dimecres, 20 de maig de 2009

Mudanza

·
Lo imaginamos, pero nunca sabremos las sensaciones que nos producirá el mudarnos de casa, dejar el pisito incómodo y céntrico, pero cálido y acogedor, por un chalet en una buena urbanización, donde el lujo no se escatima y tenemos como vecinos a la jet set de una urbe en constante crecimiento.

Quizás nos inunde la nostalgia, los recuerdos de épocas de nuestras vidas, recuerdos de grandes tardes de fútbol, de calamitosos desastres y sobretodo recordaremos a quien ya no está entre nosotros, pues quizás para muchos el ir a Mestalla cada 15 días, no es más que una evocación de quien tantas y tantas veces nos ha ido instruyendo durante esta vida, a fin de terminar siendo un parroquiano más. Y a éstos les dedico estas palabras:

De la fauna de Mestalla se ha hablado mucho en este blog, pero es única. Ni mejor ni peor a la que acude a otros estadios, simplemente es distinta y quizás eso sea lo que la hace especial. La relación entre equipo-afición siempre ha sido singular: una afición quizás demasiado exigente con la plantilla, dotada de mal de altura en algunas ocasiones, pero que sabe leer los partidos mejor que nadie. Cuando el equipo realmente lo necesita sabe jugar bien su papel. Lástima que seamos una afición, permitiéndome el símil taurino "Curro romero", es decir, que solamente apoya cuando le viene en gana y le apetece, de una manera muy especial y con ese surrealismo y sarcasmo que solamente sabe hacerlo el aficionado de a pie valencianista. Entre pipa y pipa, se sueltan muchas paridas, muchos comentarios variopintos y jocosos que hacen aflorar las carcajadas a los presentes.

Nos mudaremos de casa, y algunos de los asiduos dejarán de serlo, bien por edad, por pereza o rencor a los dirigentes por abandonar nuestra casa de toda la vida, cambiar la nostalgia y la mística en pro de la comodidad y la modernidad, respaldada por el pelotazo urbanístico que palie nuestra débil economía, si las cosas salen bien.

Será hora entonces, de empezar de cero. Aunque las situaciones son bien distintas, será hora por un momento de hacer un pequeño viaje en el tiempo, trasladarnos a una lejana tarde soleada de un 20 de Mayo de 1923. Vislumbraremos las gradas y el césped modernos de un nuevo coliseo, donde intuiremos grandes hazañas y victorias casi heroicas de los nuestros, pero sin darnos cuenta, involuntariamente estaremos creando un nuevo mito, que quizás no sea tan nostálgico para nosotros: seremos los actores principales del comienzo del Nou Mestalla, su historia está por escribir y nosotros nos convertiremos casi sin desearlo en los principales protagonistas, al igual que lo hicieron nuestros ancestros hace 86 años, cambiando el solar de Algirós, por un amplio y acogedor campo de foot-ball.

Hasta que llegue ese momento, seguiremos disfrutando de ese vetusto, pero funcional pisito en el centro de la ciudad, y espero que le demos la despedida que se merece, pues con ello, se desvanecerán cantidad de recuerdos pasados, que nos evocan épocas anteriores, épocas teñidas de blanco y negro e interferencias, con el aroma de un farias y las críticas del abuelo renegón de al lado. Pero, no nos engañemos, la desaparición de Mestalla sólo hará que engrandecer su ya gigantesca mítica leyenda, y los más nostálgicos soñaremos en las noches lluviosas, nos despertaremos taquicárdicos recordando fielmente el sueño, de una tarde cualquiera de hace muchos años, toda la familia junta alrededor de la radio y saltando al unísono al escuchar en palabras de José Mª García...: GOL EN EL LUIS CASANOVA!!!


Mario Alberto* Barberá
Socio del Valencia CF
*Uno de tantos Mario Alberto nacidos entre final de los 70 y principios de los 80
·

7 comentaris:

kawligas ha dit...

Magnífica evocación en un día tan digno de ser celebrado com éste. Gracias.

Anònim ha dit...

Molt bon text.

Josep Bosch

Anònim ha dit...

La foto corresponde a la primera eliminatoria de copa de de Europa jugada en Mestalla. Temporada 71-72.

VALENCIA CF- HADJUK SPLIT

Mario Barberá

Anònim ha dit...

hola Mario, celebro mucho verte por aquí.

Gran aportación.

un abrazo

BT

Anònim ha dit...

Soprende la poca gente que hay tratándose de un partido tan importante. Yo nací esa semana.

BT

Anònim ha dit...

Hubo poco público porque se televisó y porque había que pasar por taquilla, muchos aún estábamos de vacaciones, entonces empezabas el cole casi en octubre. La vuelta también se televisó, golazo de Claramunt y clasificados, un miércoles a primera hora de la tarde. Fue un partido dramático, al final hubo graves incidentes.

Saludos.

Paco Lloret

Juanvcf ha dit...

Buen articulo Mario, no sabia que esos partidos fueron televisados. Lo que si sé por que me lo contó Claramunt, es lo de los incidentes en el partido de vuelta, los jugadores llegaron a pasar miedo ya que les esperaron muchos seguidores con piedras y palos.
Vinga!