 de maig de 2019 el tindrem tots els valencianistes gravat a foc al nostre ideari col·lectiu, aborronador, inoblidable, etern, com fou el 1999 l’estadi de La Cartuja mutat ara en Benito Villamarín. Val a dir que sempre he tingut peresa de viatjar fora de Mestalla a vore el València, ho reconec. Tot i que no em costa gens desplaçar-me des de Bocairent fins Mestalla, siga l’hora que siga, hivern o primavera, dissabtes, diumenges o entre setmana me se fa una muralla anar per exemple a Saragossa o Vila-real. La final de l’aigua de 1995 va ser la meua primera final i em va marcar massa. Uns pocs anys després, al Rico Pérez d’Alacant, vaig eixir per cames amb rajoles del nou volant per dalt dels caps del meu germà i meu tot i l’ajuda d’alguns membres de Jove Elx que es van apuntar a la “festa” amb el seu càntic de “Elche capital, Alicante arrabal” que encara tirava més fusta al foc encès. Eren altres temps on memoritzàvem alineacions històriques per falta d’haver tastat la mel del triomf. Fills dels “anys de plom”, del gol de Tendillo, l’acomiadament “heroic” de Sánchez Torres (apliqueu ací mode ironia ON) i un ascens amb sabor valencià als onzes de Di Stéfano. El més fàcil era ser de la Quinta del Buitre però no, vam escollir ser del València o millor dit, el València ens va escollir a nosaltres. 

I amb Karlsruhers, Valdanos i Paco Roig per mig vam arribar a la final del 1999. Una fita que per moltes circumstàncies que no venen al cas vaig haver de vore-la per la tele. I vos vaig a ser sincer, sempre he sigut un fatalista i pessimista. No donava un duro per guanyar-la però als 10 minuts ja es veia que l’anàvem a guanyar amb la gorra com així fou. I clar que la vam gojar! Era deixar enrere una adolescència perpètua i fer-nos hòmens de colp. Els anys posteriors farcits de títols i decepcions europees no van esborrar mai a eixe Molina corrent desesperat darrere el Piojo al tercer gol. I no parle del gol de Mendieta perquè eixe gol crec que pertany al patrimoni del futbol en general però el darrer gol del Piojo i les seues llàgrimes sols ens pertanyen a nosaltres. De la final del 2008, un dimecres a terra hostil i quasi guanyada amb nocturnitat i traïdoria recorde poc, és més no vaig vore ni el gol de Morientes, me’n vaig anar del bar. Patir per patir preferisc patir en solitud. Els dies posteriors i la no celebració són de sobra coneguts. 

I van passar 11 putos llargs anys farcits de semifinals, farcits de “quiero y no puedo”, de lamentacions i un viure permanent en el doblet del 2004, sempre mirant cap enrere, follons d’accions, vendes del club i molta merda, massa merda. Anestesiats amb les classificacions a jugar la Champions i tercers llocs a la classificació mentre els nostres rivals històrics any rere any eixien als balcons dels seus ajuntament amb copes i nosaltres veient balanços comptables, deutes a llarg termini i vendes embastades dels solars de Mestalla. Ale, a seguir tragant merda fins ací. 

La meua historia personal de la final del Villamarín me la va inspirar un tuit de Fran Guaita després d’un d’eixos empats perpetus (crec que va ser el dia del Valladolid on Alcaraz va marcar el gol de la seua vida) on venia a dir que volia pensar que després de tanta desgràcia i mala sort acumulades ens esperava alguna cosa molt gran al final del túnel a l’any del Centenari. Este tuit el vaig fer meu i de tant negatiu que soc em vaig convertir en un gurú del positivisme per als meus companys de patiments activant l’efecte “túnel”, autoconvencent-me del que allò que et lleva el futbol a la fi t’ho acaba tornant. Fent un “mantra” que repetia incessantment. Clar, primer la gent s’ho prenia a conya però després se’n pujaven al carro. El punt d’inflexió del partit de tornada contra el Getafe i la remuntada final contra el Betis al partit d’anada anava alimentant la profecia. L’esclat final arribà quan l’àrbitre va xiular el final del partit de tornada de la semifinal. Quant d’any perdut amb il·lusòries classificacions de Champions! Com necessitàvem esta final collons, era la vida, no per a mi sinó per tota eixa generació que encara no ho havia pogut viure, més que per mi em vaig alegrar per ells. Però la feina hi havia que acabar-la com toca, havia d’anar a Sevilla. 

Imbuït d’un estat d’eufòria desconegut en mi vaig demanar-me el dia lliure a la feina per viure en primera persona la marxa cívica del 18 de març. No me’n vaig penedir. De camí a Mestalla, després d’haver assistit al sentit homenatge que des del col·lectiu Últimes Vesprades a Mestalla van fer on estava ubicat l’antic camp d’Algirós vaig tindre el plaer d’intercanviar unes paraules amb el mestre Josep Bosch qui em va preguntar si anava a Sevilla. Li vaig dir que probablement tenia l’entrada quasi assegurada però que o anava amb el meu germà o no anava, no em veia preparat per a fer el viatge a soles. Ell em va dir quasi el mateix, que era una final que hi havia que viure-la amb els fills i que si no podia anar tota casa tampoc li veia sentit. 

