divendres, 21 d’agost de 2009

Los pilares del Valencia CF

·
Una de mis aficiones es el fútbol y más concretamente el Valencia CF SAD, y la otra es la lectura, a simple vista parecen incompatibles, pero yo creo que hay muchos puntos en común, sobretodo si llevamos la historia de un libro a todo el universo actual del Valencia CF.

Si alguien ha tenido la oportunidad de leerse un libro como el de “Los pilares de la Tierra” de Ken Follet, (y sino, os lo recomiendo, para este verano), pues bien se me ha ocurrido que se pueden extrapolar los personajes y situaciones del libro (ambientado en la etapa medieval, en torno a la construcción de una catedral, rodeada de intrigas palaciegas, y guerras a espada), en el caso del Valencia CF, pudiera ser que en vez de una Catedral fuera el nuevo Campo de Fútbol, las intrigas palaciegas por los movimientos de poder accionarial, y las guerras a espada por puñaladas traperas en la espalda.

Así el reparto de papeles sería el siguiente:

LOS MENOS MALOS.

Me imagino a Tom y Alfred Builder, y Jack Jackson, representados en la vida real por los ingenieros, arquitectos y trabajadores de Bertolín y FCC, intentando realizar una obra grandiosa, la envidia del continente europeo, pero no sabiendo si recibirán compensación económica a cambio, y sí sabiendo que su fama se paseará nacional e internacionalmente.

Por otro lado tendríamos al prior Philip, persona ingeniosa y dura en la negociación y persona muy interesada en la construcción del campo de fútbol, ya no por su grandiosidad, sino por el crecimiento económico propio y la prosperidad del club, así como de resolver las diferentes trabas que se van encontrando por el camino, y de mantener a algún que otro apóstol de los ataques del Reino del Noreste y del Reino Central, que podríamos representarlos en la figura de Manuel Llorente.
También estarían los nobles interesados en realizar el campo lo antes posible, para que el equipo juegue en su nuevo estadio, poder vender las tierras de Mestalla, y recuperar el dinero prestado, representados en la figura de Bancaja y más concretamente de Lord Olivas y la persona de unión entre la entidad y el club “Milius Bursar” antiguo cocinero y, con posterioridad, tesorero, responsable de las cuentas del Priorato de Mestalla. También fue aliado de Philip, desde el principio y le ayudó a convertirse en Prior y a dirigir el priorato representado en la figura de Javier Gómez. Estos tambien podrían estar en la zona de LOS MALOS, porque ya ves tu a que santo Bancaja permite que se endeude una sociedad hasta llegar a más de 350 millones de euros.

Remigius, antiguo aliado de Waleran Bigod, cae en desgracia y se ve obligado a mendigar, hasta que Milius Bursar y Philip lo rescatan y lo invitan a formar parte del priorato, figura representada por Fernando Gómez.

Los jugadores serían aquí algo así como Jesucristo y sus apóstoles, iconos, estatuas y crucifijos, o en algo menos tangible como “la fe” y “la pasión”, a los que el populacho va a adorar y los borregos a silbar los fines de semana.

Y el cuerpo técnico, con Unai Emery a la cabeza, el sacerdote o el que dirige las ceremonias y sus monaguillos, (vamos el que se bebe el vino y reparte las hostias).

Luego están los feligreses, parroquianos o afines, vulgarmente denominados “el populacho”, claramente representado por los sufridores aficionados.

LOS MALOS.

De otro lado estarían los nobles malos, ruines, víboras y señores con oscuras intenciones, a los que se les ocurrió realizar el nuevo estadio, pero se quedaron sin poder financiar las obras, debido a una mala no, pésima gestión económica y deportiva, gastándose el dinero en contratar y despedir apóstoles y sacerdotes de dudosa reputación, así tuvieron que ceder su puesto, para que las personas responsables y de buena fe pudieran ingeniárselas para sacar adelante la magnífica obra, estos nobles ruines estarían representados en la figura de Soler y Soriano después (la terrible "doble ese").

Claro, esto provoca envidias, celos y mala gana, y deciden boicotear las obras, no permitiendo que se ingrese dinero fresco (gracias a una ampliación de capital), haciendo aparecer y desaparecer a unos mecenas DALPORT, de dudosa solvencia, con tal de paralizar dicha ampliación de capital.

Lord Percy Hamleigh, codicioso padre de William, siempre dispuesto a conseguir el poder. Tras deshacerse del traidor, el conde Bartholomew (Paco Roig), recibe de los reyes el condado de Mestalla. Adora a su hijo y le regala el condado de Mestalla, para su uso, abuso y disfrute, figura representada por Bautista Soler.

El sádico, obseso William Hamleigh, que vivía por y para vengarse y conseguir el poder, vendiendo su alma al diablo, azotando a su enemigos y amigos, a partes iguales, al final sus ambiciones le destruyen, digamos que esta figura está representada por Juan Soler.

