dilluns, 1 d’agost de 2011

El factor humano del club

·
Publiquem l'aticle del nostre habitual col·laborador Vicent Chilet del diari Levante-EMV del diumenge 31 de juliol al voltant de la figura d'Antonio Company. DEP.

Era muy fácil congeniar con Antonio Company. Su imagen en viajes, días de partido o en la rutina de la oficina era inconfundible: conversando y bromeando con jugadores, empleados, periodistas, directivos, aficionados... Siempre con una sonrisa, magnética e inalterable, y un inseparable cigarrillo. Con todos se llevaba bien. En un fútbol cada vez más mercantilizado, movido por un volumen de negocio que a la fuerza aleja a los clubes del contacto personal con los aficionados, Company representaba un factor humano ya prácticamente extinguido en la elite de este deporte, el nexo de unión entre la entidad y unos hinchas que, gracias a su incansable labor (a sus gestiones, mediaciones y favores personales), conservaban inmaculado el sentimiento de pertenencia a unos colores. Con él, el club recuperó el vínculo casi olvidado de empleados «de la casa», dedicados al cien por cien a la institución, cercanos y atentos con las demandas de los socios, como lo fue décadas atrás Vicente Peris.

Company trabajó durante casi veinte años en el Valencia. Entró al club de la mano de Francisco Roig, en 1994. En este período de tiempo, la entidad ha experimentado una transformación total, que le ha permitido recuperar su prestigio a nivel europeo. Paralelos a los éxitos deportivos, el trabajo de Company dentro del área de relaciones externas del club contribuyó al incremento en el número de peñas valencianistas, que pasaron de medio centenar a las 784 repartidas actualmente por todo el planeta.

Ayer, en la Convención anual de peñas del Valencia, una cita a la que jamás faltaba, se le rindió homenaje con un emotivo minuto de silencio. No había peñista que no le conociera, que no recordara alguna anécdota compartida.

Ya desde joven, Company estuvo vinculado con el deporte, jugando en el Club de Fútbol Simat, de su localidad. También era muy aficionado a la música, y tocó la batería en el grupo «Els Diapasón», como ayer recordaba su hermano Vicent. La inquietud musical no la abandonó nunca y aprovechaba cualquier momento para exhibirla, como en 2008, en el aniversario de la peña valencianista 18 de marzo, radicada en Madrid, cuando deleitó a todos los presentes con un improvisado concierto de trompeta. Entusiasta seguidor blanquinegro, a principios de la década pasada la Penya Valencianista simatera ya le rindió el primero de sus homenajes. Además, las peñas de Benifairó y de Tavernes de la Valldigna reconocieron su trabajo y su estrecha vinculación con la comarca.

En 2004, con motivo de la visita a Simat de las tres copas conquistadas por el Valencia en la temporada anterior —Liga, Copa de la UEFA y Supercopa—, el Ayuntamiento reconoció su compromiso con el deporte y le hizo firmar en el libro de oro de la localidad. En los últimos años, Company ha luchado con denuedo contra una larga enfermedad, que ayer finalmente le venció, a los 65 años, en su habitación del Instituto Valenciano de Oncología, donde permanecía ingresado. Company será incinerado hoy a las 9:30 horas en el crematorio del Cementerio General de Valencia. La próxima semana tendrá lugar un funeral en Simat de la Valldigna.

El Valencia, que con acierto ha decidido presentar a sus nuevos futbolistas en distintas localidades para arraigar el sentimiento blanquinegro, tiene la obligación de preservar y potenciar el valencianismo social y militante de Company. Y siempre con una franca sonrisa.

Fallece Domínguez, 75 años. Ayer también se confirmó el fallecimiento de Antonio Domínguez Carrión, de 75 años, futbolista del Valencia entre las temporadas 56-57 y 59-60, en las que jugó 23 encuentros y marcó 7 goles. Será enterrado hoy en el Puerto de Sagunto.


Vicent Chilet
Socio del Valencia CF
·

3 comentaris:

kawligas ha dit...

Descanse en paz

Anònim ha dit...

Una bona persona.

Josep Bosch

Anònim ha dit...

No estoy deacuerdo en que el club recuperara su prestigio a nivel europeo. A costa de que? De perder muchas otras cosas, como los valores. Y de llegar casi a la desaparición por bancarrota. Eso es lo que iniciaron estos señores en 1994.