Conforme s’acostava la data, la quimera anava prenent forma, no sols el meu germà sinó la resta dels companys i amics de batalles i patiments anaven aconseguint la preuada entrada. La profecia de la llum al final del túnel anava agafant cos. Tot i això encara quedava regatejar el sorteig de les taules electorals i a la fi … prova aconseguida. A les 2 del matí d’eixe mateix dia, carretera i manta, anar i tornar al mateix dia, el més important era que anàvem a viure una experiència única tots junts després de tant d’any patint a la intimitat. 

De la final i el partit cadascú tindreu les vostres vivències particulars i probablement més interessants que les nostres. Jo no vos puc parlar de la vespra per la nit al centre de Sevilla on tot el món conta i canta un ambient brutal de foc i trons, ni vos puc ensenyar fotos amb la Giralda ni a la Plaza de España. Vam anar a lo que vam anar. Tan sols alguns apunts, baixar de l’autobús i trobar-te amb més gent de Bocairent i saludar-te com si no ens haguérem vist en anys. Entrar a la Fan Zone i fer-te una foto amb Sempere que també ens va reconèixer que li passar com a nosaltres, volia viure la final amb el seu fill amb la gent de a peu, com un aficionat més. El parlar valencià tot el dia a Sevilla de forma natural com si estigueres a qualsevol indret de la Vall d’Albaida, sense adonar-te’n que els cambrers eren sevillans … 

- “Dona’m quatre tíquets de dos i mig.” 

- “Perdón, cuatro que?” 

- “Cuatro tíckets de cerveza.” 

O que a una cafeteria et demane una cambrera que li expliques que és un “cremaet”, “rebentaet” o “tallaet”. 

Ja una volta dins del camp i després d’una estona assistint a un lamentable i totalment prescindible duel d’speakers es va muntar tota la parafernàlia per a que Bisbal fera el numeret, tots nosaltres ja estàvem impacients, cantant i animant i l’intèrpret de “Bulería Bulería” ens emprenyava prou ... “Iè Bisbal, ves tancant la paradeta, pesat!” va xillar algú baix nostre. La nostra sorpresa fou vore com la immensa majoria de la zona barcelonista cantava i ballava totes les seues cançons. El meu company em va dir que els deixàrem gaudir, que duien una hora amb el “Google translator” posat i ara que entenien el que deia la megafonia ho tenien que aprofitar. Cert era, ja que la majoria dels aficionats blau grana provenien de penyes extremenyes i andaluses i tot i que l’speaker oficial del Barça s’esforçava, el català no l’entenien. Del nostre, millor no parlar. 

I va començar el partit, tots l’haureu vist varies vegades. La il·lustració de Lawerta per damunt de tot va ser la metxa de la traca abans del pitit inicial. Solament dir-vos que la primera part la vaig gojar com un xiquet. Al descans, Juan, el mateix company que va dir el comentari de Bisbal em va dir “Paquito, que podem guanyar!”. En eixe moment em vaig despertar del somni i ja em vaig donar compte que tot no podia ser tan meravellós ni tant senzill. En eixe moment com és costum, vaig començar a patir, de fet no em pregunteu per la segona part, no me’n recorde més enllà del que he vist en vídeos posteriors. Sols sé que com en un somni atribulat em vaig despertar abraçat al meu germà tots dos plorant d’emoció. Si existeix la plena felicitat ha de semblar-se prou a eixe instant. 

La final perfecta? Per a mi sí. 

P.D.- Dedicat als membres fundadors de la Penya Abadia, Vicent, Juan, Blas i Joan. Valencianistes i patidors fins la medul·la. 

Paco Belda Pastor - @pacorellotger

dijous, 5 de desembre de 2019

ESTO NO ES UNA CANCIÓN DE AMOR



No es este quizás el lugar indicado para hablar de números, desde aquí mis disculpas por anticipado, normalmente en uvaM nos da más por ponernos nostálgicos y recordar tiempos pasados que por mirar hacia las juntas de accionistas que se han ido celebrando a lo largo de la historia del Valencia. Así que, como decía al principio, perdonad lo que a continuación os voy a relatar.

El Valencia no se ha significado en los últimos 40 años, o más, por ser un club financieramente saneado, quitando el periodo de Tuzón, el cual tuvo que hacer frente a una deuda de 2.000 millones de las antiguas pesetas y que gracias al acuerdo del gobierno de entonces con los clubs con respecto al dinero de las quinielas y su austeridad pudo hacer frente a las deudas y sanearlo. También tuvimos los años de plomo -los ochenta- donde hasta teníamos que sortear coches en el centro del campo durante los descansos de los partidos para poder hacer frente a las deudas que acuciaban al club en ese momento… 

Temporada tras temporada los dirigentes del club de Mestalla, salvando honrosas excepciones, nos han demostrado estar en las antípodas de la buena gestión económica. 

