dissabte, 10 de gener de 2009

Banqueta visitant. Vila-real CF

·
Evocación de una manta a cuadros

Empecemos por el principio. Recuerde el pueblo de Mestalla aquella entrevista que Cayetano Ros realizó a Fernando Roig, en la que éste se jactaba orgulloso de haber desactivado a los ultras del Villarreal. Pues bien, yo Paco Badenes, y mi amigo Quique Fabregat, fuimos dos de las víctimas del proceder del Presidente. Yo no dejaba de ser un espectador privilegiado de lo que pasaba en el fútbol. Me daba un poco igual. Era otro partido de fútbol, a pesar de los líricos y de los aficionados a tocar el violón con la semántica del enfrentamiento y la retórica de la “germanor”. Un trasunto de una pelea escolar entre los de 8º D contra los de 8º C. Si aquellos gritaban Villarreal, aldea subnormal, nosotros les llamábamos “mig-ouets”. A mi me tiene sin cuidado. Tengo exactamente cuarenta y ocho años. Esa edad que te ha permitido conocer y sobrevivir al conocimiento de El Titi, de Bruno Lomas y los Hermanos Tonetti. La edad en que ya sientes nostalgia de aquellas verbenas con la Orquesta Mancy de Vinaròs, después de hacer recortes en las fiestas de Artana, Onda o Betxí.

Entonces Mestalla era la oportunidad de ir, primero a Las Divinas, y luego a El Romaní. El caso es que soy también “purisimero”, devoto de San Pascual Bailón, y fidelísimo asiduo a los partidos de Mestalla con el Villarreal. Cuando nuestro equipo ascendió a primera toda la relación normal que se producía entre las dos aficiones, los dos equipos, y las dos presidencias, de repente se transformó en complejos, de superioridad, de inferioridad, complejos participados por todos.

Había que inventarse una mística, señores, y unas banderas y unos lemas glosando el amarillo, y una historia de víctimas, y claro hubo que convocar una tormenta de ideas en un local del que no diré el nombre, cercano a uno de los polígonos, en el que cada uno de los que íbamos a liderar una de las curvas del estadio, a las que íbamos a poner grandes hitos cerámicos, la Curva Gresite, la Curva Tau, etc. fue lanzando sus ideas. De allí nació lo del Submarino Amarillo y tantas otras ideas que fueron abortadas un día, cuando el Presidente nos desmanteló. El día que nos lo creímos, creímos que esto iba en serio, y realizamos unas declaraciones críticas contra su gestión. Allí se acabó todo. Y aún recuerdo el día en que desmantelados tuvimos que acudir a un bar de la periferia a canjear nuestras bengalas y nuestras banderas por globos amarillos y mantas a cuadros para ver el fútbol en El Madrigal.

Yo quise ser un hincha fanático del equipo de El Madrigal. Ahora acudimos a Mestalla como cualquier otro equipo.


Paco Badenes
Seguidor del Vila-real CF
·

11 comentaris:

Anònim ha dit...

Ye Paquito, com va la vida? no sabía que escrigueres tan bé.

Felín, el fill del forner.

Anònim ha dit...

Impagable la curva Gresite.

La banqueta visitant muestra su poderío en zig-zag. Mucha curva y toque a lo Manuel Vicent en esta formidable lectura.

Alfredo Cardona

Anònim ha dit...

Fantástico.

El acontecimiento más patético de mi vida fue después de un Vila-real-VCF, verano del 95. Antes de fernando Roig y todo eso. Amistoso veraniego. Cena de menú de 1000 ptas en un chino periférico junto al Madrigal y parada posterior en un puticlub de carretera camino de Valencia. Juro por Mestalla que una de las chicas era hermana de Prosinecki.

bar Torino

Paco Gisbert ha dit...

Lo mejor es que pones el dedo en la llaga de algo que nadie dice: el control total que ejerce Fernando Roig sobre el entorno de su club. Aficionados, periodistas, hinchas, todos tienen que estar vigilados por él.
Un tipo mucho más peligroso de lo que la gente cree.

Anònim ha dit...

Hola Paquito, sóc el germà de fabregat. Lo que mos feu Roig es una poca vergonya. Erem un grup molt valuós: tú, felin el forner, santiaguín el quiosquer, el nebot de la señà Pepica la Carabruta, el meu cosí "cames agres"... Només mos faltaven skins heads d'eixos i hagueren fet del madrigal un infern de veres.

Pero com mos desactivaren...

Ricardet "cap de canoa"

Anònim ha dit...

Paquito, sempre has sigut un poeta. T'ha faltat dir que anit, mirant com el Valencia anave detrás de la pilota, tornarem a somniar en ser "salvajes y sentimentales", com t'agrada dir.

Ay, el afááááááán, Fernando Roig!

I salutacions a l'afició germana del VCF. Vos llegim sempre encara que no escrivim a sovint.

Santiago (el quiosquer)

V Molins ha dit...

Esta serie de comentarios son los más surrealistas en la historia del "Últimes". La aportación da para una buena peli de las que no hay costumbre de hacer en Valenciastán y alrededores.

Ricardet "cap de canoa" es impagable.

Mgb ha dit...

Tremendo post en su conjunto. Espléndido el comentario de Ricardet cap de canoa.

Anònim ha dit...

No escric tan be i menos en valençia que no se.Jo lo unic que volia era contar la meua experiensia y la de felin y cames agres quan pensaem que el club y els sentiments eren nostres, y la veritat es que ben poc te que vore el villarreal que ansomiaem en el de ara. Quan vaem canjear el material radical per les mantes a quadros en el escut de l'equip bordat, crec que tots vaem sentir que el nostre equipo s'havia convertit en una espesie de franquisia. De ser un animador un poc radical (salvaje y sentimental com diu un dels amics que escriu asi), ham pasat a portar al camp la manta a cuadros en una bolsa feta de ganchillo. Lo pijor que va sentar en el club es lo de batejar les curves d'animasió com la Curva Gresite o la Curva Caolín, perque se pensaven que era de broma. Bueno un saludo mol cordial de Paco Badenes i molta sort en esta pagina que está molt ben ascrita.

Paco Badenes

Anònim ha dit...

Ara m'enrecorde del cantic eixe que dia:

vamos vilareal,
que el gresite volverá
con pamesa, Tau y llaneza
a "fotre" al cap i casal

ricardet, cap de canoa

Anònim ha dit...

Cada vez que veo una manta a cuadros en un campo de futbol me echo la mano al cinto.