divendres, 22 de maig de 2009

Fiebre de Mestalla

·
El primer partido, con cinco años, las sillas de paja y madera de la vieja tribuna, temporada 73/74. Váldez, Quino, Claramunt... Mis cromos en vivo, 6-1 al Sporting de un jovencito Quini. Flechazo a primera vista, el olor de la grada, el sol de la tarde en Valencia sobre el campo verde...Una foto en mi cabeza. Una pasión que nunca se curará.

Los partidos sentados entre mi padre y mi madre con mi pase infantil. Keita, Sol, Jara... El Barca de Cruiff y Neskens; un 7-0 al Granada en una noche de sábado, 4 goles a Iribar; un empate a uno con el Madrid de Pirri, Netzer, un día de fallas. Un gol de Juanito con el Burgos. Un gol de falta de Luís Aragonés ¡Como las tiraba!

Johnny Rep, mi primer ídolo reconocido, y esa tripleta que me hace soñar: Rep, Diarte y como no el "Matador" Kempes. Sus faltas, el grito de la grada "gol, gol gol...". Sus golazos: uno al Elche después de cruzarse todo el campo, otro al Sevilla en un fantástico zurdazo desde fuera del área, los del título de copa en Madrid con la camiseta de la "senyera" (¿por qué se ha perdido la senyera?).

Salir de casa con la bufanda, caminar por la Alameda, acercarse al campo por el "cuartel", los nervios en la barriga cuando llegas a las puertas. Bonhoff, Solsona ¡Que superclase Daniel! Que guante, que poco recordado, que cambios de juego. Un gol suyo de falta al Murcia por debajo de la barrera.

El fútbol antes de la televisión a todas horas, de las marcas deportivas omnipresentes, de los jugadores anuncio, de los fichajes mediáticos... en horario para niños (¿por qué no puedo llevar nunca a mis hijos a un partido a una hora normal?).

La Recopa del 80, el 4-3 al Barca el día de San José en cuartos de final, el golazo de Saura, el 4-0 al Nantes. Campeones.

La llegada de Morena. La marcha de Mario. El debut de Maradona en España. Schuster bordando el fútbol en un 2-5 del Barca. Llegan años negros y tristes. Desencanto. General de pie, Yomús, fondo Norte. Las noches europeas en la UEFA contra el Spartak de Moscú, el Anderlecht, el Göteborg...

La Real de Arconada, Lopez Ufarte, Satustregui... 1-2 con el Athletic de Clemente y el arbitraje de Soriano Aladrén, la impotencia de las derrotas.

La tarde del terror, el gol de Tendillo que todo Mestalla llora, los del Madrid la derrota, los del Valencia el alivio por lo que no se podrá evitar después.

El año en que nos mandan a jugar al mini-estadi, y por Mestalla pasan el Castilla, el Sestao, el Bilbao At... el, desde entonces, hermano Logroñés. Subirats, Quique, Arroyo... La vuelta por la puerta grande. Nuevas ilusiones.

Madjer debutando contra el Athletic. Futre marcando un golazo regateando a medio Valencia desde el corner. La vuelta a Europa. Los tres goles de Fenoll al Oporto que nos elimina. Lubo Penev, otro de los grandes. El 2-1 al Madrid remontando en 3 minutos de histeria colectiva con goles de Fernando y Roberto. La llegada de Pedja. Su gol al Logroñés desde el centro del campo. Laudrup y la lluvia. Gol de falta de Alvaro al Barca engañando a todo el mundo incluyendo al que luego será nuestro Zubi.

El debut de Carboni, expulsado a los 15 minutos contra el Barca ¿pero a quién nos han traído? ¡Que grande! el valenciano-italiano…

Las copa en la que Piojo se la lía al Barca y Vlaovic y Roche al Madrid en un 6-1 imborrable. El sueño de Sevilla en una tarde mágica con el golazo de Mendieta y los dos de Piojo. Lágrimas de alegría después de muchos años.

Las noches en que se escucha el himno de Champions: Killy Gonzalez, Anglomá, Djukic, Mendieta, Farinós, los tres goles de Gerard a la Lazio, el 4-1 al Barca en una semifinal mágica. Un sueño que muere en París y resucita al año siguiente. Carew de cabeza al Arsenal, Juan Sánchez contra el Leeds. El dolor de los penaltys. Las lágrimas de Cañizares y Pellegrino.

Ver en Mestalla, al Madrid, al Barca, al Depor, al Atleti, pero también al Inter, Arsenal, Bayern, Leeds, Liverpool, Ajax, Chelsea... Zidane, Ibrahimovic, Rooney, Effenberg, Owen, Beckam, Drogba, Ronaldo, Ronaldihno, Rivaldo...