Aunque el motivo de este artículo es centrarnos en el periodo de Peter Lim, echaremos una mirada atrás, muy breve, para recordar algunas de las frases que se dijeron en su momento para ponernos en situación: 



“Suelta los duros, Arturo suelta los duros” 

"Lo único que pienso es en trabajar. Dar ilusión a la afición para hacer un gran Valencia, porque nosotros los valencianos somos ganadores" 
 (Paco Roig, marzo 1994) 

“El Valencia se abre al mundo para mostrarles lo que somos capaces de hacer y gestionar los valencianos. Con la construcción del nuevo estadio, también estamos construyendo nuestro futuro. Proyectamos un Club mucho más grande, con una mayor dimensión social, y, por supuesto, deportiva. El futuro Mestalla representa la voluntad del valencianismo de sentirse y convertirse en un Club referente y ejemplar en el mundo del fútbol.” 
 (Juan Soler, noviembre 2006) 

“Inversiones Dalport tiene ascendencia valenciana y está dispuesto a aportar 500 millones de euros a las arcas del club. Dejaremos la deuda a cero y seremos el club más saneado de España.” 
 (Vicente Soriano, julio 2009) 

“Es un día que queda para la historia y que hace muy felices a decenas de cientos de miles de valencianistas que pronto verán jugar a su equipo en uno de los mejores estadios de Europa” 
(Manuel Llorente, diciembre 2011) 

"Lo primero es renegociar los plazos con Bankia y terminar el nuevo estadio. Si no se terminan las obras del nuevo Mestalla no podemos dar ni un paso más. La solución será global, para la Fundación y el Valencia, abordaremos el perímetro total de la deuda" 
 (Aurelio Martínez, abril 2013) 

“La oferta de Peter Lim es una barbaridad. Se compromete a liquidar la deuda del club y de la Fundación con Bankia.” 
 (Amadeo Salvo, diciembre 2013) 

“Con la propuesta de Meriton, al quinto año el Valencia CF tendría 28 millones de deuda, paga toda la deuda de la Fundación y da 6 millones adicionales para sus actividades propias. Si nadie compra la parcela de Mestalla, él pone dinero de alguna de sus empresas. Es el Valencia el que vende la parcela y por tanto esos 150 millones son patrimonio para el Club.” 
 (Aurelio Martínez, mayo 2014) 

“Obviamente, mi objetivo a largo plazo para este club es ponernos en una posición en la cual podamos competir al más alto nivel todos los años, sin estresar al sistema. Creo que la clave es la sostenibilidad, no se trata de gastar mucho dinero un año y al siguiente tener que vender a nuestros mejores jugadores para ayuda a la parte económica de la entidad.” 
 (Peter Lim, diciembre 2015) 

“La semana pasada aprobamos -el consejo- el aspecto que va a tener. Ya estamos contentos. Vamos a continuar con el diseño del detalle. Ya empezaremos a solicitar los permisos. Queremos que sea una sorpresa. Haremos una presentación pública cuando lo tengamos decidido. Lo que he visto sólo es el diseño de concepto, no de detalle. Cuando estemos preparados lo haremos público. Lo podemos presentar entre seis y nueve meses.” 
 (Layhoon Chan, noviembre 2016) 

“Héctor recuerda, el titular es que no hay dinero.” 
 (Anil Murthy, julio 2017) 

“Peter Lim no pondrá más dinero porque tenemos los ingresos de Champions, queremos estabilidad deportiva y social.” 
 (Anil Murthy, mayo 2019) 



Entramos en materia con los números que nos presentan las cuentas del 2019 por parte del club y para ellos pondremos el foco en cinco apartados: 

1. Informe de auditoría. 

2. Deuda. 

3. Pagos significativos pendientes e ingresos de la temporada 19/20 utilizados en la 18/19. 

4. Comparativa época Juan Soler y época Peter Lim. 

5. Preguntas. 


1. INFORME DE AUDITORÍA. 

Después de leer o escuchar lo vertido en alguna red social y en algún medio de comunicación afín a Meriton sobre la situación financiera y económica del club llegas a la conclusión de que o no se han leído los informes de auditoría de este ejercicio, ni de los anteriores, o si se los han leído no los han entendido muy bien que digamos. 

Nada mejor que la opinión de un profesional independiente, en este caso el auditor de cuentas del club de la empresa Ernst&Young para hacer una valoración del Valencia CF SAD. 

Ya saben ustedes que la opinión es libre pero los hechos son sagrados. 

Durante el periodo de Peter Lim y en todas las auditorías realizadas hasta el momento basa la viabilidad del club en los siguientes hitos: 

- Traslado al nuevo estadio. 
- Venta del Mestalla actual. 
- Disputar competiciones europeas todos los años
- Incremento de los derechos de TV. 
- Obtención de la financiación necesaria. 

De estos hitos, el único que se ha cumplido es el incremento de los derechos de TV y precisamente es el único que no depende el consejo de administración. A mayor abundamiento ha de cumplirse durante los próximos 10 años, algo que ya lo indicó en el primer año de Peter Lim, con lo cual ya han pasado cinco temporadas sin cumplirse. Así pues, la gestión de estos cinco años en vez de cumplir hitos deberíamos hablar más bien de mitos. 

Igualmente, el auditor en todos sus informes hace mención al compromiso formal del accionista mayoritario de prestar el apoyo financiero para garantizar la continuidad de las acciones de la entidad. 


