dissabte, 13 d’abril de 2019

BITACORA DEL CENTENARIO

Jornada 32


Extracto de los estudios recientes sobre la tribu de “Los otros” o “Granotes”.
Adaptación de la conferencia realizada por Sergi Calvo en la sede de la sociedad científica uvaM.
Abril 2019.

 Objeto de estudio:
“Los otros” son un grupo humano peculiar que se autodenominan a sí mismos “Granotes”.

Aunque el origen del término no parece tener relación con el citado anfibio, también nuestra civilización se refiere a ellos, con evidentes tintes despectivos, como “sapos”, con lo que su relación como especie con el género Batracio parece la más próxima a su volkgeist original.

Toma de contacto:
La primera toma de contacto por mi parte con estos seres en su entorno original, se produjo mediada la década de los 80 del siglo pasado. En mis visitas a su nicho ecológico, de manera muy rápida me sorprendió el hecho de que se dirigiesen al colegiado del encuentro futbolístico utilizando el término “Valencianistafilldeputaxotodemerda”. El hecho de que este término (o mejor, unión de conceptos dispersos) fuera utilizada cuando los lugareños percibían alguna decisión perjudicial para sus propios intereses deportivos, me hizo rápidamente deducir que “Valencianista” o “Xoto” son asociados a términos hostiles o profundamente despectivos. Deduje rápidamente el desencuentro entre estos seres y nuestra civilización. Nótese que no era la totalidad de los allí congregados los que utilizaban con furia y desprecio estos términos al colegiado. Mi teoría es que, muy probablemente, muchos de los allí congregados en aquel evento de fútbol en categorías semiprofesionales (Hábitat habitual de los “Granotes”) éramos en realidad valencianistas o “xotos” encubiertos. Contándose en muy pocas docenas los verdaderamente granotes “puros”.

Nicho o hábitat:
El espacio de desarrollo de esta cultura es una muy curiosa e interesante réplica, en tamaño miniatura, de un estadio de fútbol. Es prácticamente de idéntica forma a los estadios normales pero de en escala reducida. Aún así, pese a que los granotes son de tamaño normal, rara vez esta réplica miniaturizada de estadio llega a completar su aforo y si lo hace, gran parte de los asistentes lo hacen sin pagar acceso al estadio.

Rituales e idolatría:
Sus ídolos son los habituales en estas culturas y no difieren demasiado de las nuestras. Su principal deidad actual recibe la denominación de “Comandante Morales”, de reivindicada velocidad y agresividad hacia sus enemigos. Aún así, suele ser inofensivo en gran parte de los combates. Su principal mito habla de un defensa de gran tamaño llamado “Sergio Ballesteros”. Intrascendente fuera de las fronteras de la tribu, haría las funciones de paternidad mitológica. “Ettien” o “Paco Salillas”, nombres igualmente desconocidos para el común de los mortales, figuran en el panteón reciente levantinista. También aquí encontramos registros de deidades “pufo” o que no generan buen recuerdo en los ancianos de la tribu, es el caso de “Johan Cruyff” por ejemplo. Sorprendente es el análisis que se realiza de nuestro maldecido “Mijatovic”, que aparece igualmente en la cultura Levantinista o Granota. El engominado montenegrino aparece en los documentos iniciales, como una buena y salvadora divinidad, mas, en la evolución de su relato, también se percibe cierto gesto torcido entre los miembros más veteranos de la tribu. Siendo despreciado, casi por igual entre, ambos pueblos.

Aunque sin duda la más pintoresca y sorprendente leyenda levantinista está incluída en el llamado “Ciclo de Ramalho”: estrambótica historia de un delantero brasileño que tenía por costumbre ingerir por vía oral… supositorios.

Los registros de nuestro Vicente Rodríguez aparecen mutilados siendo el término “Vicentín” considerado Tabú entre los aborígenes.
  
Historia:
Según sus registros documentales, la fundación de la entidad es datada en el año 476 de nuestra era cuando el ostrogodo Odoacro, con la cabeza de un legionario romano a sus pies, como una pelota, “miro – textualmente- en dirección a Levante”. Tal sería la primera mención al club. No obstante, algunos estudiosos locales sostienen haber encontrado en un depósito de tablillas sumerias fechadas en 2975 AdC, registros cuneinformes que situarían ya entonces, la existencia del club.

Sea la tesis ostrogoda o un origen próximo a la prehistoria, el Levante sería, junto al Sevilla, no sólo el club decano del fútbol universal sino que sería el origen de la civilización occidental tal cual la conocemos.

Afición:
Mis recientes estudios sin embargo han desmentido una tesis muy extendida entre los extraños a este grupo: no existen Levantinistas puros, es decir, todo levantinista tiene una afición encubierta vinculada a Real Madrid o Barcelona.

Debo desmentir y apuntar la falsedad de esta afirmación. He conocido varios sujetos que sí que son ejemplares puros y que incluso muestran profunda indiferencia hacia el FC Barcelona y un profundo desprecio al Real Madrid. Verdaderamente sueñan y se emocionan con los suyos y lo son de ellos y nadie más. Para este humilde estudio antropológico, es una satisfacción la existencia de estos ejemplares y se recomienda formalmente su conservación genuina.

Dichos y costumbres:
Su gutural “Matxo Llevant” parece tener origen en la expresión, claramente inconsciente, de un loro en uno de los locales de reunión, Barrio de Ruzafa de la afición granota. Más indescifrable sitúa su analogía de “lo imposible” (en este caso el ascenso del primer equipo, algo ciertamente complicado e inaudito en su milenaria historia) con tintes algo siniestros y tétricos haciendo referencia a la antinatural cualidad de una animal difunto (un felino) a un árbol o palmera.

El resto de expresiones populares de esta especie suele hacer referencia o bien al tal Sergio Ballesteros, el susodicho Morales o, en tono burlesco-despectivo hacia nuestra civilización. Éstas últimas referencias de una rivalidad (No correspondida) suelen disminuir notablemente en intensidad tras una de las muy habituales goleadas que infringimos a los Granotas, declarándose una humillante tregua por su parte, que vuelve a crecer en intensidad hasta la siguiente derrota y/o descenso de categoría.

Conclusiones:
Aunque pintorescos y aguerridos, debe estudiarse la conveniencia de su romanización.

Sergi Calvo.

Pd. En “mis estudios” he descubierto (y ahora abandono la seriedad científica del asunto) al Abuelo de Hugo y Alex, el guerrero Nico y Víctor, Pablo, Martín padre e hijo o Rubén y Enzo, guardianes del arco, que sueñan en granota.

Son levantinistas de verdad, pendencieros e irreductibles, “picones” pero siempre desde el cariño y la amistad. Muy buena gente que vive con pasión auténtica y sana esta rivalidad que nos da vida y alegría.

No, no quiero que nadie os “romanice”, ojalá disfrutéis de vuestro Matxo Llevant durante muchos años con la misma alegría, ilusión y sencillez que me habéis demostrado. Sois ejemplo y pilar fundamental en el futuro de vuestro club.

Me enorgullezco de conocer vuestro auténtico levantinismo, pero sobre todo poder contaros como amigos.

Toda mi admiración, cariño y respeto.

(¡Y que continuéis con vuestra milenaria historia!)