dimecres, 24 de desembre de 2008

Un equipo llamado CD Mestalla

·
La primera vez fue de lejos, un domingo de otoño a mediados de los 60'. Íbamos a Viveros a jugar, en el coche de un amigo, cuando en el cruce de Micer Mascó con el colegio de las Esclavas su padre señaló con el dedo hacia la derecha: "ahí está Mestalla..."

Recuerdo que me quedé fascinado. A lo lejos vi la fachada de tribuna; grande, imponente, majestuosa a los ojos de un niño que apenas sabía lo que la ciudad escondía al otro lado del río.

En ese momento, crucial y definitivo, vi al Valencia CF de mis cromos. Esos cromos que eran casi de carne y hueso, con los que ganaba a todos los rivales cuando los ponía a jugar encima del sofá, sobre la mesa o en el suelo. De golpe vi al Valencia inmaculado del equipaje blanco que siempre esperaba por reyes, el mismo que siempre me quedaba mirando al pasar por Sport 2000, la tienda de deportes que había en el chaflán de la calle san Vicente con la plaza España, y que representaba algo así como la frontera imaginaria del barrio donde vivía cuando sin permiso materno íbamos más allá de los límites marcados. Y vi, por supuesto, al Valencia CF de los transistores, los que utilizaban los vecinos de las fincas colindantes, reclinados en sus sillas sobre la pared de sus casas o a las puertas de las tiendas mientras nosotros jugábamos un partido cerca de ellos, tratando de imitar el gol o la jugada que salía de la voz del locutor de turno. Luego, cuando los transistores se apagaban, yo me quedaba frío. Mitad sudor, mitad tristeza. Nunca había estado en Mestalla y sabía que tardaría mucho en poder ir. Era pequeño y no tenía ni padre ni hermanos mayores. Además, a mi madre le daban pánico las aglomeraciones y yo era muy poca cosa. Para colmo, mi tío era madridista y mi vecino, Juan Navarro, ex-jugador del Levante. Ambos pugnaban por hacerme de los suyos. Ni que decir tiene que no lo consiguieron, máxime cuando llegó el que yo creí por entonces mi gran día de gloria.

Los pescateros de la calle, que eran muy buena gente, pero rojos, según comentaban las lenguas nacionales del barrio, tenían vínculos con la familia de Guillot. Un día, el de Aldaia les dio entradas. Hablaron con mi madre y no sin ciertas prevenciones la convencieron para llevarme con ellos. Por fin podría cumplir mi sueño. Sólo que a medias, como comprobé enseguida. Entramos a tribuna, ubicándonos en las primeras filas. ¿qué os puedo contar? El césped, la amplitud del graderío, todo. Estaba absorto y lleno de emoción cuando empecé a darme cuenta de que algo no cuadraba. "Hay muy poca gente" me dije. "Esto no es lo que yo oigo en la radio..."

Entonces salieron los jugadores por el túnel de vestuarios. No conocía a ninguno. "Estos no son los de mis cromos" pensé algo extrañado. Ahí fue cuando supe que había un equipo que se llamaba Mestalla, el filial del Valencia. No fue ninguna frustración. Al contrario. Nada más empezar el partido la atmósfera de Mestalla me cautivó para siempre. Si bien, aún tuvo que pasar algo de tiempo para poder ver por fin un partido de mi Valencia. Pero esa, evidentemente, ya es otra historia.

José Núñez
Socio del Valencia CF
·

10 comentaris:

kawligas ha dit...

José, entrañables recuerdos, expuestos de un modo magnífico. Tu Mestalla fue dos veces Mestalla. Doblemente precioso, pues.

Anònim ha dit...

Del Mestalla me parece recordar en la memoria alguna matinal dominical y sobre todo, los partidos que jugaban al concluir los del primer equipo, costumbre que desapareció con los 80. Recuerdo especialmente un partido contra el Onda, al concluir un VCF en casa,de Domingo por la tarde, en que el 7 del equipo castellonense, era, nada más ni nada menos, que el gran Saura...curiosa situación....
También podríamos hablar de las grandes figuras del filial (Palonés, Tárrega, los Parri) que pese a despuntar en el filial nunca llegaron a hecerlo en el primer equipo.
La opción inglesa es interesante: liga de filiales. En todo caso, mientras, habría que hacer lo posible para que el Mestalleta estuviera lo más alto posible, es una inversión muy rentable.
No me posiciono ante los partidos "Post" del primer equipo...

Saludos
Sergi Calvo

Anònim ha dit...

Grande Jose. Este blog estaba cojo sin tu participación. Esperamos más escritos.

un abrazo fortísimo.

bar Torino

Neófito ha dit...