No solo lo menciona, sino que además en el informe de auditoría de 2017 el auditor requirió a Meriton la obtención de esa carta de apoyo financiero y se evaluó su solvencia para proporcionar dicho soporte. Sin esa carta seguramente el informe del auditor del club hubiera sido desfavorable. Y, todo esto, vino porque los números por sí solos no se sostenían y requería de alguien más que garantizara la continuidad del club. Poca broma. 

Para los que les guste la comparativa con otros clubs de la Liga les invito a que busquen otro informe de auditoría donde se exija al accionista mayoritario que incluya una carta de apoyo financiero y se evalúe su solvencia debido a su mala salud financiera. 

2. DEUDA 

La evolución de la deuda a lo largo de estos últimos años ha sido de: 

Notas: 

* Ampliación de capital por parte de los socios y Bankia. 
**Refinanciación de la deuda por parte de Bankia. 
***Contabilizando la quita de 60M por parte de Bankia y la ampliación de capital de Meriton. 

De la tabla anterior podemos ver el destarifo que significaron los años de Juan Soler con un incremento de deuda desmesurado y un estadio a medio hacer. Directamente arruinó el club. Duele ponerse a repasar el dispendio de esos años y el lastre que significó y todavía significa para el club. Si a ese periodo unimos el periodo de Vicente -està tot embastat- Soriano, el club debió irse directamente a un concurso de acreedores que ayudara a solventar los graves problemas de solvencia pero ni se hizo ni dejaron que se hiciera. Pero de ese capítulo hablaremos en otro artículo algún día. 

También destaca el incremento considerable en la época de Francisco Roig y no queremos pasar por alto los años de Manuel Llorente como presidente y lo que algunos periodistas calificaron como de “buena gestión”. 

De la reducción de deuda tan fuerte que hubo durante sus años no tenemos que olvidar el ingreso de 92 millones que se aprobó en junta en junio de 2009 vía ampliación de capital. Tampoco podemos pasar por alto la venta de las estrellas durante su periodo: Villa, Silva, Mata, Albiol o Jordi Alba entre otros que dejaron más de 100 millones de euros en las arcas de nuestro club. Luego, en las cuentas del club no quedó reflejado la deuda de la parcela del nuevo Mestalla, la deuda con Riba-roja o la construcción del polideportivo en Benicalap. Imagino que el estrés que ahora tanto añora le hizo olvidar poner todos estos conceptos. Por cierto, Peter Lim tampoco ha contabilizado el polideportivo en sus cuentas y que superan los 5 millones de euros de gasto. 

Y, acabar el nuevo estadio, algo que intentaron realizar a través de la operación Newcoval y que todos sabemos cómo acabó y en qué consistía. Un último apunte que no queremos pasar por alto es la famosa compra de la parcela (R-1) que hizo a Soler por 90M en el año 2010. Una parcela de la cual Soler no había pagado ni la mitad de su importe al club. Ya sabéis la cantidad que nos pagarían por la totalidad de Mestalla actualmente en caso de que finalmente se venda que, a día de hoy, parece más cerca de caerse la operación con la Cooperativa que de tener un “final feliz”. Dicho de otra manera, ahora vendemos a 8.908€ el metro cuadrado mientras que en su día se lo compramos a Soler a 39.203€ el metro cuadrado. Una ruina. 

Pero volvamos a Peter Lim y su evolución durante estos cinco años. Las tablas que van a poder ver a lo largo de este artículo están los números redondeados y expresados en millones de euros. 


El ejercicio de 2014 corresponde a Amadeo Salvo. 

*Refinanciación por parte de Bankia de la deuda a corto. 
**Capitalización de 100 millones de euros 



De estos números podemos concluir que la deuda total se acerca a los peores años de Soler con el agravante de haber tenido una quita de 60 millones por parte de Bankia y una capitalización de 100 millones por parte de Meriton (convirtieron su deuda en acciones del club). Es cierto que la deuda a corto no es la que tuvimos con Juan Soler gracias a la refinanciación que nos hizo la entidad bancaria a cambio de que el club empezara a amortizar la deuda que tenían con ellos entre otras cuestiones. 

Otro dato, bastante malo a mi entender, es el fondo de maniobra negativo tan abultado que presenta Meriton. Si bien es cierto es que la mayoría de clubs tienen un FM negativo, no encontramos ningún club con una cantidad tan elevada como la nuestra. Por ponernos en contexto con un equipo con un presupuesto similar al nuestro, el Sevilla FC, presentó la temporada pasada un FM negativo de 9M. El nuestro en el 2018 fue de 111M y este ha subido hasta los 142M en 2019

Para el que sea un neófito en todo esto os diré que el fondo de maniobra es una referencia para saber la evolución de la salud financiera a corto plazo. Nos sirve de medida para saber la capacidad que tiene cualquier empresa para continuar con el desarrollo de su actividad. 

