dijous, 31 de desembre de 2015

Primeres vesprades, nits i migdiades a Mestalla

·
 ·


A diferència del títol d’esta iniciativa d’Últimes Vesprades a Mestalla em decidisc a escriure per a contar-vos les meues vivències valencianistes que podríem anomenar com les meues primeres vesprades a Mestalla, encara que em sembla que en el fons no van en contra de l’esperit d’uvaM.

Per les coses de la vida, el meu germà Blai i jo vam nàixer a Bocairent al sí d’una família gens futbolera. La distància que ens separa de València i la falta d’un referent parental futboler fa que puguem desplaçar-nos a Mestalla molt de tard en tard. Jo encara recorde la meua primera vegada que vaig entrar al nostre santuari, un VCF – Oviedo de finals dels 80 i immersos en la setmana fallera. El resultat, victòria còmoda per 3 a 0 amb gols de Penev, Fenoll i Toni. I com no, des de l’antiga General de Peu del Gol Nord on es barrejaven els aromes de Fàrias, els primers canuts de marihuana i pólvora. On Lubo era Déu i a la Policia Nacional se’ls preguntava “esos de marrón ¿de qué equipo son?”.

El meu primer Mestalla imaginari fou el Seat 124 color groc de mon pare, des d’on tenia sintonitzat a José Mª García i on vaig tindre la meua primera experiència onírica total com a aficionat valencianista: el gol de Tendillo al Real Madrid i la salvació miraculosa del descens a segona divisió. Eixa vesprada el virus valencianista va estar per complet inoculat al meu organisme i ja no me’l podria traure de damunt . El VCF i la meua persona vam convertir-nos en un mateix ésser, una mateix cor, una mateixa passió, una mateixa forma de viure.

Però principalment les nostres vesprades a Mestalla consistien en tancar-nos el meu germà i jo els diumenges de vesprada en la nostra habitació de Bocairent amb la ràdio en marxa per escoltar la retransmissió íntegra del partit. Eixe era el nostre Mestalla imaginari. Des d’allí vam “vore” la patètica escenografia contra el Cadis quan vam baixar a Segona divisió, la tornada a Primera, el debut de Madjer, els 4 gols de Toni “Lambada” al Celta en Copa o el gol de Pauleta...

I mira per on que quan va arribar la televisió ens vam haver de traslladar a Alacant a començar els nostres estudis universitaris. Mestalla encara més lluny! I de primeres, la desfeta de Karlsruhe o els 10 minuts de la final de l’aigua. I va ser quan el meu germà i jo vam reinventar el nostre particular Mestalla a un pis d’estudiants d’Alacant amb Ràdio 9 sent els ulls amb les veus i comentaris de Jaume Tamarit i Pep Claramunt … Eixe gol del “Burrito” Ortega davant el FC Barcelona...

Al nostre intemporal Mestalla, la gent també s’abraçava amb els gols, s’insultava a l’àrbitre, es patia amb el descompte i com no, també hem plorat (per les derrotes la major part de les voltes). I també renegàvem … “la setmana que ve, passe, ja no l’escolte, que facen el que vulguen!”. Mentida, diumenge rere diumenge amb el botó de “ON” engegat de l’aparell de ràdio.

Amb el pas dels anys, amb una vida laboral i sentimental estable han canviat les coses. Visc a 10 minuts a peu de Mestalla i soc soci des de fa 4 anys. Acudisc amb regularitat al camp i és per açò que vos deia al principi que per a mi són les primeres vesprades, nits i migdiades a Mestalla.

Una hora després del fatal segon “M’Bia”, plorava de ràbia a casa per la nostra eterna fatalitat i patia pel meu germà i el meu cosí que van assistir al costat meu al fatal final i que com molts van haver d’agafar carretera i manta, tragar-se les llàgrimes i fer 100 Km al volant de tornada a casa. És a ells i als milers de valencianistes que com nosaltres viuen, ploren, riuen i pateixen pel VCF en silenci i des de la distància al caliu de la llar del seu Mestalla imaginari a qui vull homenatjar amb estos humils paràgrafs. Al cap i a la fi, Mestalla no hauria de fer bons i roïns, hauria de ser la casa de tots.


Paco Belda i Pastor (@pacorellotger)
Soci del València CF 
·

dilluns, 14 de desembre de 2015

Muziekvereniging Somerens Lust

·
·
Domingo 20 de Octubre de 2003, Mestalla a las 5 de la tarde, bajo un sol otoñal que todavía calentaba, lleno a reventar, ambiente excepcional, en estas que se disputaba la 7ª jornada de Liga 2003-04, el Valencia CF líder de la competición, alineaba a: Cañizares, Carboni, David Navarro, Ayala, Curro Torres, Marchena, Baraja, Jorge López, Vicente, Aimar y Mista… con Benítez de entrenador… uff… sólo repetir esta alineación afloran en mi mente mil y un recuerdos.

Enfrente el RCD Español, que en ese momento era colista, con Javier Clemente de entrenador y formando con Toni, Marc Bertrán, Carlos García, Jarque (d.e.p.), Lopo, David García, Morales, Bastía, Tayfun, Maxi Rodríguez y Raúl Molina. Huelga decir que el equipo perico acudía con numerosas bajas.

El partido no pudo empezar mejor Mista a los 7 minutos, tras un error de Toni (otro más en Mestalla) puso el 1-0 en el marcador.

El Valencia CF de entonces era una bloque rocoso, que jugaba con el tempo del partido, sabía sufrir cuando tocaba y apretaba el acelerador cuando lo necesitaba, así llegando casi al final de la primera parte, el RCD Español tuvo una oportunidad inmejorable para igualar el partido, pero allí estaba Cañizares para desbaratar una triple ocasión españolista, y acto seguido, Baraja en el 45’ y a continuación Mista en el 46’, dieron la puntilla a la primera mitad del partido.

El pitido del descanso, efectuado por Medina Cantalejo, llevó al merecido reparto de aplausos a los jugadores del  Valencia CF, a mi alrededor sólo veía caras de satisfacción, alegría y orgullo de lo bien que iban las cosas a nivel deportivo en el club, era un domingo tranquilo, cuanto los añoro.

Al poco apareció Nicasio Agustina organizando la banda de música, para amenizar el descanso, parecía que se esforzaba bastante en hacerse entender, no era para menos, era la primera vez que una banda de música extranjera (holandesa para más señas) actuaba en el coliseo valencianista, y no parecían entender bien lo que el señor del puro les decía, así que una vez todos formados, el director de la banda, al más original estilo de una majorette, empezó a mover el bastón a diestro y siniestro, y con este gesto, los primeros acordes.

No recuerdo que pieza musical tocaban, me suena que era pegadiza y con mucho ritmo.

Nicasio encabezaba la comitiva, empezó a andar, siguiendo litúrgicamente la línea de cal exterior del césped, dando la vuelta interior a todo el estadio, pero no habría avanzado ni 30 metros, cuando ante el asombro y murmullo general, la banda de música holandesa se independizó de Nicasio, y emergió la figura del guía de la banda, moviendo el bastón con una energía extraordinaria, ahora hacia arriba, luego abajo, a la izquierda, a la derecha, vertical, horizontal, daba igual, él era el guía y el resto de la banda lo seguía por todo el estadio, y tras ellos Nicasio, que para entonces ya había perdido el puro, y agitaba los brazos, para llamar la atención de la banda y reconducirlos por el camino que durante años, todas las bandas habían seguido sin ningún problema.

El asombro general, fue convirtiéndose en sonrisa, luego en carcajadas y finalmente en mofa y descojono total.

La Muziekvereniging Somerens Lust iba de izquierda a derecha, en zig-zag, en vertical, en horizontal, y tras ellos Nicasio, al que no hacían ni puñetero caso.

