divendres, 28 de novembre de 2008

Banqueta visitant. Real Betis Balompié

·
Verde que te quiero verde
·
Foto: Penya Valencianista Ciberche

Aviso para navegantes: no esperen chistes, ni sevillanas, ni tampoco una faena de Curro Romero. Soy un bético sin pedigrée, nacido y educado en pleno Ensanche de Valencia. Un bético sin gracia. El rarito de turno. Un bético de L'Horta para romper con todos los tópicos del viva er beti manque pierda.

La culpa la tuvo Esnaola, o peor aún, el televisor Telefunken en color que mi padre compró en la primavera del 77. Nuestra primera tele en color. Yo tenía 9 años y me enamoré del verdiblanco, del pelucón de Megido, de aquella final única entre Iríbar y Esnaola. Esa noche descubrí que el cesped era verde de verdad. Verde que te quiero verde. Y que era posible ser de un equipo con una camiseta original y distinta. La primera final de la copa del rey. Un día histórico.

Claro que en 1977 yo no sabía donde me metía. Que más da. Sólo tardé un año en descubrirlo. 12 meses después de aquella noche mágica el Betis firmó su sentencia de muerte precisamente al lado de casa, en el Luis Casanova. Fue la primera vez que estuve en Mestalla y también la primera que ví en directo al Betis. Mi Betis güeno. Ganó el VCF 4-2 y un tal Kempes jugó su último partido en Valencia antes de irse a la Argentina para consagrarse como máximo goleador del Mundial. Recuerdo que llovió bastante. Y también que mi padre, granota de salón, maldecía en silencio verse en la obligación de ir a Mestalla en calidad de padre de un bético. A la semana siguiente, el Betis bajó a segunda.

Después seguí siendo del Betis. Que remedio. Siempre llevaba medias verdes en los partidos del colegio y en primero de BUP me hicieron el ser más feliz del mundo: ponerme en la "D". Que en lenguaje marianista significa llevar camiseta verde en Deporte. Con las medias a juego el Betis empezó a jugar bastante bien al fútbol. Gordillo, Calderón, Poli Rincón, el inglés Peter Barnes. Un día le metimos 5 al Athletic de Clemente en mi debut en Heliópolis. 1982-83. Y al poco, enlacé 3 victorias seguidas en Mestalla. 84-85, 85-86 y en copa de la liga del 86, con el Valencia ya descendido.

Pero como todo parece volver, en junio de 1989 el Betis volvió a escoger Mestalla para despeñarse de nuevo. Y en la penúltima jornada de aquella liga perdimos 3-0 y nos fuimos a segunda vía promoción. Fue una noche de sábado muy del país. Casi veraniega, llena de color y buenos augurios. Ese día tuve la extraña sensación de que hubiera sido más feliz pudiendo ir más a menudo al fútbol. Cumpliendo, en definitiva, el ritual casi cotidiano de acudir cada dos semanas a ver a tu equipo. Pero para entonces ya había leído "La Marcha verde" un par de veces y el Betis formaba parte de mi ADN.

De alguna manera, ser del Betis en Valencia ha sido para mi una forma de aceptar el peso de las anécdotas en mi propia vida. De aquella televisión en color que mi padre compró en 1977 a esta inesperada participación en un blog amigo han pasado más de 30 años. Por el camino se quedaron aquellas medias verdes con las que me creía Cardeñosa y muchas visitas clandestinas a Mestalla cada temporada. El destino, que es caprichoso, me ha convertido en padre de un xotito. Un niño de 9 años que sueña con ser Villa. Ni siquiera la final de copa de 2005 contra Osasuna me sirvió de argumento. Se parece a su madre. Y yo, verde que te quiero verde, quizás lo prefiera así. Con un excéntrico en la familia es suficiente.

pd; Gracias a este blog es la primera vez que de manera más o menos pública he podido contar mi vida de bético en Valencia. Con Mestalla de trasfondo, ese campo que veía cada mañana camino del colegio... y del que nunca supe que decir.

Victor Almunia Seguí
Seguidor del Real Betis Balompié
·

6 comentaris:

Anònim ha dit...

Impresionante foto.

Ese VCF-Betis de mayo de 2002 merece un post. Como también lo merece el de 1978 al que alude el amigo Victor. Fue el último partido de Mestalla antes de la reforma para el mundial 82.

bar Torino

Anònim ha dit...

El Cervantes para Marsé. Ya se sabe, "Ultimas tardes con Teresa".

Anònim ha dit...

La TV en color de los setenta nos permitió ver la realidad con matices. Uno de ellos es que las camisetas del Real Madrid no lucían tanto. Por eso estoy totalmente de acuerdo que su vocación verdiblanca es tecnológica y telefunkiana. Para gustos, colores.

Es de agradecer su singular historia rompiendo las costumbres al uso: o eras de un equipo de tu circunstancia y lugar, o terminabas añorando los cromos del Real Madrid o el Barça.

Alfredo Cardona

Anònim ha dit...

Je,je. La foto tiene trampa: el gran Nica está al fondo...

bar Torino

Anònim ha dit...

Estas cosas le hacen a uno sentirse aun mas orgulloso de ser bético, me ha puesto la piel de gallina hermano bético.

Si el autor de esto lee mi comentario le pediria si puede ponerse en contacto conmigo por correo electronico, es para algo especial, furiano_newage@hotmail.com

Anònim ha dit...

Leer cosas a si le hace a uno estar aun mas orgullsoo de ser bético.

Si el autor de esto lee mi cmentario le pediria que si puede se ponga en contacto conmigo mediante coreo electronico furiano_newage@hotmail.com

Es para algo especial, gracias.