3. PAGOS SIGNIFICATIVOS PENDIENTES e INGRESOS DE LA TEMPORADA 19/20 UTILIZADOS PARA PAGAR LA TEMPORADA 18/19 



Tenemos acreedores con entidades deportivas e intermediarios por importe de 168M, y aunque algunos opinen que se debe a la confianza que ofrecemos a los diferentes clubs también es muy curioso que esa confianza no se traslade al propio Meriton con respecto al Valencia. Tenemos una deuda con Peter Lim cercana a los 50M y por dicha deuda tiene garantizados la totalidad de los derechos económicos de la plantilla actual de Valencia por valor de 296M (Nota 6 de la memoria). Os hago este apunte para que podáis valorar la confianza de unos y de otros. 

En la segunda tabla, referente a los derechos de cobro, podéis observar los millones que nos deben hasta la fecha por el concepto de venta de nuestros jugadores. 


Destaca el fuerte incremento del coste de la plantilla y el coste de los fichajes en el último ejercicio. También podemos observar que pese a los más de 300 millones por venta de jugadores no se ha conseguido reducir la deuda, más bien todo lo contrario. 


Si nos fijamos en el coste de los fichajes y las ventas realizadas por el club y lo comparamos con los mejores equipos europeos en este apartado -balance compra/venta de jugadores- distamos mucho de destacar en ese concepto pese a ser uno de los hitos que siempre aparecen en cada ejercicio como es la venta de jugadores por importes bastante elevados para poder sostener el presupuesto de cada temporada sin seguir dando perdidas. 

Se podría decir que Meriton ha gastado mucho en jugadores para mejorar el equipo, aunque viendo la economía tan delicada que tiene el club también se podría decir que hemos gastado mucho en jugadores con un rendimiento malo o muy malo. Lo que no deja de llamar la atención es la cantidad de millones movidos tanto en la compra como en la venta jugadores. 

Con respecto a los ingresos tenemos otro dato muy significativo que se explica en la memoria en el apartado 8.1.4. En el ejercicio de la temporada 18/19 se han cobrado 20.303 M que corresponde a ingresos de abonados, ingresos de retransmisión e ingresos de patrocinio de la temporada 19/20. 

En el ejercicio anterior la cantidad fue de 12.806M con lo cual hemos incrementado un 59% esa partida

Si tenemos en cuenta la liquidez disponible a 30 de junio de 2019 que asciende a 14.364M reflejado en el balance, es obvio que el importe pendiente de pago como salarios y fichas al personal deportivo que asciende a 47.755 M no teníamos liquidez suficiente para hacer frente al pago de las fichas de la temporada 18/19. Por lo tanto, no es una deuda que técnicamente refleje el balance porque dichas fichas se pagarán el 1 de julio sino que pertenece a una deuda real porque ni cobrando por anticipando los 20M de euros podemos hacer frente al pago de esas fichas en su periodo correspondiente. 

Como indica el informe de auditoría el propio auditor del club el fondo de maniobra negativo de casi 141M realizando todos los cobros a corto plazo (entidades deportivas, deudores varios, etc) no podemos hacer frente a toda la deuda real a corto plazo (pagos pendientes de fichas a jugadores en la temporada 18/19, administraciones públicas y deudas con entidades deportivas, etc) 

Por tanto, en el corto plazo, los pagos inmediatos de la temporada 19/20 que se deben de realizar durante el mes de julio serán los 47M que se deberían haber abonado del personal deportivo a 30 de junio más los 10.433M a las administraciones públicas que se deben de abonar a 20 de julio por temas de IVA e IRPF… Todo esto hace un importe de 58.188M que se necesitan de tesorería para hacer frente a los pagos del mes de julio y esa tesorería hay que detraerla de los ingresos de la temporada 19/20. Con lo cual, el 32% de la tesorería de la temporada 19/20 se necesita para hacer frente en el mes de julio de 2019

Como curiosidad en el informe de gestión nos exponen que el gasto de personal deportivo ha ascendido con respecto a la temporada anterior como consecuencia del devengo de primas individuales y colectivas por los logros conseguidos deportivos de la temporada 18/19 aspecto este que no es cierto ya que si observamos el coste de la plantilla que el club declara podemos comprobar que no es así. 


Si observamos la tabla correspondiente al sueldo de la plantilla, hemos pasado de tener un coste de 75M para jugar la Champions a uno de 102M. Eso es un incremento de 27M más para conseguir los mismos logros deportivos y no es segura la consecución del objetivo marcado. 

También podemos ver que en el presupuesto de la temporada 19/20 una partida por venta de jugadores 39.329M incluyendo que jugaremos la Champions la temporada que viene. ¿Qué pasará si no conseguimos el objetivo deportivo de quedar entre los cuatro primeros? 

4. COMPARATIVA ÉPOCA JUAN SOLER/LLORENTE vs PETER LIM 

Una rápida comparativa de la cuenta de resultados desde Soler/Llorente con respecto a los años de Peter Lim podemos ver como se ha llegado a prácticamente a las mismas pérdidas pero en menos años. 


5. PREGUNTAS 

- ¿Ha mejorado financieramente el Valencia con la entrada de Peter Lim? 

Si os fijáis en la tabla de los años negros de Soler y los de Lim podéis haceros una idea de que ni hemos mejorado ni empeorado con respecto a esa época y eso no habla muy bien de lo hecho hasta el momento por Meriton. Más bien al contrario. 