Waleran Bigod, inversor inmobiliario en franca decadencia, que trama de forma constante, su forma de actuar con el fin de conseguir más poder, se alía con la familia Hamleigh (Los Soler) y conspira con ellos, para provocar la ruina del priorato de Mestalla, figura claramente representada por Vicente Soriano.

LOS OTROS MALOS.

Después continuamos con los Reyes, figuras con gran poder que están a la expectativa de lo que se mueve, y son como veletas que giran a favor del viento, ahora ayudo al Prior, ahora ayudo a los nobles malos, (te cambio unos terrenitos de aquí por estos de más allá, o apartarte conde Bartholomew-Paco Roig o te apartamos), sus figuras está representadas por la Alcaldesa y el Presidente de la Generalitat.

La gran paradoja es que después de más de 800 años, ¿¿de evolución??, la condición humana no ha variado prácticamente nada y todo sigue moviéndose en torno al poder, la codicia, y las envidias.

Me encantaría que en nuestro club, (porque es de todos nosotros) los entresijos se parecieran más a una historia de compromiso, amistad, y trabajo, y no a una historia folletinesca de contenido FalconCrestiano, y que como en la novela de Ken Follett no se tarde 40 años en realizar el estadio.

Espero que no se me enfade ninguno, pues esto es pura ficción, y todo lo que se escribe en esta slíneas, es la pura imaginación de un enfermo de fútbol… de un pilar del Valencia CF.


Jose Luis Aguilar “Pepelu”
Socio y ya multi-pluri-accionista del Valencia CF
·

7 comentaris:

kawligas ha dit...

Magnífico y delirante texto. ...Y si alguien se enfada será porque está fielmente retratado, lo cual apela más a una justicia platónica que a ofensa alguna.

Anònim ha dit...

Je, je, muy bueno. Sólo falta que encontremos sitio para Mariola Hoyos, nuestra musa...

BT

Anònim ha dit...

Brillante, vaya que sí, y eso que no leí la novela, pero el paisaje que dibujas es muy de intriga medieval. Lo que yo a veces me pregunto es si el populacho puede de verdad ser declarado inocente en toda historia. Por increíble que os parezca, en Valencia quedan todavía quienes se declaran admiradores de Paco Roig. Yo puede entender que haya franquistas o gente que piense que Bush no lo ha hecho tan mal, pero en casos como el de estos dos destroyers que presidieron el Valencia, el citado Paquito y el hijo de Lord Percy, las cifras deportivas y económicas, por no hablar del deterioro de imagen del club y la sensación general de caos, son tan claras, tan rotundas, que uno se pregunta si no es verdad que ver demasiados partidos de fútbol le vuelve a uno medio imbécil. Conviene recordar que ese graderío,o parte de él, fue el que impidió dos años seguidos a Jaume Ortí hacer su discurso de presentación, ¡cuando acabábamos de ganar la primera liga en treinta años!-, simplemente porque no estaba realizando fichajes de postín. Es el populacho el que, inexplicablemente, le perdonó uno domingo tras otro la vida a Soler sin apenas una sola pañolada cuando el club se había convertido en el hazmerreír nacional, con un indeseable holandés de entrenador para hacer de ejecutor de los caprichos del señorito. Podemos hablar también de los muchos que siguen proclamando a voz en grito que David Albelda es la encarnación del mal, que supongo que coinciden con quienes adoraban a impostores como Adrian Ilie o al Kily González. O aquellos que rinden pleitesía a la demagogia radiofónica del amigo Insa, lacayo de Lord Percy... O quienes se dan golpes de pecho de valencianismo pero les faltó tiempo para venderle las acciones a Bautista Soler... Hay mucho que hablar sobre la millor afició del món.

David Montesinos

Anònim ha dit...

¿La Virgen milagrosa que provoca la masiva peregrinación a la nueva catedral sería David Villa?.

Leí el libro hace muchos años. siempre viene bien un ejercicio de creatividad e imaginación algo delirante para sacar sonrisas valencianistas en estos tiempos que corren.

Saludos

Sergi Calvo

Lobo ha dit...

Brillante comparación, muy imaginativa, aunque no comparto del todo el reparto de papeles.

Lobo ha dit...

Por cierto,recomiendo también la 2ª parte de los pilares, Un mundo sin fin, que a pesar de ser un tocho considerable, no está nada mal.

blanquerias ha dit...

Todo muy bonito, pero yo me pregunto, ¿ya hemos democratizado el club? ¿Quién va a representar en el Consejo de Administración a los aficionados que nos hemos rascado el bolsillo?
Si todavía no hay una plataforma para agrupar acciones en torno a un programa que lleve un representante al seno del Consejo para defender las propuestas que de verdad nos interesan, en realidad estaremos como siempre, a verlas venir. ¿O nos fiamos de los que han elegido en Bancaja?
Ahora podemos tener la palabra, de nosotros depende.