dimecres, 18 de gener de 2012

El 10 de Kempes

·
Artícle publicat originalment al blog dedicat a la UD Salamanca Desde mi grada vieja.

Nunca tuve un físico y unas cualidades suficientes para soñar en ganarme la vida jugando al fútbol, por lo que nunca aspiré, ni mucho menos, a poder compartir espacios y sensaciones futbolísticas cercanas, con cualquiera de aquellos jugadores que vi jugar y seguí cada fin de semana en radio, TV o campo de juego, o con otros muchos que cuando yo nací ya se habían retirado o estaban pensando en hacerlo.

Pero fue hace ya algunos años, recién llegado a la capital del Turia, y en una de aquellas soleadas tardes de finales del otoño valenciano; cuando después de bajar del 71 en la Avenida de Blasco Ibáñez con mi carpeta bajo el brazo camino de las clases del doctorado, me ocurrió algo inesperado, que aún recuerdo.

Reconozco que aunque enamorado de la Unión, del fútbol y de su historia en general, nunca fui especialmente mitómano; pero cruzarme aquella tarde, allí, con todo un Mario Alberto Kempes, a 300 metros del todopoderoso Mestalla que podía otear a mi espalda con el rabillo del ojo desde aquella parada de autobús; supuso algo emocionante.

Siempre dudas al principio, ¿es?, ¿no es?...pero sí era.

Desgraciadamente, nunca pude verlo jugar en directo, pero las imágenes volaron en mi cabeza desde que lo divisé varios metros por delante de mí acercándose; hasta que lo perdí de vista a mi espalda…pasaron sólo unos cuantos segundos, segundos, que hoy recuerdo en este blog como aquellos, pocos, que pasé al lado de Mario Alberto Kempes.

Por un momento, durante aquel fugaz encuentro, me imaginé en la piel de otros que sí estuvieron cerca de Kempes y en las sensaciones que ellos sí vivieron sobre un terreno de juego tan lejanas para el aficionado común…y pensé que Jongbloed, Haan y Krol estuvieron así de cerca de él, en la final del 78; cuando se lanzaron a sus pies en el Monumental y no pudieron pararle; o en lo cerca que estuvieron Del Bosque, Benito, Isidro o San José; que no consiguieron evitar sus goles en la mítica final de Copa del 79… también pensé que era ese mismo hombre el que corrió alrededor de la portería con los brazos abiertos, ante 100.000, envuelto en papeles recortados para celebrar el segundo gol en la prórroga de su mundial, perseguido por una nube blanquiceleste de jugadores, y también pensé en Pat Jennings que lo tuvo a esa misma distancia después de detenerle aquel penalty en la final de la Recopa del 80…o en los 116 goles que anotó en primera división con el Valencia CF, o en que fue pichichi 2 veces…sí, era ese mismo hombre que pasaba a mi lado.

Y recordé que “el matador” también anotó un gol en el Helmántico y que se convirtió en nuestra bestia negra particular anotando 6 goles en los 6 partidos en que nos enfrentamos a él en el estadio de la avenida de Suecia…; y aunque de chico me enseñaron que no es de buena educación girarse a mirar en plena calle, no pude evitar darme la vuelta a su paso y quedarme parado siguiéndole con la mirada mientras se alejaba calle abajo, y me vino a la memoria aquella imagen que había visto días atrás en la tienda oficial del Valencia CF, en la calle Pintor Sorolla, mientras ojeaba curioso el libro del 90 aniversario del equipo che, y pensé en Bustillo, y en su mirada en aquella fotografía en la que seguía con sus ojos la celebración de Mario Kempes tras aquel gol que le marcó a la Unión en los 70; la misma mirada que yo fijé en la espalda del mito argentino aquella tarde, al girarme, imaginando que aquel hombre, igual que en la foto, levantaría los brazos camino de las verjas del fondo de Mestalla y que en su espalda aparecería un 10, el mismo 10, de aquellos que iban cosidos, que vio Bustillo aquella noche en el estadio mientras Kempes se alejaba acercándose a su público con los brazos arriba y el mismo que imaginé ver yo, vestido de corto junto a los jugadores de la UDS de la imagen, con la camiseta roja y el escudo de la Unión cosido al pecho, de pie, absorto, en las proximidades del añejo Mestalla que rugió en mi mente por el gol de Kempes, en el silencio de aquella tarde de hace ya unos años y que por unos segundos me hizo sentir parte de la leyenda, que fue compartir un instante de mi vida con un inmortal del fútbol mundial.

Mario Alberto Kempes Chiodi (Bell Ville - Argentina 1954), jugó en el Valencia CF entre 1976 y 1981, y entre 1982 y 1984 (7 temporadas) y aunque se le relaciona clásicamente con el 10, dorsal que heredó Maradona posteriormente en la selección argentina; en sus inicios en el club valenciano vistió el 9 habitualmente.

En Mestalla se enfrentó a la UD Salamanca en seis ocasiones, anotando seis goles:
76-77 VALENCIA – UDS 0-0
77-78 VALENCIA – UDS 3-1 Valdés y Kempes (2) 1 (p)
78-79 VALENCIA – UDS 0-0
79-80 VALENCIA – UDS 2-2 Kempes y Bonhof
80-81 VALENCIA – UDS 3-0 Saura y Kempes (2) 1 (p)
82-83 VALENCIA – UDS 4-1 Kempes, Solsona, Idígoras y Roberto


Angel Martín Fuentes
Socio de la UD Salamanca
·

5 comentaris:

Anònim ha dit...

Gran post sobre nuestro héroe máximo. Yo me lo encontré una vez en un semáforo, junto a mí, en la calle Colón rumbo a su tienda DxT. No fui capaz de articular palabra, era tanto lo que le quería decir...

Fran

Anònim ha dit...

Bonito post sobre Mario y más viniendo de alguien de fuera, donde habitualmente el Matador es infravalorado, muy infravalorado.

Hablando de encuentros, yo también tuve uno, y hay documento gráfico de ello. Se produjo en la bolera de La Pobla de Farnals, a principios de los 90, diría yo. De repente Mario entró, y raudo y veloz fui a por una cámara de fotos a mi apartamento. Y me hice la foto, junto a mi amigo Iñaki, con el gran Mario.

Un saludo
Jose Miguel Lavarías

Anònim ha dit...

Gran aportació des de l'Helmántico.
Jo sols he parlat amb Mario una vegada, al Calderón després del partit de la "Europa League".
La xarradeta i la foto amb "El Matador" varen ser les úniques alegries de la nit on no ens pitaren el penal més clar i evident del món.Eixa nit ens furtaren una UEFA.

Josep Bosch

Anònim ha dit...

que bueno...

BT

Anònim ha dit...

Extraordinario y conmovedor artículo de nuestra leyenda, gracias.
Yo soy capaz de poner toda una variedad de caras de palo, cada vez que veo a un jugador del Valencia por la calle, me gustaría decirles, cuanto significa que lleven nuestro escudo y nuestra camiseta, pero el miedo escénico me acorrala contra las cuerdas vocales y no soy capaz de decir nada.

La unica ocasión que vi a Kempes, sería aproximadamente a principios de los 80, cuando en la playa de El Saler, habían unos chiringuitos inmundos, allí estaba Kempes, tomando el sol con su mujer, imaginaros la situación, rollo Verano Azul, los padres con sus bañadores de la epoca, ajustaditos, y nosotros unos imberbes, de 10 años,
- venga dile algo a Kempes, tu que eres del Valencia.

Y allí puse mi primera cara de palo, por supuesto acompañado de un silencio eterno. Y como en "Los Simpson" un grillo de fondo.

PEPELU.