- ¿Es bueno tener tanta deuda? 

La respuesta es sencilla. Si tenemos capacidad de devolución (obtención de beneficios) no sería problema, pero como podéis ver no es nuestro caso hasta el momento. Esta temporada damos beneficio de 1.345M principalmente por la venta de Neto que todos sabemos que fue una permuta de jugadores y que es un dinero que no ha entrado en tesorería. Sin este cambio de cromos el club habría dado otra vez perdidas por encima de los 20M de euros

- ¿Tiene solución? 

Si gastamos menos de lo que ingresamos lo tendría. Pero hemos llegado a unos gastos fijos muy elevados que solo podemos compensar con la entrada de Champions y la venta de jugadores cada temporada. Como queda palpable en las cuentas que nos presentan para la temporada 19/20 que tenemos presupuestado (183M de ingresos) con la participación en Champions y venta de jugadores (40M) y con eso obtendríamos un beneficio solo de 300.000€ 

El drama de no entrar en puestos de Champions en la actual temporada os podéis imaginar lo que supondría para la economía del club. 

Y, por último, no quería dejar pasar la oportunidad de responder al mantra que tanto se repitió durante el proceso de venta y que aún se sigue diciendo. 

¿Peter Lim salvó al Valencia de su desaparición cuando le compró las acciones a la Fundació? 

La realidad es que Peter Lim a quien le salvó fue a Bankia de perder los 92M que tenía con la Fundació. No al Valencia C.F. 

Bankia daba por perdidos esos millones y de ahí viene la quita que vino después de 60M. Habían recuperado 32 millones. Esa es la realidad. 

Y si nos fijamos en los números que aquí hemos expuesto más que salvar al club de su desaparición está ayudando a que el final sea cada vez más rápido. 

Espero no haberos aburrido mucho con tanto número pero creía que era necesario alertar de las cuentas que nos presenta Meriton de cara a la próxima junta de accionistas del club y que dista mucho, muchísimo de ser una buena gestión económica y es que como le reconoció Anil Murthy a un periodista: “Héctor recuerda, el titular es que NO HAY DINERO.” 


Pep (@_Disidente) 

dimecres, 6 de novembre de 2019

NOCHE DE DUELO, NOCHE DE UN TRIUNFO HISTÓRICO



¿Por qué los seres humanos tenemos la costumbre de relacionar “algo anecdótico” con un hecho trascendental en nuestras vidas? Lo he comentado con infinidad de amigos y casi todos ellos han experimentado idéntico fenómeno. Por ejemplo: yo escucho la canción Radio Ga Ga de Queen y de inmediato regreso a mis días del Servicio Militar en el Aeródromo de Agoncillo (La Rioja), allá por 1984. Algo parecido me ocurrirá el día 7 del presente, cuando se cumplan nada menos que 40 años de la histórica victoria del Valencia CF frente al entonces potente Glasgow Rangers escocés; si bien, en aquel caso, yo no lo consideraría algo anecdótico.

Por la tarde, tras regresar de la academia en Ponferrada, donde cursaba Formación Profesional de 2º grado en la rama administrativa, al entrar en casa a eso de las 8 pasadas, enseguida intuí que algo no iba bien. El silencio descorazonador solo alterado por una respiración dificultosa proveniente de una de las habitaciones, me puso en alerta. Al franquear la puerta vi a mi padre con los ojos cerrados, y cómo cada vez que tomaba aire parecía ahogarse un poco más. Al lado de la cama permanecían mi madre y su hermana. En cuanto ambas me dijeron que era mejor abandonar la habitación, pues nada podía hacer ya, salí raudo sin entender cómo de un día para otro mi padre podía abandonar este mundo, a pesar de que el cáncer nos venía advirtiendo desde el inicio del verano. Yo me refugié en el baño y me puse a llorar silenciosamente para que ellas no escucharan mi dolor. Del resto de la tarde noche ya no recuerdo otra cosa que el triunfo valencianista en tierras escocesas, casi coincidiendo el pitido final con el fallecimiento de mi padre.



De lo único que sí estoy seguro es de que apenado porque papá se me iba, al tiempo tenía fe ciega en que el Valencia remontase el 1-1 del partido de ida, aunque la tarea se presentaba complicada. Para combatir la zozobra de una noche como aquella, me metí en la cama y puse la radio para escuchar el partido a través del auricular. El Glasgow Rangers y el Valencia luchaban en el estadio sin remozar de Ibrox Park por una plaza en los cuartos de final de la Recopa. El Valencia del mítico Don Alfredo Di Stéfano ponía en liza a: Manzanedo; Botubot, Tendillo, Arias, Cerveró; Bonhof, Castellanos, Subirats; Saura, Kempes y Pablo Rodríguez. En la alineación destacaban dos jóvenes que apenas habían jugado partidos, y menos de la trascendencia de aquel: Subirats y Pablo. El partido empezó a encauzarse un poquito en el minuto 17, cuando Jardine marcó en propia puerta. Al menos el Valencia ya había marcado, algo imprescindible para pasar la eliminatoria. Si bien la alegría duró poco, porque en el 24, Johnstone marcaba el gol del empate. La eliminatoria igualada y vuelta a la incertidumbre, algo que desapareció cuando casi a punto de finalizar la primera parte, Kempes a pase de Subirats, hacía el 1-2 y con ello obligaba a los Rangers a marcar 2 goles más si quería hacerse con la victoria. Durante el descanso pensé en mi padre agonizante y si ya habría muerto, pero incapaz de soltar por un momento el auricular para escuchar o no sus estertores que me darían la respuesta. 


