dilluns, 22 de desembre de 2008

Nostalgia de Bell Ville

·Será que la Navidad me pone tontorrón y me da por recordar el pasado. Es así como le pasa a mucha gente. Recuerdan el pasado con añoranza, mejorándolo, ocultando lo desagradable, ensalzando las alegrías, por nimias que éstas hayan sido. Aunque durante el año pasado, hubo alguien a quien la Navidad no puso tontorrón. Tal vez él ya lo fuera. No puedo entender como Tintín fue capaz de romper un equipo que, hasta ese momento, parecía caminar derecho, sin lustre, pero bien orientado y consciente. Tontorrón o carente de personalidad, tal vez. A pesar de ello es tal la marea de candor y candidez que me invade que prefiero olvidar aquellos episodios y centrarme en un pasado más remoto. Y mucho mejor. Esta ola resacosa lleva mis pensamientos hasta la noche del 16 de agosto de 1976. Estaba allí, como tantas veces antes y después, junto a mi padre. La noche era de las que uno desearía no vivir. Calor, calor y calor. Y poco fútbol o al menos no muy favorable para nuestro equipo, que jugaba abriendo el Trofeo Naranja ante el CSKA de Moscú. La noche pasó a la historia por ser el debú de Kempes con el Valencia C. F. y por poner en evidencia a la afición valencianista, que emitió juicios de valor sentenciando que el nuevo fichaje era un petardo. En estos días fríos del comienzo del invierno y con la melopea ñoña que me suele entrar, mi natural excitación nerviosa me ha llevado a cometer un atrevimiento que espero sea considerado como tal y no me relegue a un ostracismo cibernético que no deseo. Le he escrito una canción a Kempes. Sí. Porque he de confesar que yo tengo un pasado, o quizá un presente contemporáneo, y que largas horas de mi vida se han consumido escuchando música y también creándola. Así que, con la intención de hacer un modesto presente navideño a mis amables lectores, ahí va la letra de mi canción y más adelante el enlace para poder escucharla. ¡Feliz Navidad! ¡Feliz Año 2009! y Amunt València!
·

Nostalgia de Bell Ville
·
El calor de la noche se clava
como una daga en un callejón.
Los ruidos, la gente y el humo
regatean a mi corazón.
Bocatas de jamón y queso,
turrón Meivel, helado de bombón.
El partido va de mal en peor.

Los rusos atacan con orden,
los nuestros buscan una ocasión.
La lucha es enconada,
los goles caen de dos en dos.
Mario chuta y falla, falla y
chuta y vuelve a fallar.
Las gradas se agitan como el mar.

Nadie supo que estábamos frente
al gran Mario Alberto Kempes,
que esa noche, tan solo, sintió por una vez
nostalgia de Bell Ville.

Qué lejos queda ahora
aquella noche del ’76.
Copas, recopas, pichichis, mundiales
y balones dentro de la red.
El tiempo nos ha enseñado
ha recordarte con amor.
Por siempre, Mario Kempes, Matador.

Nadie supo que estábamos frente
al gran Mario Alberto Kempes,
que esa noche, tan solo, sintió por una vez
nostalgia de Bell Ville.


------------------------------------------------------------------------------------------------· © Cisco Fran, 6/10/2008

Francisco García
Socio del Valencia CF
·

12 comentaris:

Jota Jota ha dit...

Hey Fran. Ansiaba escucharla. Mi mas sincera admiración por tu composición. Está fantástica. Recuerdo aquel partido como si fuera hoy. Aquel niño con su padre, aquel melenudo que falló el penalty. Aquel rumor de que habíamos fichado un paquete. Y después... aquella devoción por El Matador. Felices fiestas de otro que siente "Nostalgia de Bell Ville".

La Ranita de La Fuente Lagar ha dit...

Muy buena canción! Me recuerdas a Germán Copinni y a Joaquín Sabina del tiempo de la Mandrágora. Kempes es Dios y Pablo Aimar Jesucristo.

Anònim ha dit...

Escuchando tu canción no sólo me has hecho viajar a aquel verano del 76, al viejo Mestalla, a los comentarios en el sector 5 sobre "el melenudo"... Me has hecho llorar, amigo. Una profunda nostalgia de Kempes es la que siento yo, amigo, compañero, cómplice de mis recuerdos...Muchas gracias por este regalo que pienso hacer escuchar a mi hijo de 4 años. Gracias otra vez.
Firma: un niño de Kempes.

