dijous, 15 d’abril de 2010

Banqueta visitant. Athletic Club

·
Dos históricos en Mestalla

Para cualquier aficionado del Athletic nacido a partir de los años 60-70, el nombre de Mestalla evoca el recuerdo de un momento único: el gol de Tendillo que nos dio la Liga del 83, una Liga largamente deseada y anhelada tras más de 25 años sin ganarla, y 10 años después el último título, la Copa del Rey de 1973.

Pero sobre eso ya hay un excelente artículo en este blog escrito por Juan José Martínez Jambrina, cuya lectura recomiendo porque expresa perfectamente el sentir de cualquier aficionado del Athletic.

Reflexiono en esta semana previa al partido y me doy cuenta de algo en lo que nunca había pensado: sólo conozco a un aficionado del VCF. Y curiosamente, es en realidad una amistad cibernética la que nos une, con lo cual podría afirmar que nunca he tenido una conversación cara a cara con un aficionado ché. También pienso en que es extraño que siendo uno de los estadios que más me gustaría visitar, nunca he visto allí un partido. Tendré que poner remedio a eso cuando se presente una ocasión.

Para el Athletic de hoy visitar Mestalla es visitar un estadio difícil, en el que arañar puntos se antoja muy complicado. El potencial del VCF está fuera de toda duda, y la prueba es la situación en la clasificación, terceros y por tanto, ganadores de la otra Liga: la que juegan los equipos que no son favorecidos por contratos televisivos y otras ayudas, aunque eso es motivo para otro debate.

Por otra parte, son tres meses ya sin ganar fuera de casa, y eso es una losa pesada en el equipo, a pesar de que su buena clasificación en la tabla añade un plus de peligrosidad para el VCF. Al estar asegurando los puntos en San Mamés, el Athletic es ahora un equipo más atrevido fuera, aunque desgraciadamente no se esté traduciendo en buenos resultados, bien por la mala suerte (Coruña o Gijón), bien por un exceso de conservadurismo (Sevilla) o bien por enfrentarse a un rival muy superior (Barcelona)

Pero hablemos de Mestalla, y de lo que significa para un aficionado del Athletic: es la casa de un grande, y por tanto a Mestalla se acude con respeto. Es un campo que destila un gran ambiente de fútbol, como no puede ser menos siendo el estadio de un histórico. Y es un estadio al que se acude pensando en que ganar es una proeza…Y además, es un estadio muy especial, en el que se han vivido grandes duelos contra un equipo al que se tiene mucho cariño en San Mamés.

Esperemos ver un gran partido, que gane el mejor, que éste sea el Athletic, y mucha suerte para el Valencia en el resto del torneo liguero.

Amunt Valencia! Aúpa Athletic!


David Domínguez
Aficionado del Athletic Club
·

7 comentaris:

TheoSarapo ha dit...

Al año siguiente, en nuestra segunda liga, Mestalla volvió a ser clave. Ganamos 1-2 en el penúltimo partido de Liga con un agónico gol de Noriega que Zubizarreta cuenta así:

"Cuenta la leyenda que en mayo de 1984, Ignacio Ellacuría y Jon Sobrino, jesuitas y eminentes prohombres de la Teología de la Liberación, se refugiaban de una enorme balacera consecuencia de la intervención del ejército de El Salvador (Ellacuría no pudo librarse de la acción de los paramilitares en 1989 y fue asesinado junto a otros cinco de sus compañeros jesuitas, Segundo Montes, Juan Ramón Moreno, Ignacio Martín-Baró, Amando López y Joaquín López, y una mujer, Julia Elba Ramos, y su hija, Celina, menor de edad). En un momento en el que la intensidad del tiroteo se hacía insoportable, Ellacuría preguntó a su compañero mejor situado cómo estaba la cosa, a lo que le respondió Sobrino: "Hay esperanza. Acaba de marcar Noriega". Jon Sobrino tenía una pequeña radio con la que estaba siguiendo el partido que el Athletic disputaba en Mestalla y en el que se jugaba sus posibilidades de ser campeón de Liga. El gol de Noriega rompía el 1-1 y dejaba al Athletic a sólo diez minutos y un partido en casa de revalidar el título de campeón de Liga."

TheoSarapo ha dit...

Gracias a David por el recuerdo.

David Domínguez ha dit...

Maravillosa anécdota, Theo. Muchas gracias.

Anònim ha dit...

Tú no has estado en Mestalla viendo al Athletic, yo no he estado en La Catedral viendo al Valencia CF..... eso hay que solucionarlo cuanto antes, la próxima temporada, por ejemplo.

Un placer poder contar con tu particular granito de arena al homenaje del viejo estadio.

Un saludo
Jose Miguel Lavarías.

kawligas ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
kawligas ha dit...

Magnífica anécdota. Igual que se hermanan las ciudades deberían hermanarse los estadios. Y ahora que ambos estadios históricos han iniciado su camino hacia el declive, el olvido y la sustitución (más que probable) de sus míticos nombres por el de patrocinadores multinacionales, propongo el hermanamiento de ambos coliseos y que quede constancia, aquí primero y luego en sendas placas sitas en los nuevos estadios: "San Mamés y Mestalla, hermanados por los tiempos de los tiempos en la memoria inmaterial del juego del fútbol".

David Domínguez ha dit...

Kawligas, no creo que San Mamés vaya a caer en el olvido, eso jamás, es parte muy importante de la historia del Athletic.
Además, el nuevo campo se llamará San Mamés Barria, así que tampoco llevará el nombre de un patrocinador.
Saludos,

David Domínguez