Es cierto que sin la presencia de dos craks como eran Bonhof y fundamentalmente Kempes, seguramente no se hubiera superado la eliminatoria. A nivel internacional el Valencia era conocido por el alemán campeón del mundo en 1974 y por el argentino campeón del mundo en 1978. Como no podía ser de otra manera, el Matador daba la puntilla al Glasgow en el 78 al marcar el 1-3 tras una segunda parte más que aseada, y durante la cual, los dos jóvenes, Subirats y Pablo, dieron una lección magistral de cómo había que jugar al fútbol ante adversarios tan correosos como los escoceses. De hecho fue Pablo el asistente de lujo en el tercer gol. Pablo Rodríguez no tuvo la continuidad de su compañero, pero disfrutó de 3 ó 4 temporadas a muy buen nivel. Subirats por su parte se mantuvo casi siempre como titular durante una década. Bonhof, el todoterreno germano, abandonó la disciplina valencianista al finalizar la temporada, al tiempo que a Kempes le faltaba menos de un año para sufrir aquella aciaga lesión contra el Carl Zeiss Jena que influyó decisivamente en su carrera posterior. 



A la mañana siguiente mi madre me dijo que papá había fallecido en torno a las 11 de la noche. Yo no había querido saber nada del óbito, me daba pavor, y preferí un duermevela acunado por la satisfacción de que mi equipo del alma había realizado la gesta de clasificarse fuera de casa y poner otra pica para conquistar medio año después la Recopa de Heysel en 1980, tras los fatídicos penaltis y la irrupción de Pereira como figura de la final. 

Julio Mauriz.



divendres, 1 de novembre de 2019

RCD ESPANYOL-VALENCIA CF


Estadio de Sarriá, foto tomada en 1982.
El próximo día 2 de noviembre nuestro València CF rinde su cita anual al estadio de Cornellà-El Prat para medirse con el RCE Espanyol de Barcelona. Debido a mi residencia catalana desde que era un xiquet recién salido de la Comunión, ya he visitado el actual recinto blanquiazul en dos ocasiones, y en ambas salimos escaldados. Una de ellas con un sonrojante 4-0. 

Sin embargo, como bien sabéis, éste no ha sido el campo habitual del RCE Espanyol, sino que en las últimas décadas ha jugado como local unos años en el estadio de Montjuic y los más en el desaparecido estadio de Sarriá. En este recordado y desaparecido estadio tuve la ocasión de ver a mi equipo tres veces. 

El Espanyol es un equipo que en sus primeros años, y a pesar de que por poco nos levanta la Liga del 70/71, me caía en general bien, ya que era un equipo aguerrido que trataba de tú a los grandes (menos al Madrid en su casa) y actuaba como contrapeso en Barcelona del endiosado y ubicuo FC Barcelona, un club grandísimo, pero que siempre ha tenido tendencias barçacéntricas en las que todo el fútbol giraba en torno a ellos, que eran los que daban la energía solar necesaria para que funcionase el mundo del balompié. Y decía que me caía bien, justo hasta que nos corearon aquel infame “A Segunda, a Segunda”. Siempre ha habido un cierto pique en cuanto a su condición de clubes históricos y a las temporadas que han estado ambos clubes en Primera, pero, salvo en contadas ocasiones, siempre hemos estado un pequeño peldaño por encima. Ellos, a pesar de que ahora ya tienen un estadio en propiedad y están financiados por un empresario chino, siguen con estrecheces económicas y salvando los muebles gracias a su cuidada cantera y a su espiritu competitivo. Un Espanyol-València siempre ha sido sinónimo, si no de gran partido, al menos de muy competido. 

Aparte de un bolo de verano en 1979 disputando el trofeo Ciudad de Barcelona, como devolución de favores por participar en el trofeo Naranja, en que el València presentaba a su rutilante fichaje Orlando Giménez, que venía de hacer un temporadón con el Racing de Santander, y otros menos conocidos como Carlos Fabregat, goleador procedente del Vall d’Uxó, y que no pasó del 0-0, ganando el trofeo el equipo barcelonés en los penalties, la más cercana en el tiempo fue en la temporada 1989-90, jornada 12, con un València CF entrenado por Víctor Espárrago que había comenzado la temporada errático y se presentaba con 3 negativos (antes nos guiábamos más por los positivos –suma de puntos conseguidos fuera de casa- y por los negativos –suma de puntos que dejábamos escapar de casa- que por los puntos, como guía bastante aproximada de nuestra posición en la clasificación) como resultado de no haber sumado ni un solo punto en sus cinco partidos anteriores jugados lejos de Mestalla. 

