dimarts, 2 de setembre de 2014

Crónica de un Deadline Day

·
·
Me levanté a las 11. La noche anterior me había puesto el despertador a las 10 -tampoco iba a ser un madrugón- pero la cosa se me fue de las manos. Me quedan un par de semanas para volver a clase así que puedo permitirme que se me hagan las tantas escuchando cualquier tertulia radiofónica deportiva.

Abres los ojos, enciendes los datos y dejas cargar el Twitter mientras te preparas algo para desayunar. Los desayunos (mis desayunos) del siglo XXI consisten en recrearse con un vaso de leche con un polvito que sabe a cacao y unos cereales mientras consulto las novedades deportivas acaecidas en el mundo mientras yo estoy sumergido en unos sueños que de día me encargó de intentar lograr.

Se me para el mos, primera sorpresa, Falcao a punto de firmar por el Manchester United. Me descoloca. Había sonado el 'Tigre' para el otro equipo de la ciudad, pero no para un United que anda tan desorientado como yo cuando había sonado el despertador. Ese movimiento de última hora llevaba a pensar que lo de Negredo al Valencia no iba a ser tan fácil, el City no querría deshacerse de un delantero si finalmente no le llegaba otro. Especular es gratis.

Al Valencia 2014-2015 le faltaban dos piezas, un mediocentro y el delantero, y ninguna de ellas se anunciaría antes de comer. En cambio sí que iban a hacerse públicas las salidas de Jonas, Postiga y Viera. La dirección deportiva quería deshacerse de ellos como fuera, por no contar para el míster, por ser muy costosas sus fichas, etc. Salidas necesarias pero muy criticables en cuanto a lo ingresado. Nada, para ser exactos.

El día avanzaba, la gente actualizaba su Twitter cada vez en intervalos de tiempo menores, y no sería hasta casi las nueve de la noche cuando empezaría a sonar con fuerza el nombre de Filipe Augusto, del Río Ave. Xe sí, eixe que volia Nuno si no venia Enzo i si tampoc venia Guarín. Ese. La opción C. Si no lo has visto jugar no critiques el fichaje, límitate a esperar y, con motivo, a enrabietarte un poco como un niño porque te habían prometido la Play 4 y te han traído un palo.

Augusto no era la bomba, eso estaba claro. La gente seguía esperando la oficialidad de Negredo. Las 22, las 23, las 23:30, menys quart, xiquets plorant... Tranquilos. A falta de pocos segundos para la medianoche -no exagero, fue así- el Twitter del Valencia anunciaba lo esperado. “Este és el nostre 7. Benvingut a València”, rezaban los tuits que hacían respirar a todo el valencianismo. Yo sigo pensando que la cosa estaba cerrada desde hacía horas, que Amadeo lo había diseñado todo para que este loco verano valenciano acabase con el terratrèmol final. Con la bomba prometida.


Pere Alapont (@perealapont)
Socio del Valencia CF
·