Hubo un momento en que se cruzaron las miradas de Nicasio y el guía de la banda, y Nicasio le dijo que había que seguir la línea de cal exterior del césped: el guía holandés parecía que lo entendió y se fue detrás de Nicasio, este se dio la vuelta pensando que por fin lo seguían, y alehop, otro golpe de bastón y nuevo cambio de sentido de la banda holandesa. Nicasio estaba fuera de sí, creo que en ese momento soplaba y ponía los ojos en blanco.

La banda siguió tocando y llevándose el aplauso y la ovación del respetable, mientras a “Nica“ me lo imagino jurando en hebreo, mientras saltaba repetidas veces sobre su impoluta chaqueta del traje, en un gesto de rabia y desagravio.

La segunda parte, sobró, aún así Vicente puso el 4-0 en lo alto del marcador.

Tengo grabada esa tarde como un día completo, que rápido han pasado estos diez años, que bisoñez y que confiados estábamos: no lo sabíamos todavía, pero esta iba a ser la temporada más laureada de nuestra historia. El equipo jugaba de memoria, como un rodillo, con una precisión máxima: era un equipo compacto, solidario y comprometido. La nota de humor la puso la Muziekvereniging Somerens Lust, justificando que en Mestalla también es posible reír.


José Luís Aguilar, “Pepelu”
Socio del Valencia CF
·

dilluns, 2 de novembre de 2015

Una senyera per Nova York

´·

·
Ahir es va córrer l'edició número 45 de la marató de Nova York, una de les proves atlètiques més importants i conegudes a nivell mundial, integrant junt a Londres, Chicago, Boston, Berlín i Tokio de la World Marathon Majors, competició que agrupa les sis maratons més importants del món.

La competició va ser guanyada pel Keniata Stanley Biwott amb un temps de 2:10:34.

D'entre els més de 50.000 corredors inscrits, almenys, un va lluir amb orgull des del Pont de Verrazano, passant pels barris de Brooklyn, Queens i l'illa de Manhattan fins la meta situada a Central Park, els colors del seu club de futbol i de la seua terra, el groc, roig i blau de la nostra senyera i al cor l'escut del rat penat.

Per als membres d'Últimes vesprades a Mestalla no ha sigut una carrera qualsevol: un dels nostres, José Miguel Lavarías (@jomilavarias), ha aconseguit finalitzar els 42,195 metres i a més ho ha fet amb la samarreta del nostre València CF.

Enhorabona Jomi!


Últimes vesprades a Mestalla
·

diumenge, 4 d’octubre de 2015

El vol de Nottingham

·
·
Londres, 5 d'octubre de 1961. La plantilla del València Club de Futbol, acompanyada del seu cos tècnic i un nombrós grup de periodistes i aficionats, espera el vol que els tornarà a la capital del Túria després d'haver quallat una sobèrbia actuació al City Ground de Nottingham. Els homes de Domingo Balmanya s'han impost amb contundència per 1 a 5 al conjunt local del Nottingham Forest i l'Anglaterra futbolística s'agenolla davant aquesta fita.

L'entusiasme de l'expedició s'incrementa pel clima primaveral que estranyament ofereix la capital d'Anglaterra aquell dia. Poc abans de la mitjanit l'avió s'enlaira. Res fa presagiar el que esdevindrà en poc de temps.

Després d'unes dues hores de pacífic vol, el pilot rep l'ordre de prendre terra a Bayona, però fa cas omís i la nau es veu envolta en una terrible tempesta a l'altura de Barcelona.. L'aeroport de la Ciutat Condal està tancat i el temporal s'intensifica amb una forta pedregada. L'avió comença a perdre altura i les llums s'apaguen mentre comença a entrar aigua. Del sostre de l'avió es desprenen algunes plaques, les maletes i els objectes personals es desperdiguen i, per les ments de tots, les tragèdies de Superga i Múnich, molt recents encara.

L'eminent doctor Ribes, metge del club, administra tranquil·litzants a dreta i esquerra i tracta de calmar a un dels herois de la nit anterior, que és pressa d'un atac de nervis. Vicente Guillot, de 20 anys d'edat, contempla el panorama i tem el pitjor. L'espant i l'horror tracten de ser suavitzats amb oracions a la Mare de Déu.

Minuts després, no es sap ben be si per la intervenció divina o, més probablement, per una maniobra de notable destresa per part del pilot, l'avió aconsegueix eixir del temporal i, desviant-se per Palma de Mallorca, arribar sa i estalvi a València vora les quatre de la matinada.

A l'aeroport de Manises esperen amb nerviosisme familiars i amics. Alguns tripulants besen el sòl. Altres contemplen l'estat en el que ha quedat l'avió, sense poder creure encara com poden vius. Un calfred recorre el cos d'aquells que s'assabenten que un avió s'acaba d'estavellar a l'altura dels Pirineus, acabant amb la vida dels seus cinquanta passatgers.

Pocs mesos després, el València rebrà de mans del president de la FIFA, Sir Stanley Rous, el trofeu que l'acredita com a campió d'eixa copa que tan accidentalment havia començat i que podria haver canviat per complet la història d'aquest club.


Pere Alapont
Soci del València CF
·

dissabte, 19 de setembre de 2015

Gràcies, Matador...

·
·
Fa pocs dies, els membres d'Últimes vesprades a Mestalla aconseguirem donar-li al gran Mario Kempes un exemplar del llibre que editarem gràcies al València CF, la seua Fundació i l'editorial Carena i en el qual ell va col·laborar escrivint l'epíleg.

El llibre, amb el mateix nom que el nostre blog, es va editar amb l'objectiu d'ajudar a Elvira Roda, afectada per la Sensibilitat Química Multiple (SQM).

Des d'ací volem agrair al nostre "Matador" la seua amabilitat i generositat.

Gràcies, Mario!


últimes vesprades a Mestalla
·

diumenge, 9 d’agost de 2015

95 Minuts

·
· 
A voltes no ens adonem dels canvis ràpids que succeïxen a l’entorn nostre. Ens acostumem a coses que pensem que tenim i que realment es mouen, varien. No és tan ferm davall dels peus, menys encara parlant de sentiments. Les conviccions dels aficionats no són sempre inamovibles i sòlides i a voltes variegen almenys segons quines vibracions se li transmeten i quina la implicació de l’individu. Al camp del València CF açò es també conegut sobradament i em viscut canvis de tendència, èpoques de retraïment i d’expansió il·lusionada. 

Tenia 8 anys la primera volta que mon pare em dugué a Mestalla. Va ser un partit davant de la Real Sociedad que guanyàrem 2 a 1 amb gols –ho he buscat— de Robert Fernàndez. Aquell dia jugaren Subirats, Kempes, Saura, Carrete, Castellanos… Recorde poques coses del partit, la veritat —ha calgut recórrer al vídeo—, però sí que en eixir del camp ens creuàrem amb una xiqueta d’edat semblant que duia una bandera de la Real, l’equip de moda que havia guanyat les dos lligues precedents. Vaig sentir un orgull potser simple —nascut no des del resultadisme efímer sinó des del convenciment— per ser del València.

Ser-ho, per a mi, era molt fàcil. Primer perquè a casa la valencianitat era una cosa assumida, més en aquella època tan convulsa, i no hi havia lloc per a ambigüitats: l’equip de casa era el València. A l’escola també era fàcil ser-ho. En una classe de trenta —majoritàriament de descendents de valencians, andalusos i manxecs— tots teníem eixa preferència. Bo, tots no, Dámaso era —és— de l’Athletic Club i de l’Albacete, però la resta sí i, de fet, quatre de nosaltres —Siurana, Vivó, Orient i jo mateix— mantenim la fidelitat com a socis del Club. Ho hem raonat estos dies: llavors a escola la cosa normal és que tots férem costat al València CF. 

Aquella identificació natural es voria refermada en acabant pels fets; una vesprada de Tots Sants a Mestalla davant del Porto, amb Emili Fenoll erigit en protagonista, va segellar una pertinença indefugible. Després vingueren els primers partits a Mestalla amb la colla d’amics, el primer passe, els primer desplaçament, la primera final… Ser del València, per a mi, fon la cosa més natural del món; però les coses ja no són tan senzilles com eren.

