diumenge, 15 de febrer de 2015

Pablo Muga que estás en Mestalla

Hui reproduim l'article publicat el passat 5 de gener a Diario de Mestalla sobre el llibre de Rafa Lahuerta "La balada del Bar Torino".
·
 ·
Una prosa poderosa, directa y contundente. Frases cortas, a veces muy cortas, cada frase una sentencia, casi una conclusión, casi un veredicto. A veces concreto, otras muy reflexivo, siempre evocador y cultivado, siempre firme y convencido incluso cuando divaga confesando sus propias dudas, porque hasta eso hace el autor de forma brillante. ‘La balada del Bar Torino’, de Rafa Lahuerta Yúfera, no es una novela, son más bien unas memorias trufadas de recuerdos imborrables, referencias históricas, noches de fútbol, personajes entrañables, humo de puro y mucha nostalgia. Un montón de pequeños relatos, a veces con saltos temporales incluso en el mismo párrafo pero siempre avanzando en el tiempo, que forman un gran collage vital. Cada capítulo es como una fotografía, mejor, como un corta película que avanza y retrocede describiendo un momento, un personaje, una época. Juntos forman un todo concluyente, pero cada pequeño relato es tan intenso por separado como perfectamente comprensible, con su principio y su final. Rafa Lahuerta se luce con esta historia sobre su propia historia y la del Valencia CF, una apasionante y apasionada crónica contada con memoria prodigiosa que no deja de ser un ajuste de cuentas consigo mismo. Comienza narrando historias de su familia, de sus antepasados, de cómo heredó el pase de su abuelo, de cómo heredó de su padre la militancia y amor incondicional, a menudo doloroso, por aquél Valencia FC de los primeros años. Porque en todo el libro están omnipresentes Valencia, Mestalla y el propio Valencia CF, que son a la vez decorado y personajes principales. Hacia la mitad el relato cambia, ya son historias del Valencia CF ahora salpicadas de referencias a su familia. Y el final es emocionante, con un impresionante y conmovedor capítulo onírico que pone los pelos de punta.

Siempre he creído que ‘delicioso’ es un adjetivo muy relamido para referirse a un libro o una película, demasiado sensiblero, quizá hasta un poco cursi. Sin embargo. después de leer ‘La balada del Bar Torino’ no se me ocurre otro que lo describa mejor, es un libro auténticamente delicioso. Supongo que ser valencianista como su autor amplifica esa sensación, pero diría que aun sin sentir los mismos colores el relato sigue siendo una delicia. Así que, si eres valencianista y disfrutas de la lectura, te recomiendo encarecidamente empaparte, sumergirte en su atmósfera y saborear este precioso relato. Si tan solo eres valencianista también deberías hacerlo, para entender de dónde viene esta pasión irrenunciable y a menudo tan cruel. Si no sientes los colores pero te gusta leer, creo que apreciarás también la verdad y sensibilidad que hay en sus líneas. Y si no eres del Valencia CF ni te gusta leer… bueno, entonces tampoco estarás leyendo esto. Eso sí, tú te lo pierdes, tanto una cosa como la otra.

A mi no me llama mucho la literatura y la épica futbolera, lo confieso, pero tengo la impresión que memorias que me toquen tan de cerca como ‘La balada del Bar Torino’ no se escriben todos los días. Y ya que proclama que será su primer y último libro, es de esos que me gustaría tener firmados por su autor. Y en este caso no parece difícil conseguirlo, me basta con acercarme durante un partido por su exilio en la última fila del Gol Norte, aun a riesgo de entrometerme en su respetable excentricidad y molestarle un poco. Y quizá algún día lo haga, antes de mudarnos todos al nuevo estadio donde ya nada será lo mismo, y donde sospecho que quizá nunca haga acto de presencia el autor de ‘La balada del Bar Torino’, auto condenado a ser un trasunto de Pablo Muga de por vida. 


Lobo 
Socio del Valencia CF 
·

2 comentaris:

Anònim ha dit...

GRACIAS LOBO

UN ABRAZO

RAFA (BT)

abiyu ha dit...

Desde luego La balada del Bar Torino es no sólo la mejor novela que se ha escrito sobre el Valencia CF, sino la mejor novela que se ha escrito mezclando la vida y el fútbol.
Un día, tras un Valencia - Granada localicé a Rafa Lahuerta a través del mapa que me marcó su ubicación en la almena del GolnXicotet. Ese día le pedí hacerme una foto con él. La próxima vez llevaré "La balada del Bar Torino" para que me la firme porque obras así no vamos a tener la oportunidad de leer a no ser que el autor cambie de opinión y escriba una segunda novela. Ojalá.