El equipo estaba bastante compensado, con un Ochotorena en la portería que infundía bastante seguridad, una defensa granítica con Quique y Nando en los laterales y el trío Voro-Arias-Giner en el centro, con un centro del campo con el uruguayo Bossio y el asturiano Tomás reforzado por el regresado Roberto Fernández, y en la delantera el espigado Cuixart junto con nuestra estrella Lubo Penev. El partido fue un quiero y no puedo del Espanyol ante un València muy bien posicionado, que mereció más que un punto con una jugada final de tiralíneas en la que Lubo estrelló el balón en el palo corto de Biurrun. Recuerdo pasar muchos nervios por la importancia de los puntos y porque tocaba ya remontar el vuelo, con un Espanyol que dominaba, pero no lograba crear apenas peligro con chuts en su mayor parte desde fuera del área. El equipo tuvo una reacción fulgurante a mitad de temporada que lo llegó a llevar desde el puesto 18º al puesto 4º, acabando finalmente el 7ª posición en la Liga. 
Extracto de la crónica del diario El Mundo Deportivo del día 30-03-1981.
Extracto de la crónica del diario El Mundo Deportivo del día 30-03-1981.
Pero el partido que dejó más huella en mí fue en la temporada 1980-81, una soleada tarde invernal, semanas después de ganar la Supercopa de Europa ante el Nottingham Forest, en la que mi hermano Antonio y yo nos aventuramos a camuflarnos entre la afición españolista y reprimir todo lo que pudimos nuestras emociones para no sufrir un lifting facial intempestivo y amorfo. Situados en la General de Pie de la portería que defendía en la primera parte Urruticoechea (quien poco después desprendería de su apellido futbolístico el –coechea para no provocar esguinces de lengua) con el sol de frente, pudimos ver el primer gol de cabeza de Manolo Botubot a la salida de un corner, y un extraordinario tanto de Castellanos de zapatazo desde fuera del área. Hay que reconocer que el granadino metió pocos goles en el València, pero fueron vistosos y tremendamente útiles. La verdad es que tuvimos que contener nuestra alegría con ambos goles tanto como un traje de buzo contiene a duras penas un ataque de flatulencias intestinales. El público se mostró bastante fogoso, tomándola sobre todo con Manolo Botubot y su brega cuerpo a cuerpo con Fortes, al que hizo restregar su rostro en el césped en varias ocasiones. 

Decía más arriba que mi hermano y yo reprimimos bastante bien las emociones, eludiendo llevar encima ningún distintivo valencianista y celebrando los goles por dentro con rictus de poker por fuera. Hubo un inconsciente que no tuvo tanto éxito... El rudo Castellanos fue marcado en aquel partido por Fernando Molinos, un centrocampista con más dureza que técnica a quien Johan Cruyff, por ejemplo, conocía muy bien, y del que tenía un mueble repleto de innumerables tarjetas de visita. Tras marcar el golazo, Molinos la tomó un poco con él, y en un balón dividido por poco divide en dos su columna vertebral. Le pegó al bueno pero duro de Ángel una tarascada que voló por los aires mejor que Pinito del Oro. Sí... habéis leído bien: una tarascada de antología a Castellanos... Después del estético vuelo de nuestro barbudo centrocampista miré al palco a ver si puntuaban su pirueta con carteles numéricos al modo gimnástico, pero no se lo tomaron con tanto humor (algunos). Un (supongo que) valencianista del público que estaba unas filas más abajo inmerso entre la afición españolista, ante tamaña afrenta, no se le ocurrió más que gritar a Molinos un “¡¡Hijo de putaaaaa!!” que creo que se oyó por todo el campo. Inmediatamente fue rodeado por todos los lados por españolistas poco empáticos y simpáticos que le increparon conminándole a repetir, si todavía tenía los atributos viriles en su oquedad natural y no unos pisos más arriba, ante ellos lo que había gritado. Mi hermano y yo no dábamos crédito (como los bancos en tiempos de crisis) y comentábamos que, aunque pensábamos lo mismo que habia gritado el temerario, hacer lo que había hecho este sujeto era de ser muy gilipolllas. Al final su integridad física no salió muy mal parada (aparte de unos empujones e impactos salivares en su rostro), seguramente porque algún buen samaritano le auxilió ante una potencial tragedia, pero sí que nos enseñó que cuando eres antagonista de los intereses de una multitud, lo mejor es permanecer calladito y demostrar tus emociones cuando no corres peligro. Más que nada porque la cirugía facial y los funerales no corren por cuenta de la Seguridad Social. 

Lo importante es que al final ganamos 1-2, salimos igual que entramos de Sarriá, pudimos disfrutar de un buen partido, y no tuvimos que lamentar, más allá de un susto y unas risitas, la imprudencia de un valencianista que pretendía celebrar les Falles como ninot (insultat) en Sarriá. 

Y, respecto de mi presencia en el nuevo campo de Cornellà-El Prat, me debato entre seguir siendo gafe, o a la tercera va la vencida. Desde casa se ve mejor y puedes gritar los goles (moderadamente, que mi vecino es del Espanyol). Incluso gritar ¡hijo puta!, y si te dice algo el vecino decirle que un tal Latre, el árbitro, tiene afán de protagonismo con los blanquinegros... 

José Luis Brú.