Llavors a puntes penes se televisaven partits i només es podia vore els gols a l’Aitana i l’Estudio Estadio. Se sentíem coses d’altres equips —aquell Milan de Gullit i Van Basten—, però eren referències llunyanes, informació a l’abast de privilegiats i gent afecta. Ara, al contrari, l’accés a eixa informació és lliure, immediat; quasi és més fàcil seguir certes lligues i certs equips que assabentar-se de les notícies de l’equip de la teua ciutat. Aquella pertinença quasi inevitable per proximitat, per arrelament, per desconeixement de la resta, s’ha esvaït; s’ha reequilibrat la llengüeta de la balança. En eixe ventall d’opcions possibles, visibles més bé, som u més sense el redòs d’aquell avantatge primari.

En este panorama, ser de l’equip que guanya, ser de l’equip del qual tots parlen bé, de l’equip que pareix exemplificar tots els valors imprescindibles d’un bon equip, sembla més atractiu i més inexcusable que el simple fet de ser de l’equip de la terra, de la casa o dels pares. S’ha canviat de joc, cal reconéixer-ho. Ara calen uns altres al·licients, potser eixos en els quals el nostre Club reculà a poc a poc, com ara la competitivitat front el conformisme, els jugadors implicats, l’esperit bronco y copero que ens enorgullix i recorda les etapes daurades. En eixe procés de decadència perdérem potser molt més que uns partits i unes opcions de trofeus: deixàrem de ser un referent per a la preferència a ulls de possibles futurs aficionats.

Ho conte perquè ho he viscut en carn pròpia, en el cas d’un xiquet amb qui he compartit huit anys de la seua jove vida. A ell mai no li mancà un objecte del València, ni una samarreta, ni una gorra, ni una tassa on fer-se la llet; des que el vaig conéixer amb quatre anyets mai no ha faltat fins ara a una presentació o partit estiuenc en Mestalla, mai li faltà algú que li transmetera els valors —pressuposats— del Club. No obstant això, potser deixat anar per un equip reiteradament incapaç de donar-li una sola alegria que reballar a companys d’altres equips més exitosos, un dia ens sorprengué amb la demanda d’una camiseta de Pirlo, del capità de la Juve. La intrahistòria era ben fàcil: la colla d’amics s’entretenia veent vídeos d’eixe jugador tan bo d’eixe equip tan bo. No havia calgut res més que això per a desfer-ne el camí.

Hi hagué una etapa d’avís a força d’oportunitats desaprofitades per a anar a Mestalla per vore en directe el partit —ja no érem un equip atractiu—, que en acabant donà pas a una etapa de preferència per vestir la samarreta bianconera —ja no érem un equip del qual enorgullir-se tant—. Sortosament, però, hi hagué també l’ocurrència feliç d’anar —acompanyat de la mare— a vore la semifinal de l’Europa League contra el Sevilla FC. Estaríem en grades diferents, però potser valdria la pena; a la ciutat molts tenien la curiositat de saber què passaria aquell dia, si seríem capaços de fer la segona reAmuntada en pocs dies.

Se’n recordarà el desenllaç, el més trist que he viscut en viu al Mestalla, però caldrà recordar-lo també per moltes altres coses més oportunes. Difícilment serà oblidable l’ambient mentres anàvem en bus a Mestalla, eixa atmosfera de partit gran i de ciutat bolcada amb el seu equip que es respirava en cada desig expressat espontàniament per desconeguts perquè l’equip ho fera possible. Més difícil encara serà oblidar la rebuda a l’equip en la porta del camp, mentres el prenia dels muscles i el notava vibrar per l’emoció incontinguda en l’espectacle insospitat. Era el primer dia gran seu al vell Mestalla, el primer de veres, i tremolava i —vaig saber després— tremolà tot el partit.

A l’eixida de l’estadi recorde el silenci i el soroll de paper de diari arrossegats a força de colps de frustració i impotència. Recorde retrobar-lo mut, recolzat en un quiosc, en mig d’eixe remoreig somordo que acompanya els moments de tristor. Eixe silenci ja m’era conegut, el vaig conéixer just acabada la final de Milà, baixant de l’amfiteatre de l’avinguda de Suècia de la mà de ma germana Noèlia. Ni els xanglots del moment posaven so a aquell silenci deixat caure sobre la ciutat. Tardàrem a parlar.

Poques voltes un gol en contra tan dramàtic com el de M’Bia causarà tanta espenta a favor. Ausades podria haver-ne causat més d’haver passat a la final, però provocà molt més del que calia esperar d’un colp com eixe. Primerament la identificació de la grada amb l’equip, d’un equip que es retroba amb l’esperit combatiu que el conduí als seus èxits més notables i segonament el revifament d’un esperit positiu capaç d’acostar el públic de nou a les grades. Des del València campeó de Roig no havíem viscut una cosa semblant. A Roig se li podrà acusar de moltes coses, però també caldrà reconéixer-li que fon ell qui ens sorollà les penses i ens convencé que sí, que podíem ser campions i devíem intentar-ho. En eixos moments de la nostra història on l’afició es reconnecta, Roig fon un dels qui ho aconseguí i el València de Salvo després del Sevilla també. Això em pareix indiscutible.

Després d’aquell partit també ell canvià. La mutació va ser així de senzilla; només calia un equip del qual enorgullir-se, alguns jugadors referents —Alcácer al capdavant— amb qui arborar de nou el positivisme, la il·lusió i els valors de Club. Això i una nit com aquella per dissoldre qualsevol dubte de pertinença, per donar pas a una etapa de retornar la camiseta nostra al lloc principal de l’estima, per sostindre la bandera del Club com a emblema propi, per voler anar a Mestalla sempre.

Després del canvi evident que es mostrava als meus ulls diàfan, palés, em donà per pensar que devem estar en el moment de recuperar el lloc que ens pertoca, de posar recapte en el tracte al soci i en la imatge que el Club projecta a l’exterior, d’entendre alhora que la parròquia ja no és a soles la d’ací, és tota la que hi ha ahí fora. L’hora de definir un model atractiu que puga bastir un Club i un equip capaç de fer-nos sentir orgullosos, broncos y coperos, un exemple a seguir capaç de redreçar la llengüeta desequilibrada de la balança. Ara, quan cal gestionar com pot arrelar un sentiment de pertinença cap a una Entitat que ja no és —fa uns anys que ja no ho era— sencerament nostra, és potser el moment de posar fonaments a un Club modern, perquè els temps ja no són com eren; ara les fidelitats —sembla— es forgen de manera ben distinta.


Rafa Pastor i Cantizano
Soci del València CF
·

diumenge, 21 de juny de 2015

Mamadas y Desfile de ciervos

·
·
En el nuevo libro de Manuel Vicent, Desfile de ciervos, aparece un secundario de lujo que dará que hablar. Se llama Leopoldo, Poldo para los amigos. 

Ni Maldini ni Robinson le dedicarán jamás uno de sus informes. Posiblemente, la revista Panenka tampoco ilustrará sus fechorías. No importa, para eso está uvaM. 

Hay una localidad vacía en Mestalla. Es la de Poldo. En lugar de visitar el templo como le dice a su mujer que hace, Poldo se va a un puticlub llamado “El Venado”. En “El Venado” hay una habitación con Gol TV. Cada partido del Valencia es un ritual. Poldo se encierra con una meretriz. El sexo está en el aire. Si el Valencia no marca Poldo no culmina. Con cada gol del Valencia hay una mamada para Poldo. Si el partido acaba sin goles, Poldo se marcha a casa maldiciendo su suerte. No hay duda, Poldo ama al Valencia CF. 

