divendres, 12 d’octubre de 2012

Traca va

·
·
De todas las peñas que han pasado por Mestalla mi preferida siempre fue la "Traca va". Su periplo fue efímero y no creo que contara con más de 10 miembros pero su filosofía era posiblemente la más mestallística de todas: disparar una traca a la salida del equipo y otra con cada gol del Valencia. Se ubicaban en la esquina de la general norte con tribuna, bajo la cabina de los periodistas, y se hicieron fuertes en la segunda vuelta de la 86-87, con el equipo en segunda división. Sólo el día del Jerez, 6-0, incumplieron su plan. A partir del quinto gol se limitaron a aplaudir. Con la prohibición de entrar tracas en el otoño de 1987 la peña se desintegró.

Hemos hablado poco de ese asunto, asunto capital para entender lo que era Mestalla cuando las 4 esquinas del campo retumbaban por acción y efecto de la pólvora festiva. Desde entonces el mestallismo vive de la nostalgia de la pirotecnia que es otra forma suicida y autodestructiva de ejercer el forofismo che. Hubo grandes pirotécnicos en las generales del viejo graderio. Algunos acabaron indultados. Otros volaron por los aires. Después llegaron las bengalas. Pero las bengalas eran ya un signo de uniformidad al estilo Burguer King y lo mismo las veías en una curva italiana que en una grada griega. Capitalismo pirotécnico. Nunca me convencieron.
 

Rafa Lahuerta Yúfera 
Socio del València CF 
·

10 comentaris:

Anònim ha dit...

Jaja que grans! Amunt sempre

Anònim ha dit...

Hasta en algún cromo de los años 70 está inmortalizado el humo de la traca en el coliseo de Mestalla. Sí,la echo de menos.
Por cierto muy chulo tu relato, Rafa, en Bronco y Liguero

Fran

Valent ha dit...

Aquells Mestalles de traques i coixins, de taronges al arbitre o al jugador del RM... aquells mestalles eren els que molaven...entre uns i altres ho han desgraciat...

Anònim ha dit...

Durante muchos años después de la prohibición, seguían oyendose sonoros petardazos por toda la ciudad cuando marcaba el Valencia. Algo debemos estar haciendo mal y me refiero a nivel de sentimientos, porque hace ya bastantes años que no oigo las tracas sonar por mi barrio.

Anònim ha dit...

A ver si en el nou mestalla podemos usarlas...ah no!

Anònim ha dit...

Aquello era una barbaridad. Mirándolo con la distancia del tiempo gracias a Dios que no pasó ninguna desgracia como ocurriría en Sarrià con aquel niño.El sentido común llegó muy tarde a los estadios españoles.

Anònim ha dit...

lo de Sarrià fue una bengala de salvamento marítimo. No comparemos.
Al final, con tanta prohibición nos hemos convertido en unos mojamas.

Anònim ha dit...

Si,no comparemos. También antes Mestalla aplaudía a rabiar los goles que se anunciaban contra el Barça y ahora "antimesetario" es el nombre que más llena la boca del valencianista.Los tiempos cambian, y en el caso de la seguridad, para bién.

Anònim ha dit...

antimesetario? la primera vez que oigo ese palabro. Debo estar anticuado. Menos mal que tenemos amables lectores que no pueden vivir sin nosotros.

BT

Anònim ha dit...

Las tracas en Mestalla, nunca suficientemente recordadas.
Aún llegué a verlas. Era emocionante, recuerdo llegar tarde algunos minutos y escuchar el sonido desde el exterior y musitar "vaya, nos hemos perdido la traca".

Saludos

Sergi Calvo