Anònim ha dit...

Inspirada composición. Felicidades.

El éxito del Trofeo Naranja se basaba en un cartel de equipos poderosos y servía para ver como jugaban los jugadores nuevos en la plantilla.
Lo cierto es que aquella noche cundió el desánimo tras ser los últimos clasificados y la petardá de partidos de Kempes. Cuenta Hernández Perpiñá que en el reconocimiento médico que se le hizo a Kempes, en la radiografía de estómago se vió un "punto negro". Saltaron las alarmas. Resultó ser un perdigón dela perdiz en escabeche que se zampó en Motilla del Palancar, en el viaje de Madrid a Valencia.
El "matador" siempre recordó aquel debut compulsiv: llegar, sin apenas acomodarse a nada, sin entrenar, con horas de sueño por el cambio horario y sin conocer a sus compañeros en el terreno de juego...
Aquella noche debutaron también Castellanos, Carrete, Diarte, Juan Carlos y Arias que subió del Mestalla.

Alfredo Cardona

Anònim ha dit...

No he comentado nada todavía porque llevo todo el día escuchando una y otra vez la canción. Creo que mis padres no vieron el partido, por aquellas fechas más o menos fui engendrado y no creo que fuera por la alegría de aquel Naranja (cuando el Naranja era el Naranja) contra los moscovitas...

Fantástica canción! Inmortal Marito!

V. Chilet

Anònim ha dit...

Joder Fran, si llego a oírla esta mañana te hago la ola.

Me ha gustado mucho, de verdad. Eres un artista. Ese Naranja es mi primer naranja. Pero sólo conservo algún matiz. Creo que para los penaltys dormía acurrucado en la fila 7 del sector 6.

Precioso homenaje al Matador.

bar Torino

Anònim ha dit...

Se me ha puesto la carne de gallina al escucharla...

pd: Bar Torino!!!!, no me diga usted q tb se acuerda de cuando tenia 5 años e iba a Mestalla je,je

Joan

Anònim ha dit...

Ah querido Joan...

servidor podría recordar cosas que harían vomitar a una cabra.

bar Torino

Anònim ha dit...

En verano del 76 yo estaba de 7 meses, así que ya en nuestro planeta pero todavía a gustico ahí dentro...

Aún llegué a ver a Kempes, como ya he contado por ahí. Aunque un Kempes ya en línea descendente. Tal vez por ello, y por los hijos que aún no tengo, grabo en mi retina cada instante de inmortalidad de los Penev, Mijatovic, Mendieta, Claudio López, Villa y compañía...A estos si que los vi y los recuerdo en color...retenerlos en la memoria es una obligación para las nuevas generaciones de valencianistas que vendrán...¿habrá nacido ya el sucesor de Kempes o de Villa?...tal vez...

Saludos y buenas fiestas

Sergi Calvo

kawligas ha dit...

Mario me ha escrito y éstas son sus palabras:
"MUCHAS GRACIAS ES UN ORGULLO PARA MI QUE SE ME RECONOZCA CON UNA CANCION CON TAN LINDA LETRA. TE AGRADEZCO EL DETALLE.
MARIO KEMPES"

Anònim ha dit...

Gracias Cisco por el regalo de la cancion...
Continuas siendo La Gran Esperanza Blanca...
Espero oirla pronto en directo

Salud-2

Rock de Bell Ville ha dit...

Estimado Fran saludos desde Bell Ville, "cuna" del Matador.
Me emocione al escuchar la canción por nuestro ídolo y mejor persona que es mario Alberto.
Con mis 10 años siendo campeón del mundo en el 78, llegó el niño hombre, ídolo en España y en ese momento en todo el mundo, recorriendo la ciudad en la autombomba de Bomberos junto a toda la ciudad que recibía a su hijo pródigo.
Tengo la suerte de conocer personalmente a Mario y a su familia y haber realizado varias entrevista ya que soy periodista y estén bien tranquilos que siempre recuerda a su querido Valencia.
Saludos a todos y gacias por idolatrar a nuestro vecino, el por siempre "Matador" Mario Alberto Kempes.