Durante años hemos vivido bajo la dictadura lacrimógena del viejo Casale y su trágica muerte feliz. Seguramente, la inflación de literatura y sentimentalidad nació con ese cuento, tan magistral para la historia lírica del fútbol como devastador para clubs de recorrido impaciente y materialista como el Valencia CF. 

Teníamos a Gallolo, orgullo onanista de Mestalla, pero Gallolo ya era un ídolo caído, un mito amortizado. Su paja inacabada en la grada de Mestalla, el 19 de junio de 1993, es el pasado, espasmos del mundo de ayer, que diría Stefan Zweig. 

Gallolo es la faction y Poldo la fiction. Pero mientras Gallolo agoniza en un titular de prensa que el tiempo ha condenado al olvido, Poldo se codea con los héroes clásicos de la literatura universal. Ese es su mérito y la garantía de su inmortalidad, la prueba irrefutable de que la novela no ha muerto. Frente al arquetipo onanista de Gallolo y su vida echada a perder en las pensiones del Barrio Chino, Manuel Vicent levanta la estatua de Poldo, el huertano putero y lascivo, que vehicula su lujuria a través de los goles del Valencia. Sin goles no hay mamadas, sería el título de la serie. 

Desde ya, Poldo es el adalid del mestallismo fetén, su bandera y su estandarte. A la gloria por la felación, parece su lema. Hay un significativo cambio de paradigma. Adiós, por tanto, a la angustia y el sufrimiento estéril que lleva a la muerte o al síncope. Poldo es un visionario, el antagonista perfecto del viejo Casale. Con cada mamada reafirma su lealtad al Valencia y destruye un poco más la vieja tradición agonista de las hinchadas atrapadas en su cantinela retorcida y falaz de que hemos venido a este valle de lágrimas a sufrir. 

Poldo no es sólo un tipo al que le comen la polla con cada gol del Valencia. Poldo es la respuesta que durante años no sabíamos identificar porque la Internacional Lacrimógena nos tenía colonizados. En vano, buscábamos construir una metafísica propia pero lo hacíamos con ejemplos irreales, atrapados en esa ñoñería estéril de los borrachos de Anfield Road cantando una dudosa balada que traducida al castellano recuerda demasiado a cualquier tema de David Bisbal. 

La cultura de club que inocentemente reclamábamos no podía venir de tradiciones marcadas por el calvinismo o la mojigatería castellana, tan dadas a escandalizarse por cuestiones que en nuestro litoral siempre gozaron de amplia tolerancia. Lo nuestro, ahora lo veo, sólo podía brotar desde la ironía incendiaria y la amoralidad sin víctimas. Vive y deja vivir. 

Si la gente no iba a Mestalla no era por desafección, sino por felación. Por eso hay que imaginar a Poldo en la noche del 5-1 al Málaga durante la primavera de 2013. Esa noche, Poldo encadenó mamadas con un frenesí inusitado. Cuatro en apenas 20 minutos. “No te digo que me lo mejores, Iguálamelo” repite Poldo en la barra del bar. Hay que ser muy del Valencia para responder como un campeón a ese trajín. Ahora se entiende definitivamente el viejo cántico de “esta es l’afició d’un Valencia campeó…” 

La paradoja, literaria y vital, es que fue Fontanarrosa, el creador del viejo Casale, quién publicó otro cuento cuyo título no puede ser más aclaratorio, “El mundo ha vivido equivocado”. Y así es. No eran las banderas ni los cánticos, ni los tifos o los mosaicos, ni el ridículo énfasis por comprobar que afición es la más fiel. No, todo eso era impostura, apariencia, juego de máscaras. La verdad estaba en “El Venado”. La verdad era y son las mamadas, el ritual del gol y la certeza del éxtasis. Menos mal que Poldo nos ha enseñado la luz. O lo que viene a ser lo mismo: las lucecitas. 


Rafa Lahuerta
Socio del Valencia CF 
·

dilluns, 20 d’abril de 2015

Una nova etapa

·
El passat dia 16 d'abril es va presentar la nova etapa de la Fundació València CF. En l'acte va tindre ocasió de pronunciar unes paraules Josep A. Bosch, membre de l'equip d'Últimes vesprades a Mestalla, i que reproduïm a continuació. 
·
·
Senyor president de la Fundació VCF, senyora presidenta del consell d'administració, senyor president del València, membres del consell d'administració i del patronat. Valencianistes tots.

D'igual manera que és impossible comprendre el món actual sense tindre present el fenomen esportiu, no es pot entendre la història contemporània valenciana des del 1919 sense el nostre club.

Un club quasi centenari, que al llarg dels anys ha aconseguit transcendir del món del futbol per a convertir-se en una part consubstancial de la societat valenciana.

En estos anys, el nostre VCF s'ha convertit en l'entitat cívica amb major número de seguidors a les terres valencianes. I a nivell esportiu en una de les més importants d'Espanya i Europa i cada vegada amb major presència a nivell mundial.

Al llarg d'estos 96 anys, el nostre club, ha acumulat un important patrimoni històric, el qual, per a desgràcia nostra, moltes vegades no ha sabut gestionar-se com calia. Ha arribat el moment de revertir esta situació. El VCF no sols té un gran potencial esportiu, sinó que, a més a més, té un bagatge i un patrimoni històric del que hem de sentir-nos orgullosos.

El nostre passat és el que ens ha permés arribar on estem.

Ara, ha arribat el moment de ficar en valor el nostre patrimoni històric, de mostrar-lo i de posar-lo al servei del club, de la seua Fundació i dels nostres seguidors.

Però eixos fons documentals i patrimonials també han de servir per a obrir el nostre club a les persones i entitats que vullguen investigar sobre el nostre passat. El millor coneixement dels nostres fons documentals i patrimonials ens faran més grans i ens situaran també en este camp al mateix nivell que els clubs més importants. Per que parlar del VCF no és sols parlar d'un equip de futbol, és parlar d'història, de sociologia, d'arts plàstiques, de literatura, d'arquitectura, d'urbanisme... i de moltes més branques del coneixement.

Hem de saber conservar, gestionar i difondre la nostra història, expandint i posicionant la marca VCF en els àmbits de la cultura, l'ensenyament, la investigació i la divulgació científica.

No podem deixar passar l’ocasió de situar-nos com a un referent en estos aspectes. Ara és el moment.

Amunt València! Amunt Fundació!


Josep A. Bosch
Soci del València CF
·

dissabte, 4 d’abril de 2015

Aquella primavera de 1971

·
Recordem el gol d'Antón al Sabadell en el dia que fa 44 anys que es va produir amb este article de Joaquín Rios-Capapé que repassa tot el que va passar aquella primavera des del punt de vista de la seua vivència personal.
·
·
Hay cosas que nunca se olvidan. Y aquellas semanas del  año 1971 quedaron marcadas por cuatro partidos del VCF que siempre perdurarán en mi memoria. Partidos que afianzaron mi Valencianismo, más aún si cabe de lo que ya lo estaba en mi corazón. Que marcaron a fuego, en mi piel y en mi alma, para siempre, el amor por mi Club y el orgullo de ser parte de él.

Yo empecé a ir a Mestalla varios años antes. A principios de los sesenta. Con aquel Valencia de Guillot y Waldo. Aquel de las dos Copas de Ferias. El Presidente, un Señor de pies a cabeza, D. Julio de Miguel y Martínez de Bujanda, hizo directivo, entre otros, a su amigo, a mi abuelo materno: Don Sebastián Carpi Vilar. Eran otros tiempos. Tiempos que, por desgracia, nunca volverán. Eran tiempos de hombres que siguieron la estela que marcó D. Luis Casanova Giner y los suyos. Eran gente que regalaban su tiempo, su cariño, su “saber estar” y su dinero (a fondo perdido) por el Club de sus vidas. Y yo mamé eso en mi casa y en la de mis abuelos Carpi.