El adiós de Mendieta y Piojo, la explosión de Vicente, Baraja (super-Pipo creciéndose siempre en los partidos grandes), Pablito Aimar el otro pibe inmortal, Albelda, Cañizares... y a mi treintena larga, después de 25 años en Mestalla pasear dos ligas en apenas 3 años. El orgullo. La ciudad luminosa y en fiesta permanente. Sonrisas. Amunt. La UEFA de Göteborg. Ayala, Mista...

La incomprensible marcha de Benítez, la llegada del último (hasta ahora) crack David Villa. Una copa con regusto extraño. Koeman en el banquillo devolviendo en parte una copa de las que nos eliminó en una noche triste con un gol de falta en el fondo norte hace años. Mata, Silva...

Y lo que queda por delante. Mis dos hijos conmigo de la mano acercándonos a Mestalla, otra vez el color, la estética del fútbol, las camisetas, los escudos, los sentimientos, el griterío, la música, el pitido inicial, los nervios y el círculo que se cierra, y sigue girando sin parar.

Mientras exista el Valencia, yo y otros muchos estaremos allí...


Chimo Calvo
Socio del Valencia CF
·

10 comentaris:

Anònim ha dit...

Excelente Chimo. Vibrante resumen.

un abrazo fuerte.

BT

Pepe ha dit...

Formidable, Chimo. Hacía tiempo que no sentía tanto vértigo.

Un abrazo desde Barcelona,
Pepe

Anònim ha dit...

Muy bueno Chimo, el resumen de una vida de valencianista y lo que nos queda por delante, claro.

Anònim ha dit...

Nos viene de familia :-)

Un equipo blanco, y luego blanco y negro pero que llenó de color nuestras vidas.

Por muchos años.

Sergi Calvo

Anònim ha dit...

Solsona era excelso. Su gol a Dassaev en la uefa 82-83 me sigue pareciendo de los mejores que he visto.

La foto es de un VCF-Hercules de la 81-82. Al fondo se ve a un jovencísimo Roberto en su primera temporada en Mestalla.

Anònim ha dit...

Inolvidable el 6-1 al Sporting con 4 goles de Quino. El Valencia se desmelenó aquella soleada tarde de invierno del 74 después de tres derrotas consecutivas en Mestalla. Fue un desquite celebrado en una temporada que empezó con las mejores expectativas y que terminó de forma mediocre.

Paco Lloret

Anònim ha dit...

Gran resumen.

Increible el Noi de Cornellà, recuerdo ese gol que comentas, fue un libre indirecto con la barrera del Murcia sobre la línea de gol, todos esperaban el típico disparo a romper, pero hay un toque previo y Solsona, con su gesto característico, mete su guante bajo del cuero y con una suave vaselina pone el balón en la escuadra. Pura magia.

Saludos
Jose Manuel Caballer

Anònim ha dit...

En un partido además en el que el Murcia se puso 0-2 ante la sorpresa de todos. Al final remontamos 3-2. Ese fue el mejor año de Solsona con diferencia. Incluso llegó a jugar con la selección un amistoso contra Francia. Era un superclase.

BT

PEPELU ha dit...

Fenomenal Chimo, está resumido perfectamente el camino seguido por nuestro equipo, durante los últimos 35 años. Hay muchas clases de valencianistas, y muchos estamos entre los que hacen de este escudo un sentimiento.

"Pepelu"

Anònim ha dit...

Gracias a todos.
Vivo por motivos profesionales fuera de Valencia desde hace unos años, así que pese a que acudo al campo cuando puedo, la idea de esta web, los artículos y los comentarios, llenos de pasión y siempre respetuosos son para mí muy importantes como nexo real y directo con algo que forma parte de mi vida de forma tan importante como es el VCF y su historia.

P.D: Efectivamente Paco, ese años y los siguientes nos dieron pocas alegrías, Keita a destellos, Jara, Don Pepe Claramunt, Sol hasta su dolorosa marcha al Real y ese gran Quino que después resultó activista de la AFE y del que se decía que se marcho de Valencia porque no se hablaba (ni se pasaban balones) con Claramunt.

P.D 2: José Manuel, ese es exactamente el gol que comentaba, y me pone la carne de gallina, ver que alguien lo recuerda tal como lo recuerdo yo...Genial!!!!

P.d. 3: El gol a Dassaev increible, como increible fue el otro gol de ese partido, el de Moreno, su único gol como valencianista, un chaval que prometía mucho como defensa y que no llegó a triunfar. Una pena.

Chimo Calvo (a.k.a Kempes78)