Los encuentros del filial en Mestalla tenían una atmósfera especial, de cierta militancia irreductible y enfermiza. Yo no llegué a vivir los que se jugaban después de los partidos del primer equipo, aunque sí que asistí a varios en horario de mañana o tarde, entre ellos algunos derbys contra el LUD en los que los más animosos de la parroquia local nos ubicábamos juntos detrás de la portería del fondo norte.
Quizás estuve presente en el último o uno de los últimos partidos del filial en Mestalla. Se disputó en invierno de 1998, justo al día siguiente de haber vencido al RMCF de Lorenzo Sanz por 3-1 (espléndido Piojo). Perdimos 0-1 y nos pasamos toda la segunda parte esperando un empate que merecimos y que pretendíamos celebrar subidos a las vallas en plan old school, jejeje!
Por otro lado, nombres míticos del filial de mi infancia que aún jugaba en Mestalla, pero que nunca se doctoraron en él: Mir, Barragán, Víctor, Eres, Etxarri...

Anònim ha dit...

La foto es la hostia. Casi lleno.

Mi Mestalla es el de los años 80'. Chafer, Paco Pepe, Juarez, Montes, Sixto, Vazquez, Palonés...y el inefable Paco Real en el banquillo. Casi siempre en horario matinal pero con algun partido después del VCF. Lo que más me impactaba en esos choques a posteriori era ver como salían los equipos al campo. No sonaba música y todo era como muy espontáneo. Poco a poco el campo se vaciaba.

Bonito fue también el paso de Arroyo por el Mestalla (primera vuelta de la 84-85). Creo que ha sido el último jugador del filial en crear verdadera expectación. De entradas de 3000-4000 personas se pasó a entradas de casi 10000. La mayoría iba por verle a él. Luego no fue para tanto pero no es menos cierto que Arroyo tuvo una carrera muy meritoria.

bar Torino

Anònim ha dit...

Afortunadísima evocación del Mestalleta.

Mi primer equipo también fue el Mestalla. A mi padre le preocupaba llevar a un crío al campo lleno de público. Su margen de maniobra no era el mejor dada la minusvalía que la guerra le dejó.
Es curioso, de aquel primer Mestalla, recuerdo a Escudero que jugaba por la banda. Entonces el C.D. Mestalla militaba en la Segunda División y todos sus partidos los disputaba en Mestalla.
Marotonianos domingos de fútbol, primero con el Valencia a las 16,30y después el partido del Mestalleta.
En alguna ocasión, tras el partido del Valencia jugaba la Selección Valenciana o el Valencia juvenil. En este último equipo, Sol o Cabello empezaron a brillar en la década de los años sesenta.

Alfredo Cardona

Anònim ha dit...

Sin duda merece un recuerdo en este blog los dominicales del Mestalla. Cuando jugaba a las 12 percibiamos de niños la sensación que quedaba todo el domingo por disfrutar y una tarde pegado al Carrusel o a Radio Nacional. Era señal que el Valencia jugaba fuera....quizás en Córdoba, en Elche, en Bilbao....Entonces no había esa sucesión de partidos televisados que artificialmente están matando el futbol de los domingos.
Cuando el partido era por la tarde, tras el Valencia, la sensación era otra; ya se acababa el domingo y el lunes había que volver a ir al Colegio, los Jesuitas nos esperaban.Pero aún quedaba el partido que la televisión daba a las 8 así que apúrabamos mi padre, mi tío, mi primo y yo la primera parte del Mestalla y en el descanso, en coche a casa a ver, en blanco y negro por supuesto, el partido por la tele. Y después radiogaceta de los deportes y.....a dormir.

Anònim ha dit...

Tremenda foto, muy guapa.

El Mestalla que yo recuerdo era tambien el de bar torino, el de los Chafer, sixto, Palonés, etc... además, en la revista del VCF de la epoca se le daba bastante comba, por lo que aunque no fueras a verlo estabas informado desde el club. Qué grande era Sixto, Dios lo tenga en su gloria, y cómo apuntaba maneras en el Mestalla, aunque luego, desgraciadamente no se tradujera en el primer equipo, con la añadidura de la epoca gris oscura que se atravesaba.
De Cháfer, con ese apellido y su rubio aspecto siempre pensaba que era alemán.
Respecto a Arroyo, recordais el 5-1 al Espanyol el dia de la huelga de futbolistas ??? Qué partido hizo el tío.

Un saludo
Jose Miguel Lavarías

Anònim ha dit...

Por curiosidad a que año corresponde la foto?.
Es digno de mencion la forma en q las ultimas directivas del VCF se han ido cargando poco a poco el mestalleta. solo con ver al villarreal B lider indiscutible de la categoria se me revuelve el estomago

Bon Nadal para todos
Joan

Anònim ha dit...

La foto debe ser de la 71-72, antes del ascenso del Castellon. Lo deduzco porque aún está la general de pie sin refomar. Y esa reforma fue en 1974. Y si no me equivoco el Castellon estuvo en primera la 72-73 (finalista de copa) y la 73-74.

bar Torino