Comencé a ir a Mestalla, con apenas seis años, acompañado de mi madre o de mi padre, y turnándome con mi hermano Jacobo, a un pequeño palquito con cuatro sillas de enea, (justo detrás del palco de autoridades), del cual a mi padre, por mor de su cargo (delegado de información y turismo) le correspondían dos de ellas.

Unos años más tarde cambiamos de localidades. Dos de ellas estaban a nombre de de mi abuelo Sebastián y mi abuela Maruja, que son las que desde el año 92, están a mi nombre y al de mi hermano Miguel. Las otras dos estaban a nombre de mi padre y mi madre. Y allí íbamos, partido a partido, mis padres, mi hermano Jacobo y yo.

Y desde aquellas sillas de enea, grité como un poseso con el gol de Forment, al Celta. La gente se abrazaba, aplaudía, reía y lloraba. Y no era para menos. Llegó en tiempo de descuento y fue un momento mágico. Se mantenía el liderato. Y no solo nos abrazábamos en la grada, los jugadores en el campo hacían lo mismo, locos de contento. Y Mestalla se inundó de aquellas almohadillas de entonces que la gente lanzó al césped, aportando un toque de locura más a la enajenación que durante minutos provocó el gol del de Almenara. Lo recuerdo como si fuera ayer. Aquel fue el primero de aquellos cuatro partidos de aquel año que se quedaron grabados en mi memoria para siempre. Estaba a punto de cumplir 14 años.

El segundo de ellos, no lo vi. Lo escuché por la radio en casa de mis abuelos, a la que habíamos ido a comer. Nos enfrentábamos al Sabadell F.C., dirigido, curiosamente, por Bernardino Pérez Elizarán, el irrepetible Pasieguito. Ese día, mi hermano pequeño, Miguel, de apenas siete meses, “volvió a nacer”. Recuerdo la tensión de casi todos, reunidos en el salón, alrededor de aquella Zenith trans-oceanic Royal (pedazo de radio, en todos los sentidos), haciendo fuerza, con el corazón en un puño porque la liga se nos escapaba. Una amiga de la familia, Lolita Aliño, ¡qué grande eras, Lolita!, valencianista hasta la médula, seguía, como todos, con el alma en vilo la retransmisión, en pie, con mi hermano en brazos. Y de repente, como de la nada, surgió aquel zapatazo de Antón, ¡con la derecha!, que nos hizo saltar a todos levantando los brazos, jubilosos, con el corazón a mil por hora. Lo curioso del momento, fue que la buena de Lolita hizo lo mismo. Y mi hermano Miguel cayó a plomo para acabar, gracias a Dios, encima de un sofá, en vez de aterrizar sobre la mesa de cristal o el mismo suelo. Recuerdo el rapapolvo de mi madre a Lolita, el susto que todos nos llevamos y el pelotazo de anís del Mono que ella se arreó, no sé si para celebrar el gol o para aplacar su sobresalto. Tenía 14 años. Los había cumplido el día anterior, 3 de abril. Y el mejor regalo de cumpleaños, sin duda alguna, me lo hizo Antonio Martínez Morales, Antón.

El tercero de ellos, más que del angustioso partido, recuerdo aquella vuelta hacia la grada de Alfredo Di Stéfano, con los dos índices levantados, como preguntando si era verdad que el Atleti y el Barça había empatado a 1 y, a pesar de haber perdido en Sarriá, éramos campeones de Liga. ¡Y vaya que sí, lo éramos! 24 años después éramos, de nuevo, los mejores. Como decía, más allá de todo eso, recuerdo con si fuera hoy, la acogida al equipo en Mestalla, cuyos jugadores paseaban el trofeo conquistado alrededor de todas las gradas, a reventar de una afición enardecida y loca de alegría. Ese día, mi abuelo Sebastián, me cogió de la mano y me llevó, con él, al palco de autoridades, desde el que me emocioné como el chaval que era y donde acabé, entre sollozos de alegría, en un llanto irrefrenable, cantando el himno regional y jurándome, que siempre sería parte de la afición de ese Club, a la cual miraba, entre lágrimas, asombrado, estupefacto y orgulloso de ser parte de ella, absolutamente entregada a su equipo y a su gesta. Aún me emociono cuando lo recuerdo y, aún más, ahora que lo escribo.

Y el cuarto partido, que nunca se me olvidará, fue la final de copa de ese año en el Bernabeu, contra el Barça. Fui hasta allí con mis padres, no recuerdo ahora si mi hermano estaba o no. Y pasamos de la euforia al desengaño, a la rabia. Ante un desplazamiento masivo de Valencianistas (aún recuerdo los gritos continuos de Valencia, Valencia, Valencia….). Aquellos goles de Claramunt, de penalti, y de Paquito, remontados después por los de Fusté y Zabalza,  la extraña expulsión de Sol, con aquel penalti a Sergio que el incalificable trencilla Sáiz Elizondo sacó al borde del área, señalando falta en lugar de lo que era (hay cosas que nunca cambiarán). Aquella prórroga con un jugador menos, en la que de nuevo Zabalza, adelantó a los blaugranas, tras rechazar Abelardo prodigiosamente un remate a bocajarro de Asensi y los rugidos de júbilo de miles de Valencianistas cuando Valdez empató de cabezazo cruzado al primer palo, peinando el balón, a lanzamiento de saque de esquina de Claramunt II. Y el último gol de Alfonseda que nos dejó a todos helados. Y aún así, el Valencia siguió luchando y Forment estuvo a punto de volver a marcar de cabeza, lo cual impidió Reina con un paradón. Yo lloraba de rabia, pero lo hacía también de emoción, por el orgullo, por el coraje, por el pundonor del equipo, que aquel día, inmerecidamente no consiguió, “no se le dejó” conseguir el ansiado doblete. De derrotas como aquella también se aprende a comprender la GRANDEZA del Valencia Club de Fútbol.

SEMPRE AMUNT!!


Chimo Ríos-Capapé Carpi
Socio y accionista del Valencia CF, desgraciadamente SAD
·

dissabte, 28 de març de 2015

En defensa del relat

·
·
Un club de futbol és molt més que el seu patrimoni, els títols i la trajectòria esportiva. Molt més que un grapat de futbolistes defensant els colors. Molt més que un grup de dirigents prenent decisions. Un club de futbol és, per damunt de tot, la seua gent, la seua història i el seu relat.

És allò que el defineix i pren la mesura dimensional com a societat, marca el límit fins on abraça la seua ombra quant a representativitat popular. El relat és la idiosincràsia, el caràcter, la imatge que et ve al cap quan sents el seu nom. En altres paraules, depenent del relat que durant les dècades se n'haja construït al voltant de l'escut i dels colors un club és gran, humil, mediocre, conformista o valent.

Partint d'esta premissa, podem afirmar en veu alta i amb el cap ben amunt que el València és un club gran, valent, amb caràcter guanyador i que sempre ha sabut alçar-se en front de les adversitats. Allò que fa tan gran al nostre equip és el fet que mai hem fet literatura de la derrota. Hem patit anys de sequera, però no ens hem acomodat en la postura de l'infortuni com sí que han fet altres clubs com ara l'Atlético de Madrid.

Des dels primers campionats regionals abans de la instauració de la lliga espanyola, els anys 40 amb la 'davantera elèctrica' dominant el futbol espanyol, els primers títols europeus, la Lliga del 71, la Recopa i Supercopa d'Europa de Kempes, les set copes, el lustre daurat amb el canvi de segle... tots els èxits del club han estat acompanyats d'altres fracassos dels quals, de forma cíclica i inevitable, ens hem alçat amb més força.

Els xiquets de Mestalla aprenen a estimar l'escut per transmissió familiar generalment i, abans o després, acaben agraint a la seua ascendència haver-los fet d'un equip tan gran. Aquells que cresquérem entre el 80 i el 99 i visquérem anys grisos plagats d'empats en casa contra equips de mitja taula i setenes posicions en Lliga -quan la setena posició no valia per a anar Europa-, però estranyament estimàvem al València, necessitàvem Mestalla. El temps ens va acabar donant la raó una màgica nit del 99 a La Cartuja de Sevilla.

