dimarts, 15 de març de 2011

No diga Güelz diga Beckchel

·
Las razones por las que Toni Lara se empeñó en llamar Beckchel a quien todos llamábamos Güelz pertenecen al arcano de los misterios mejor guardados de Mestalla. Era tema de debate en el colegio y nunca hubo nadie capaz de encontrar una justificación, ni siquiera un vecino de madre bávara al que todos llamábamos "alemán de cara larga" y que sólo por la pereza de tener un apodo tan largo acabó siendo "el nazi". Claro que eso fue al principio, en las primeras semanas de quinto de EGB, durante la primera vuelta de la temporada 81-82. Un momento en que la fe en el nuevo crack aún se mantenía en pie. Tiempo suficiente, eso si, para comprobar que algo fallaba. Que el proceso de adaptación se prolongaba demasiado...

Su verdadero nombre era Kurt Welzl y nos lo vendieron con la etiqueta del nuevo delantero moderno que hacía furor en la vieja Europa. Con esa vitola se le recibió, hasta el extremo de que Arnessen parecía el fichaje de relleno y el austriaco el de relumbrón. Pronto, sin embargo, se vio que Welzl tenía todas las papeletas para engrosar la larga lista de jugadores malditos. O como decía mi padre, el jugador tonto que siempre necesita el Valencia para seguir siendo el Valencia. En eso, Welzl tenía un repertorio de muecas y gestos bastante notable. Llegaba tarde, corría como un pato y siempre agitaba los brazos lamentando su supuesta mala suerte. Pronto corrió la leyenda urbana de que jugaba con lentillas y que las perdía al intentar rematar el primer balón. Toda una declaración de principios. Hasta en eso Mestalla ideó para el pobre xic una excusa más comprensiva. No era un juerguista ni un golfo ni un perro. En todo caso un miope despistado con problemas de orientación. Que sólo jugara bien y marcara un golazo el día de la pantanà frente al Banik Ostrava alimentó aún más la teoría. Una teoría nada descabellada que se vio ampliamente superada por aquella otra que afirmaba que Welz ltenía un hermano gemelo: el teclista desacompasado de "Ricchi e Poveri". A las pruebas me remito. Lo que nunca sabremos es en que academia de idiomas estudió Toni Lara.


Rafael Lahuerta Yúfera
Socio del Valencia CF
·
·-·

·-·



9 comentaris:

kawligas ha dit...

Impagable la conexión Richi e Poveri, je, je...

Oxímoron ha dit...

¿Para qué vas a fichar a Krankl si puedes tener a Welzl?

Mofo ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Anònim ha dit...

Los compañeros de plantilla no le llamaban Cucurrucu ???

Hablando de parecidos y ya que citas a Frank Arnessen, era asombroso cómo se parecía al Schwarzenegger (o Chuachenager o Esvarcheneger.. que venga Toni Lara a pronunciarlo!!!) de Conan el Bárbaro.

Un saludo
Jose Miguel Lavarías

Anònim ha dit...

Y por cierto, en el partido VCF-R. Madrid, el mítico 1-0 de la 82-83, nos pudo haber evitado algun sufrimiento si, A PORTERÍA VACÍA, su remate de cabeza en plancha tras el rechace del larguero despues de un tirazo de Arias, no la hubiera mandado fuera.

Qué malo era.

Otro saludo
Jose Miguel Lavarías.

paco gisbert ha dit...

Welzl es un mito. El primer delantero que tuvo el Valencia que, más que indignar a la grada, hacía reír.
Un ejemplar único para nuestra particular galería de los horrores valencianistas.
Abrazos, Rafa. Sigo pendiente de que nos veamos y pasarte el libro

Anònim ha dit...

se echan en falta tus textos antilevantinistas ex yomus, Valencia GRANOTA desde 1909

Anònim ha dit...

pues espera sentado granota. El Levante está haciendo las cosas tan bien últimamente que ya sólo me despierta cierta simpatía.

R

Anònim ha dit...

Es cierto Rafa, corría con una mezcla de baile de vals y trote patoso. Imapagable la frase histórica de Oxímoron.

Alfredo Cardona