dilluns, 20 de maig de 2013

Y de repente... eternamente Mestalla

·
Hui celebrem el 90 aniversari de la inauguració del Camp de Mestalla, i ho fem amb la publicació d'una sèrie d'articles que commemoren l'efemèride i homenatgen Mestalla i una de les seues primeres figures més destacades, Arturo Montesinos "Montes". Felicitats a tots els valencianistes en una data tan significada... 
·

·

El 14 de mayo de 1923 el Valencia FC disputa un partido ante el equipo belga del Racing de Bruselas: el resultado fue de 3-4 favorable al equipo visitante. Hasta aquí todo normal si no fuera porque estamos ante el último partido disputado en Algirós. La última alineación del Valencia FC para este partido fue la formada por Mariano, Sirvent, Hipólito, Reverter, J.Gascó, Llovet, Estevan, Porcal, Rino, Peral y Cordellat.


La dimensión tanto deportiva que va tomando el equipo a nivel regional y local, como social, con el aumento progresivo de aficionados que acudían en masa a ver los partidos del equipo, hizo ver a la directiva del club, entonces presidida por D. Ramón Leonarte Ribera, que el terreno alquilado del Camino de Algirós, de reducidas dimensiones tanto en el terreno de juego (91x47 m) como en la grada (con una capacidad para 8.000 personas) se estaba quedando pequeño para partidos de gran magnitud. 

 D. Ramón Leonarte Ribera y D. Francisco Almenar Quinzá

Sin duda conscientes de que la clasificación para la Copa de España y en la plena convicción de que un más que posible buen papel, en los sucesivos años, podría dar al club el espaldarazo definitivo hacia cotas insospechadas, estos visionarios y emprendedores directivos del club entendieron que tenían que aprovechar el momento: la combinación de un campo de mayores dimensiones con la fabulosa marcha del club podría repercutir económicamente sólo de forma positiva y, lo más importante, permitía alcanzar el sueño de construir el primer estadio en propiedad.
Previa autorización en Junta General, se acordó la adquisición de unos terrenos cerca de Algirós junto a la Acequia de Mestalla con una superficie de aproximadamente 10.000m2, propiedad del Barón de Bellver, que accede a cobrar a plazos las 316.439,20 pesetas de la época (sobre 1.900 euros).
Dos días después de acabar por primera vez Campeón Regional de la Zona Norte, el 16 de enero de 1923 se formalizan los trámites de la escritura de compraventa, de lo que se encargan el vicepresidente Pablo Verdeguer Comes y el vocal Fernando Ibáñez Pagés.
El Proyecto del campo corrió a cargo del Arquitecto Francisco Almenar Quinzá, entonces socio y más tarde presidente, y la construcción a cargo de Ramón Ferrer Aguilar, también socio del club. 


Mestalla era un campo de madera. No había cemento en el graderío. Ni siquiera había césped; era tierra lisa. Las medidas iniciales del campo eran de 100x59 metros y tenía una capacidad en 1923 de 14.000 espectadores, con diez gradas de madera para la general de pie, cinco palcos de pista preferente y cinco filas de butacas preferentes. 

En el momento de su gestación y construcción nadie auguraba que con el paso del tiempo y tras varias reformas, estábamos ante el nacimiento del templo del fútbol del Valencia CF, que ahora cumple 90 años. 




El 20 de mayo de 1923 se inauguró Mestalla, después de la correspondiente bendición. El alcalde de la ciudad, D.Juan Artal, realizó el saque de honor.
    
A continuación se disputó un partido amistoso arbitrado por Octavio Augusto Milego entre el Valencia FC (camisa blanca con pantalón y medias negras) y el FC Levante. El Valencia FC formó con Mariano, J. Gascó, Esteban, Reverter, Hipólito, Rino, Porcar, Montes, Peral y Cordellat; mientras que el FC Levante alineó a Martínez, Dasí, Payás, Pérez, Costa, Mancha, Sanchis, Puig, Canals, Sotillo y Ricart. El partido concluyó con resultado favorable de 1-0 paras los locales y el primer gol en Mestalla fue conseguido (cómo no) por Montes, que acabó el partido lesionado pero aguantó todo el partido en el terreno de juego: estamos hablando de un ídolo para una gran parte de la afición de ese momento y una verdadera leyenda para el resto de la historia de este club. 











Como curiosidad, en el mismo día de la inauguración de Mestalla, pero en diferentes años se inauguraron dos estadios: en 1908 se inaugura El Molinón, campo del Sporting de Gijón (aunque no es segura, es la única fecha que se tiene constancia), y en 1922, el Camp de Les Corts del FC Barcelona. Para alargar el capítulo anecdótico decir que en el caso de El Molinón guardamos otra similitud: el primer partido internacional que la Selección Española disputó en ambos estadios fue contra Italia.

Robando los versos (mil perdones) de la canción del cubano Pablo Milanés:

… si alguna vez,
me siento derrotado,
renuncio a ver el sol cada mañana.
Rezando el credo que me has enseñado,
miro tu cara y digo en la ventana:
Mestalla, Mestalla... Eternamente, Mestalla.



José Luís Aguilar, “Pepelu”
Socio del Valencia CF
·

5 comentaris:

Anònim ha dit...

Fantàstic article i molt ben documentat Pepelu.
Felicitacions a tots els valencianistes.

Josep Bosch

Anònim ha dit...

Un comienzo fantástico para esta semana tan especial. Los artículos sobre Montes también serán especiales. Todos conectados a este homenaje fantástico

Fran

Anònim ha dit...

Por mi parte y por la de toda mi familia, sólo tengo palabras de agradecimiento para "Últimes". Lo de esta semana es muy especial para nosotros, la imponente personalidad de mi abuelo tiene una sombra alargadísima entre nosotros. Es un enorme placer compartirlo con los valencianistas de corazón. Nos espera una semana muy emocionante. Gracias a todos, en especial a Fran, que tanto ha hecho por este monográfico.

David P.Montesinos

Anònim ha dit...

ahí estamos señores!!!

gran trabajo y emotiva semana.

amunt

BT

Anònim ha dit...

Enorme post, Pepelu.

Un saludo
Jose Miguel Lavarías