És per això que, fins i tot en temps d'incertesa, l'escut i els colors sempre han prevalgut per damunt de tot, exercint de guia per a totes les generacions del valencianisme. Fills i filles d'un sentiment etern, conscients del nostre paper: tenim un relat per defensar i continuar escrivint.


Pau Corachán Latorre
Soci del València CF
·

dilluns, 16 de març de 2015

Sin orden ni concierto

·
·
Resulta revelador cómo nuestra mente salvaguarda con mayor nitidez las anécdotas o lo superfluo por encima de otras cuestiones esenciales. Creo que Mestalla nunca ha demandado grandes explicaciones porque sus moradores nos hemos contentado siempre con vivir al día y disfrutar de ello a la valenciana manera. No hay espacio para la urgencia de las clasificaciones y la incerteza de un futuro deslocalizado cuando, en las conversaciones entre adeptos, tiramos de anecdotario a modo de pedigrí valencianista. Nos olvidamos de las ataduras del presente y el único resultado que nos compete atañe a la exposición de estos relatos.

Fragmentarios, descontextualizados, deconstruidos, parcialmente modificados para acentuar su rareza; incluso, a veces, objetivamente rememorados… He aquí uno de los nervios de Mestalla y mi humilde contribución a la causa desde mi acontecer nómada por sus gradas.

El aleatorio orden de este anecdotario nos traslada a los cuartos de final de la Copa de la UEFA 96-97. Mestalla cuece la enésima remontada inconclusa, esta vez ante el Schalke 04. Cuarenta y cinco minutos antes del partido, horas antes de la Nit del Foc, nos encontramos los más fervorosos ya dentro del estadio, mientras suenan por megafonía “El Venao” y otros temas de la época y las Generales Norte y Sur dibujan sendos mares de banderas. Ante el furor de la marabunta, el speaker decide que corear los apellidos de los jugadores cuando se narren las alineaciones (por ejemplo, Andoni… ZUBIZARRETA!) supondrá un extra en pos de la victoria. Sorprendentemente, Mestalla, embriagado, responde tanto en el ensayo como tras la salida al césped. Meses después, verano mediante, el locutor lo volvió a intentar ante la visita del FC Barcelona, siendo en esta ocasión ignorada la iniciativa.

Peor salió el ensayo de un tifo de rollos de papel en el fondo sur (también contra el FC Barcelona, temporada 98-99), simultáneo a uno de cartulinas en grada central. Nuevamente, el speaker llamó al ensayo general (indicado expresamente para los de las cartulinas de grada central) desde su minarete, con la mala espina de que algunos también ensayaron con los rollos de papel. Ya era tarde para deshacer el entuerto…

Y no debe olvidarse que Mestalla fue pionero en tifos de rollos de papel (VCF-Real Madrid CF 89-90). También lo fue en la consagración del tifo sobre el césped, una extraña variedad, más bien performance, que se pudo ver antes del sacro VCF-RCD Espanyo de la campaña 01-02. La ocurrencia surgió de la reflexión relativa a que, si los aficionados de la grada central habían compuesto mosaicos durante toda la temporada, tenían derecho en este vital partido a contemplar un “tifo” delante de sus localidades.

Bien, continuemos con el repaso…

Como decíamos, los valencianistas hemos gustado de decorar nuestro estadio, mediante el desinteresado e ilusionado esfuerzo de los hinchas o también con la estridente distribución de colores para las sillas que sustituyeron a las de enea y al cemento, como las verdes de detrás de las porterías; o vallas, recuérdense las de las Generales pintadas de amarillo durante la segunda vuelta de la temporada 90-91. También cabría incluir la publicidad que se plasmó sobre el césped durante el Trofeu Taronja de 1987, de la cual no tengo recuerdo por cuestiones de edad.

Sí que me acuerdo de un hito que seguramente no tenga parangón en otros equipos de nuestra Liga (más allá quizás del Levante UD, por entonces en Segunda B), el de contar con una valla publicitaria contratada por un partido político. Se trataba de la de Unio Valenciana, visible al menos durante la temporada 94-95.

Como telúrica asociación de ideas me han sobrevenido los naranjazos que se propinaban a los jugadores del Real Madrid CF, fet diferencial de Mestalla. Tuvimos clausuras del estadio y apagones como todo hijo de vecino durante estos últimos veinticinco años, pero, para confusión y surrealismo máximos, aquel interminable descuento perpetrado por García de Loza contra el FC Barcelona en la campaña 91-92. Aseguran los testigos que decretó la conclusión del encuentro desde el túnel de vestuarios… Minutos antes había expulsado a un miembro de la Cruz Roja por un corte de mangas.

La banda de música merecería un capítulo aparte cuyo mejor narrador sería el finado Nicasio (el fondo sur no te olvida, “el del puro, oé!”). Mención especial para aquella animosa banda holandesa que entretuvo al graderío con sus charangueras evoluciones sobre el verde.

Sin duda, Mestalla es diferente. No tocaremos las palmas como los sevillistas, ni meteremos tantos decibelios como los colchoneros. Ni falta que nos hace. Así debió pensar el Último Pirotécnico, al que más de una década después de la prohibición de petardos y bengalas en recintos deportivos le pudo el gen explosivo de Mestalla y le dio por encender una traca en la banda de grada central para celebrar aquel primer gol de Claudio López al Liverpool (UEFA 98-99). La previa de aquel encuentro tampoco tuvo desperdicio, con Manolo saltando al césped con su bombo a cuestas y besando la hierba al estilo Juan Pablo II. Volvíamos a Europa, pero poco a poco.

No obstante, no sólo de grandes competiciones vive el hincha. También hemos podido ver deambular sobre el terreno de juego al hijo del malogrado Gadafi durante el último Taronja triangular y, tal vez, alguno pensaba que su recuerdo nunca volvería a manifestarse entre nosotros, pero me he permitido invocar el espectro de la Liga Autonómica. Por si la errática temporada 93-94 no había supuesto suficiente castigo para los valencianistas, la FORTA nos obsequió para matar el gusanillo con sendos grupos de tres de sus equipos asociados que lucharían por el título.

Tampoco resultó fácilmente clasificable el partido conmemorativo del 75 aniversario contra Brasil, en el que nos reforzaron Caniggia y Latorre, que además marcó un gol. Hubo tertulianos que se pasaron meses recomendando encarecidamente su fichaje en los aquelarres valencianistas…

El ejemplo perfecto de que tendemos a quedarnos con lo accesorio y soslayar lo solemne.

Dicho lo cual, después de acometer esta retahíla de anécdotas y rarezas, me alegro de poder integrarlas en ese coral relato valencianista que, como siempre, un poco a trompicones, vamos escribiendo.


Simón Alegre
Socio del Valencia CF
·

dimarts, 10 de març de 2015

Un sentimiento heredado

·
En homenatge a la figura del recentment desaparegut José Vicente Aleixandre publiquem este article aparegut en el diari Levante-EMV el 12 de maig de 2002 amb motiu del campionat de Lliga aconseguit aquella temporada pel València CF.
·
·
En el velero triunfal del éxito se embarcaron anoche navegantes de otros mares, buscadores de fortuna, vividores sin escrúpulos, tocadores de palos ajenos, pregoneros de causas adversas, viajantes ocasionales, tahúres reconocidos, tontos útiles, listos de toda la vida, ignorantes supinos, jerifaltes aprovechados, militantes de colores extraños...

De pronto, en Mestalla, se cruzaban sonrisas forzadas, miradas que a duras penas podían esconder la contrariedad, parabienes falsos y abrazos traicioneros. A este carro de gloria se han subido gentes extrañas, que no estaban invitadas, que no tienen por qué inflar pecho ni colgarse medallas que no se han ganado.

Cuanto anoche se vivió en Mestalla es la expresión de un sentimiento atávico, heredado, que no se improvisa ni admite advenedizos. A la nómina de afiliados, se apunta cualquiera. En la fe, hay que estar bautizados. En la creencia sólo se enrolan los elegidos. Aquí nos conocemos todos, y sabemos cuánto hay de auténtico en un leve gesto y cuanta mentira se esconde tras un aspaviento grandilocuente.

En el 86, cuando el Valencia se fue a pique, muchos de los que anoche asomaban rollizos y ufanos por las pantallas de la fama, se escurrieron como serpientes. A aquel reclamo de urgencia sólo acudieron un puñado de esforzados valencianistas que sentían el hierro.

Alguno de ellos, asistía desde la tribuna, callado, emocionado, orgulloso y satisfecho, a una celebración que le pertenecía tanto como a muchos de los que la protagonizaban. Esta copa, es de todos, pero de algunos, un poco más que de otros.

Por eso, anoche, me acordé de tanta gente de mi pueblo que ya no ha podido vivir esos instantes. Hombres como mi padre, que heredaron un sentimiento y lo transmitieron a sus hijos. Él no estaba, pero en su lugar detecté a su nieto, agitado, frenético, absorbiendo con la mirada todo cuanto acontecía y percibiendo la misma fragancia de felicidad que habría aspirado su abuelo. De pronto, como empujado por un resorte, me vi subido al asiento, los brazos elevados sobre la cabeza, batiendo palmas, la voz quebrada y la mirada nublada... Por un instante, noté que esta copa también me pertenecía un poco...


José Vicente Aleixandre
Periodista
·

dimarts, 3 de març de 2015

Mestalla, estribillo de nuestras vidas

·
 

·

Escribir sobre Mestalla es escribir sobre una parte de mi vida.

No es un brindis al sol, son setecientos cuarenta y siete partidos los que llevo contabilizados hasta la fecha en una vieja libreta que me compré en 1986 y en cuyas líneas, casi treinta años después, sigo dejando caligrafía y testimonio de los partidos que acudo al viejo estadio.

Antes de esa fecha ya frecuentaba Mestalla, pero fue entonces, a mis doce años, cuando inicié aquella especie de inocente redención para regresar a Primera, apuntando los resultados jornada a jornada.

No existía internet ni el teletexto y llevaba las cuentas para el retorno a donde nunca debimos dejar de estar, a lápiz y manubrio.

Empezó siendo terapia y luego se convirtió en adicción que hasta fecha de hoy me dura.

Y no es que esté dispuesto a acabar con ella, es que mi hijo Rober, en su diario, aprendió a escribir anotando los partidos que desde que nació acude conmigo a Mestalla.

Mi hija Aitana, de momento no sigue la tradición familiar, aunque para nuestra envidia, nació un 20 de mayo, no de 1923, sino de hace cuatro años.

Así somos el pueblo de Mestalla.

Y es que no hay lugar en el mundo con más sentimiento por metro cuadrado que Mestalla.

En su atmósfera, nada es indiferente, todo es extremo, lo bueno y lo malo.

Para lo demás, ya está la vida ahí fuera. Ella se lo pierde.

Cómo explicar Mestalla, pienso desde el fondo norte asomado tras el bonito mosaico de “Tornem” (nosotros nunca nos fuimos) mientras miro hacia el bar Penalty observando los ríos de vidas que van a parar, entre otras, a la Grada la Mar.

Y pienso en Mestalla como estribillo de una canción en eterna composición.

Posiblemente una balada (valga como homenaje a Rafa Lahuerta, trozo de grada de Mestalla hecha persona).

Imposible de explicar a quien no lo pueda entender, porque del corazón a la palabra pierde toda su intensidad. No hay atajo que valga. Se trata de sentir.

Pienso en Mestalla como estribillo de un “se alza el telón”.

Sentado en las rodillas de tu padre, hipnotizado, observas ese mágico universo recién descubierto en el que lo menos importante es lo que sucede en el terreno de juego.

Pienso en Mestalla como estribillo de ley de vida.

Emancipado en la vieja General, cuando ser joven y animar eran las únicas dimensiones del teatro. Irreductible pasión de cuando creíamos que la vida iba en serio…como todos los jóvenes allí estábamos, entre avalanchas llevándonos la vida por delante.

Pienso en Mestalla como estribillo del desengaño.

La verdad desagradable asomó en forma de Sociedad no tan Anónima y muy Antideportiva, degradándonos de Generales de Pié a soldados rasos y desconocidos. Pero nunca arrodillados.

Pienso en Mestalla como estribillo del imperio che-austrohúngaro.

Berlanga en el ambiente, “Mestallidos” como sentencias autóctonas, Universo Mestalla:

“El año que viene vendrá a verte tu puta madre.
Tu puta madre y yo, como hago desde hace 40 años”.

Pienso en Mestalla como estribillo de otoños en el calendario.

Y la frente, cada quince días, marchitándose entre gol y gol, y volver, volver, volver, a tus gradas otra vez.

Mientras el paso del tiempo blanquinegra tu sien, supimos reír por dos veces en Mestalla lo que lloramos en París y Milán. Y la cuenta no está saldada.

Pienso en Mestalla como estribillo de aprendizaje y madurez.

Del cielo al infierno en un segundo y viceversa.

Por cada héroe que vi en el césped, descubrí diez en la grada.

Pienso en Mestalla como estribillo de vuelta a la niñez.

Billete de regreso, noventa minutos más descuéntame otra vez aquel cuento con final infeliz.

Pienso en Mestalla como estribillo de un futuro incierto.

Me resigno a tu caducidad impuesta. Nunca les perdonaremos.

Aún no te has ido y ya te echo de menos.

Pienso en Mestalla como estribillo de caminos que no importa si no llevan a Roma.

Yo me bajo en Blasco Ibáñez o Avenida Aragón.

Brújula de mi ciudad y mi vida, incluso en verano sin campeonatos, fuerzo tu encuentro.

No quiero Valencia si ti.

Pienso en Mestalla como estribillo del relevo generacional.

Ahora son tus rodillas las que dan asiento a tu hijo, que hipnotizado, mira ese mágico universo recién descubierto en el que lo menos importante es lo que sucede en el terreno de juego.

Y te das cuenta que ya formas parte, como estribillo, de esa balada en eterna composición llamada Mestalla.

Así más o menos, te siento.

Así, sin duda, te quiero.


José Carlos Fernández Haba.
Socio del Valencia.
·

diumenge, 15 de febrer de 2015

Pablo Muga que estás en Mestalla

Hui reproduim l'article publicat el passat 5 de gener a Diario de Mestalla sobre el llibre de Rafa Lahuerta "La balada del Bar Torino".
·
 ·
Una prosa poderosa, directa y contundente. Frases cortas, a veces muy cortas, cada frase una sentencia, casi una conclusión, casi un veredicto. A veces concreto, otras muy reflexivo, siempre evocador y cultivado, siempre firme y convencido incluso cuando divaga confesando sus propias dudas, porque hasta eso hace el autor de forma brillante. ‘La balada del Bar Torino’, de Rafa Lahuerta Yúfera, no es una novela, son más bien unas memorias trufadas de recuerdos imborrables, referencias históricas, noches de fútbol, personajes entrañables, humo de puro y mucha nostalgia. Un montón de pequeños relatos, a veces con saltos temporales incluso en el mismo párrafo pero siempre avanzando en el tiempo, que forman un gran collage vital. Cada capítulo es como una fotografía, mejor, como un corta película que avanza y retrocede describiendo un momento, un personaje, una época. Juntos forman un todo concluyente, pero cada pequeño relato es tan intenso por separado como perfectamente comprensible, con su principio y su final. Rafa Lahuerta se luce con esta historia sobre su propia historia y la del Valencia CF, una apasionante y apasionada crónica contada con memoria prodigiosa que no deja de ser un ajuste de cuentas consigo mismo. Comienza narrando historias de su familia, de sus antepasados, de cómo heredó el pase de su abuelo, de cómo heredó de su padre la militancia y amor incondicional, a menudo doloroso, por aquél Valencia FC de los primeros años. Porque en todo el libro están omnipresentes Valencia, Mestalla y el propio Valencia CF, que son a la vez decorado y personajes principales. Hacia la mitad el relato cambia, ya son historias del Valencia CF ahora salpicadas de referencias a su familia. Y el final es emocionante, con un impresionante y conmovedor capítulo onírico que pone los pelos de punta.

Siempre he creído que ‘delicioso’ es un adjetivo muy relamido para referirse a un libro o una película, demasiado sensiblero, quizá hasta un poco cursi. Sin embargo. después de leer ‘La balada del Bar Torino’ no se me ocurre otro que lo describa mejor, es un libro auténticamente delicioso. Supongo que ser valencianista como su autor amplifica esa sensación, pero diría que aun sin sentir los mismos colores el relato sigue siendo una delicia. Así que, si eres valencianista y disfrutas de la lectura, te recomiendo encarecidamente empaparte, sumergirte en su atmósfera y saborear este precioso relato. Si tan solo eres valencianista también deberías hacerlo, para entender de dónde viene esta pasión irrenunciable y a menudo tan cruel. Si no sientes los colores pero te gusta leer, creo que apreciarás también la verdad y sensibilidad que hay en sus líneas. Y si no eres del Valencia CF ni te gusta leer… bueno, entonces tampoco estarás leyendo esto. Eso sí, tú te lo pierdes, tanto una cosa como la otra.

A mi no me llama mucho la literatura y la épica futbolera, lo confieso, pero tengo la impresión que memorias que me toquen tan de cerca como ‘La balada del Bar Torino’ no se escriben todos los días. Y ya que proclama que será su primer y último libro, es de esos que me gustaría tener firmados por su autor. Y en este caso no parece difícil conseguirlo, me basta con acercarme durante un partido por su exilio en la última fila del Gol Norte, aun a riesgo de entrometerme en su respetable excentricidad y molestarle un poco. Y quizá algún día lo haga, antes de mudarnos todos al nuevo estadio donde ya nada será lo mismo, y donde sospecho que quizá nunca haga acto de presencia el autor de ‘La balada del Bar Torino’, auto condenado a ser un trasunto de Pablo Muga de por vida. 


Lobo 
Socio del Valencia CF 
·

diumenge, 25 de gener de 2015

El regalo de la complicidad

·
El dimarts 27 de gener a les 19:00h es presentarà al Complex Esportiu Petxina de la ciutat de València "Somiar gols", una adaptació al món del futbol de 13 contes de la literatura clàssica universal feta per Miquel Nadal, cofundador i col·laborador habitual del nostre blog. Volem celebrar-ho amb la publicació d'este post de Rafa Lahuerta.
·
·
La primera vez que Miquel Nadal me habló de su libro de cuentos infantiles pensé en la voz cascada de Gloria Fuertes. El césped es verde, el balón es redondo, el fútbol es así. Después comprendí que iba en serio. Y Miquel Nadal escribió “Somiar gols”, un libro que, por encima de todo, desprende amor, ternura y originalidad. Un libro diferente, que se aleja del registro habitual del autor. Nadal es como Moriggi, un todocampista de la literatura. Lo mismo escribe un ensayo sobre el socialismo valenciano que un relato de ficción anclado en un imposible bar de carretera; un discurso que un pregón, un poema que una obra de teatro, un documento oficial que una columna de prensa.

La literatura infantil me parece un cable de alta tensión donde perder el equilibrio es lo habitual. No es el caso de “Soñar Goles”. Al autor le avala su capacidad intelectual, su amplitud de miras y muy especialmente en este caso su condición de padre afectivo y responsable: motor real de este libro tan insólito como generoso. Y digo generoso porque Nadal nos regala la intimidad ya vencida por el paso del tiempo de unas complicidades que sin duda han dejado huella en sus hijos, como deberían dejarla en todos aquellos niños que tengan la fortuna de ser oyentes-lectores de estos cuentos futboleros que esconden una filosofía vital noble y honesta. No es el fútbol de los padres codiciosos que ven a sus hijos como inversiones andantes. Nadal escribe un libro contra eso. Pero lo hace con un tono tan amable y preciso que apenas necesita evidenciar su rechazo hacia ese fútbol infantil ya contaminado por los excesos del mercantilismo. Sin duda, esa es su virtud más elogiable. Ha escrito una fábula a favor del compañerismo, del respeto y de la épica que nace de la humildad y no de la prepotencia. Un libro moral sin moralismo, con un tono sencillo pero rico en matices y ramificaciones, que confirma algo que Miquel Nadal sabe perfectamente: el fútbol es sólo la excusa para que padres e hijos puedan empezar a dialogar sobre lo que de verdad importa: la buena vida.

Soñar goles” es el libro que me hubiera gustado leer/escuchar cuando era niño. Para quienes crecimos con la enfermedad del fútbol como hilo argumental de nuestras anómalas infancias, este libro hubiera sido una fiesta y un tesoro. Casi todos los cuentos esconden un matiz que los hace necesarios, pero hay dos que me parecen sobresalientes: “El capitán feliz” y “El clarinete de Benimaclet”. Creo que me gustan tanto porque de alguna forma se acercan con extraña precisión a una realidad que tiene mucho que ver con el Valencia CF.

El libro tiene otra rara virtud que a mí personalmente me parece capital: hace visible la ciudad de Valencia como escenario de ficción en un ámbito, el infantil, donde casi todos los narradores apuestan por lugares irreales u oníricos.

Me gusta pensar, así lo creo, que la gran novela de la ciudad de Valencia la escribirá un niño que ahora escucha por primera vez como su ciudad existe más allá de rutinas, apariencias y banalidades. Una ciudad de niños que cruzan el río para visitar a sus abuelos, intercambiar cromos en los alrededores de la Plaza Redonda o sacudirse el frío en abandonados campos del extrarradio. Para ese escritor del futuro, Miquel Nadal ha sembrado un camino repleto de migas de pan. Sólo falta que Pulgarcito se haga mayor y nos lo cuente.


Rafa Lahuerta Yúfera
Socio del Valencia CF
·

dimecres, 7 de gener de 2015

Antonio "Tonín" Fuertes. In Memoriam.



·
·
Ens ha deixat Antonio Fuertes Pascual, jugador del València CF dels anys cinquanta. Defensant els nostres colors va disputar 223 partits marcant 67 gols.

Sense dubte, de tots els seus gols, els dos més recordats per la seua importància i transcendència foren els que marcà la vesprada del 20 de juny de 1954, a l'Estadi de Chamartín, davant unes graderies abarrotades per milers de valencianistes arribats a Madrid de totes les maneres imaginables.

Els integrants d'eixe equip, format quasi exclusivament per jugadors valencians foren: Quique, Quincoces II, Monzó, Sócrates, Pasieguito, Puchades, Mañó, "Tonín" Fuertes, Badenes, Buqué i Seguí, entrenats per Jacinto Quincoces. Davant tenien al Barça dels Segarra, Biosca, Luis Suárez, César, Basora, Moreno i Manchón.

Al minut catorze Fuertes marcà el primer gol, al cinquanta set va assistir a Badenes per a que este fera el 2-0 i el definitiu 3-0 de nou va ser materialitzat per Fuertes als cinquanta nou minuts.

Eixa Copa del 1954, l'edició número cinquanta del Campionat d'Espanya va suposar el tercer títol coper per al nostre club i va convertir a eixos jugadors en part de la llegenda valencianista.

Valguen estes línies d'homenatge a tots ells i en especial a l'heroi d'eixe partit Tonín Fuertes. 


últimes vesprades a Mestalla 
·